Un mes sin Cielo: "florecer cada día por cada batalla arrebatada"

A partir de una frase, estudiantes de Plottier diseñaron el mural que recuerda el asesinato de su compañera. Especialistas y docentes explican cómo se trabajan el duelo.



El mural de la EPET N°9: el cuerpo representa un  árbol y en cada rama el nombre de una víctima de femicidio. Foto: Flor Salto.

El mural de la EPET N°9: el cuerpo representa un árbol y en cada rama el nombre de una víctima de femicidio. Foto: Flor Salto.

La silueta desnuda es el tronco del árbol sobre el que se imprime un nombre: Cielo López. En lugar de rostro hay una mano abierta pintada de rojo. Rojo hartazgo. De las ramas brotan otras víctimas de femicidios de todo el país. Bárbara Bravo, Micaela Cortez y Valentina Villena son las estudiantes de la EPET 9 de Plottier, autoras del boceto que se transformó en mural de su escuela. Surgió de una frase: “florecer cada día por cada batalla arrebatada.”

“La idea del mural fue más que nada para que la gente tome conciencia de todo lo que está pasando, hasta cuando salimos de un lugar en el que pasamos la mayoría de nuestros días, como es la escuela. A nosotras, mujeres, nos toca vivirlo desde una parte peor. Nuestra idea era que no se quede en la nada”, aseguró Bárbara, que tiene 16 años de edad, apenas dos menos de los que tenía Cielo cuando fue asesinada, hace un mes.

La joven fue vista por última vez en el CPEM 8, al que asistía. El imputado, Alfredo Escobar, está acusado de abuso sexual y femicidio. Su familia convocó a una marcha para el miércoles 23.

Tramitación del duelo

El mural no sólo habla de cómo se organizaron los estudiantes de los colegios secundarios, sino que es una forma de ritualizar lo sucedido.

“Es lo recomendable para poder darle tramitación a ese duelo”, afirmó Hugo Canevello, co-coordinador del Equipo de Apoyo y Orientación Profesional a las Instituciones Educativas del Consejo Provincial de Educación, que fue uno de los que trabajó con las escuelas de Plottier en general y con el CPEM 8, en particular.

Co-coordinador del Equipo de Apoyo y Orientación Profesional a las Instituciones Educativas del CPE, Hugo Canevello.

“La dimensión de la forma del femicidio fue tan grande que sacudió a toda la vecindad. Había una ciudad conmovida, no había una escuela, un grupo de compañeros o de docentes. Quizás esto explicaría por qué tanto tiempo la escuela tuvo que remar una situación emocional tan fuerte. Hubo una marcha muy interesante, creo que sana para la comunidad. Después los hechos de violencia que se dieron en la calle, los hechos de vandalismo que sufrieron algunas escuelas, incluida el CPEM 8. Todo esto va alimentando la inestabilidad y la inseguridad”, dijo Canevello.

Y agregó: “Se trabajó con el equipo de compañeros de Cielo para alojar el malestar, el enojo, la bronca, la tristeza, y luego para ritualizar o ver de qué manera acompañar el duelo. En paralelo se trabajó con los docentes para ver cómo recibir a todos los alumnos de la escuela. Lo que propiciamos es que no se vuelva inmediatamente a dar clases, sino que se brinde un espacio expresivo.”

Directora provincial de educación secundaria, Ruth Flutsch

La directora provincial de educación secundaria, Ruth Flutsch, remarcó que en la propuesta curricular próxima a incorporarse se recogen muchas de las demandas de los estudiantes, por ejemplo Educación Sexual Integral, como una asignatura más.

Canevello indicó que en los docentes “siempre aparece el sentimiento de culpa”.

“Fue la primera pregunta en los adultos de la institución y apareció en términos de desorganización subjetiva. Apareció una carga de mucha angustia, de poder haber hecho algo. Docentes que estuvieron esa noche con Cielo y que plantearon: “si yo la hubiese saludado de otra manera”, ¿se entiende? Esto no ayuda para asumir ningún tipo de responsabilidad. Hay otras responsabilidades en términos de tomar el tema de la violencia de género, del grooming, del abuso sexual y darle un tratamiento pedagógico, que es lo que la escuela puede hacer.”

En los chicos, sostuvo Canevello, lo primero que asomó fue enojo con el mundo adulto.

“Y tienen razón. Hay que canalizar ese enojo y esa angustia en términos de intervenciones sociales. Creo que los chicos lo están haciendo muy bien. Creo que han mostrado acciones muy democráticas, muy honestas de pedir lo que necesitan. Creo que eso es para seguir atendiéndolo como se está haciendo y también para respetarlo y fomentarlo, porque me parece que es un valor social que hay que rescatar”, manifestó.


Comentarios


Un mes sin Cielo: "florecer cada día por cada batalla arrebatada"