Un plan nacional que "busca facilitar el acceso de las familias al suelo urbano"

En entrevista con Debates, el director nacional de Acceso al Suelo, Juan Ignacio Duarte,  dice que el nuevo  Plan Nacional de Suelo busca ampliar la oferta de terrenos urbanizados. Trabajará con provincias y municipios que tengan tierras sin o con poca infraestructura, donde Nación ayudaría a financiar esas obras y aportaría conocimiento técnico.





El gobierno nacional culminó en estos días las conversaciones con varios gobiernos provinciales, entre ellos Río Negro y Neuquén, para implementar en el país el Plan Nacional de Suelo, que busca mejorar la oferta de terrenos de calidad y accesibles para las familias de todos los niveles sociales, una de las principales limitaciones a la hora de planificar políticas públicas para superar el déficit habitacional que aqueja hoy a más de tres millones de familias argentinas.

El plan lanzado el mes pasado establece cuatro líneas de acción articuladas: el Programa Nacional de Producción de Suelo, el Programa Nacional de Capacitación y Asistencia Técnica, la conformación de una Mesa Intersectorial de Políticas de Suelo y la creación del Observatorio Nacional de Acceso al Suelo.

El objetivo es que Nación, en acuerdo con provincias y municipios, pueda financiar solicitudes para generar lotes con servicios, infraestructura y equipamiento como: accesibilidad vial y peatonal, desagües pluviales, agua corriente, desagües cloacales, energía eléctrica, alumbrado público, gas natural, forestación urbana, señalización y paradores de transporte público.

Para dialogar sobre estas iniciativas, Debates consultó al director nacional de Acceso al Suelo, Juan Ignacio Duarte, quien detalló algunos aspectos.

Juan Ignacion Duarte, director Nacional de Acceso al Suelo

Pregunta: ¿cómo se relaciona este Plan Nacional de Suelo con el relanzamiento de los créditos Procrear?

Respuesta: Son programas diferentes pero van de la mano. Uno ya existía y lo volvimos al modelo original: entrega de créditos hipotecarios para construir, busca construir barrios en tierras del Estado nacional y producir lotes con servicios. Y en ese marco, ampliar la oferta de suelo urbanizado es un punto clave. Por eso, casi a la par se lanzó este otro plan, que tiene cuatro ejes básicos.

P: ¿Cuáles son?

R: El primer eje es ampliar la oferta de suelo urbanizado mediante un trabajo con provincias y municipios que tengan suelo al que le falta infraestructura, donde Nación aportaría buena parte del financiamiento para esas obras necesarias, con una contraparte municipal o provincial. Una vez urbanizado, ese suelo puede tener varios destinos: uno puede ser construir un barrio de viviendas, otro puede ser destinar esas tierras para construir un barrio mediante el plan Procrear, o bien que se construyan casas mediante algún programa provincial o incluso municipal de vivienda. Otra opción es que provincias y municipios, que siguen siendo propietarios de la tierra con infraestructura financiada por Nación, los adjudiquen a familias con necesidades insatisfechas y que cumplan con los requisitos habituales de estos programas. El segundo eje es un programa de capacitación y asistencia técnica, para que municipios y provincias puedan mejorar las políticas urbanas y de suelo, implementen instrumentos innovadores para mejorar al acceso al suelo urbano, que permitan asociar al Estado con privados para desarrollar suelo urbano con beneficios mutuos, etc. La idea es que el financiamiento para ejecutar obras de infraestructura vaya de la mano con un compromiso de municipios de implementar instrumentos de gestión de suelo y en el caso de provincias avanzar en instrumentos de ordenamiento territorial.

P: ¿Cuáles serían estos instrumentos de gestión de suelo?

R: Pueden ser desde la creación de bancos de tierra para mejorar el acceso de familias a la tierra pública, aplicar contribuciones por mejoras para financiar obras de infraestructura, generar incentivos para ocupar terrenos baldíos, instrumentos para asociar a consorcios donde por ejemplo un privado puede aportar tierras y el Municipio normas urbanísticas e infraestructura para desarrollar lotes en forma conjunta. El objetivo es una política más efectiva, que aumente la oferta y genere suelo accesible a lo que pueden pagar las familias.

P: ¿De dónde salen los recursos para estos programas?

R: Por ahora del Tesoro nacional. El gobierno está trabajando con el presupuesto prorrogado del año pasado y está presentando el del año que viene, así que los recursos son los que ya estaban asignados. Acá el punto clave es crear los instrumentos para maximizar la producción y legislación de suelo, que no son solo los recursos que pueda aportar Nación, sino de los que puedan aportar Provincia y municipios, que no son solo dinero, sino normas urbanísticas, que definen para dónde crece la ciudad, qué se puede hacer o no en ciertos lugares, etc.

P: ¿Cómo es el contacto entre nación y las instancias locales?

R: Somos un ministerio de ventanillas abiertas, tratamos tanto con las provincias como con municipios. Hemos tenido reuniones vía Zoom, primero con los gobernadores y luego con los equipos de Obras Públicas, secretarios de planificación territorial e institutos provinciales de vivienda, tanto en Río Negro como en Neuquén. Después la presentación es a través de un instrumento electrónico a distancia, no es necesario viajar a Buenos Aires. Eso permite el acceso sin importar la distancia.

P: ¿Hay alguna meta o cifra de cuantas soluciones habitacionales pueden generarse con el plan?

R: No, porque como depende no solo del financiamiento, sino la aplicación de los instrumentos y herramientas que dispongan los municipios, Nación y provincias, no hay una meta numérica.

P: ¿Cuál es la estimación del déficit habitacional hoy?

R: En base a los censos, y proyecciones, se habla de una cifra de entre 3 y 3,6 millones de hogares, aunque se estima que solo un 40% son de vivienda nueva, el resto necesita mejorar o ampliar la que ya tienen o habitan.

P: ¿Y para este sector hay planes específicos?

R: En Procrear hay cuatro líneas de créditos para refacciones, y una para ampliar viviendas, está Argentina Construye, que también atiende a estas necesidades.

P: ¿Hay líneas específicas para proyectos de autoconstrucción solidaria o cooperativas de viviendas?

R: El Procrear otorga créditos para construir, después la familia define cómo lo hace, depende de cada familia. En el caso de las cooperativas tiene que haber una sociedad con el municipios, que sean tierras municipales o provinciales o exista algún convenio entre las organizaciones con esas jurisdicciones.

P: ¿Cómo se aborda el tema de la especulación con tierras, que a menudo genera escasez? En anteriores versiones del Procrear, los terrenos aumentaron de valor ni bien se implementó el plan, porque muchos salieron a buscar su terreno al mismo tiempo y subieron de precio…

R: Si eso generó un doble problema: muchos que tenían crédito no pudieron acceder y los que estaban lejos quedaron más lejos aún. Por lo pronto, los créditos para construcción son para familias que hayan escriturado antes del anuncio, o bien para familias que tengan un terreno provisto o desarrollado por Provincia o Municipio, en el marco del Plan Nacional de Suelo. Procrear también tiene unos 6.000 lotes que aún no han sido entregados, que se habían generado entre 2011 y 2015. Por eso es importante en que el Procrear y el Plan Nacional de Suelo van a la par. Se necesitan instrumentos legales y mecanismos urbanísticos que se apliquen para reducir la especulación y el crecimiento desordenado del mercado de suelo.

Sobre la toma de tierras, Duarte señaló que “este plan apunta a lo que se llaman políticas preventivas. Ampliar la oferta de suelo urbanizado, para que aquellas familias que no tienen otra posibilidad que tomar tierras puedan tener la posibilidad que el Estado les ofrezca un lote que puedan pagar en función de los ingresos que tienen”.


Comentarios


Un plan nacional que "busca facilitar el acceso de las familias al suelo urbano"