Un foquito del auto, el insólito inicio del conflicto

Fue el motivo del despido del taxista quemado en Roca. Ayer se entregó el agresor, que era buscado desde el miércoles. La familia de la víctima reclama justicia para “Beto” Gadano.



#

César Izza

ROCA (AR).- El recambio del foquito de un auto. Ése fue el inicio del conflicto que terminó con el brutal ataque al taxista Alberto Gadano (58), quien fue rociado con solvente y prendido fuego en Roca. El presunto autor del hecho, Alfredo Dell Orfano (41), ayer se entregó a la Justicia y quedó detenido en el marco de una causa por intento de homicidio (ver recuadro).

El imputado era dueño de un vehículo del cual la víctima fue chofer apenas por diez días. Anoche, el hombre seguía internado en el hospital local, en estado sumamente grave.

Carmen Montecinos (51) y sus cuatro hijo aún no lo pueden creer. Ninguno encuentra una respuesta coherente al brutal ataque del cual fue víctima Gadano. La mujer relató que el vínculo laboral de su esposo con Dell Orfano surgió hace dos semanas. “Beto” se había quedado sin trabajo y un allegado lo contactó con el hombre para que le manejara el taxi. No habían pasado diez días cuando se generó el primer y único cruce. Fue cuando Gadano intentó cambiarle un foquito al auto que manejaba. “Él (por Dell Orfano) lo llamó por teléfono y le dijo que lo tenía que cambiar frente al taller que está en su domicilio de calle Piedra Buena”, relató la mujer. Gadano accedió y cuando estaba en pleno trabajo recibió una llamada de la esposa de Dell Orfano, quien le pidió que deje el taxi y no trabaje más. “Mi marido se levantó en uno de esos días...”, le habría advertido.

Fue entonces que el taxista buscó asesoramiento legal y le reclamó por carta documento alguna explicación por el despido.

Carmen y su esposo son dos trabajadores y el único sostén de sus cuatro hijos de 19, 20, 21 y 23 años, quienes actualmente cursan estudios secundarios y universitarios. “Mi marido es un hombre tranquilo y nunca tuvo problemas con nadie”, dijo la mujer, quien contó que Dell Orfano preparó los ataques contra su esposo tanto el martes como el miércoles.

En el primero –que fue en Don Bosco y Tucumán– el agresor lo habría llamado a propósito para luego agredirlo con un palo. Fue allí que se generó el incidente que terminó con dos policías heridas que intentaron detener al violento sujeto en la puerta de su casa.

El otro ataque fue el miércoles cuando agresor salió de la Comisaría Tercera tras pasar la noche demorado. Ocurrió a pocas cuadras de la casa del taxista y fueron los vecinos quienes advirtieron la presencia de Dell Orfano por el barrio, a bordo de su camioneta.

“Lo esperó hasta que mi marido estuvo primero en la base de Villegas y Damas Patricias, y luego, cuando fue a tomar pasaje, lo roció y le prendió fuego”, contó la mujer, quien reclamó justicia y no haya más víctimas.

El auto que manejaba Gadano quedó reducido a chatarra. El hombre, padre de cuatro hijos, sigue en gravísimo estado.


Comentarios


Un foquito del auto, el insólito inicio del conflicto