Un semillero para el tenis de mesa en Bariloche

Una organización civil transmite el espíritu del deporte en los barrios de la ciudad. Los planes para llegar al profesionalismo.



El tenis de mesa se proyecta en las escuelas para el 2018

La visita de la entrenadora nacional Soledad Tenzi impulsó la idea de abrir nuevos centro de integración temprana. La propuesta coincide con el trabajo que realiza la Asociación local de Tenis de Mesa que, recientemente, incorporó clases gratuitas en la escuela 310 del barrio Arrayanes.

La visita de Tenzi incluyó una reunión con el subsecretario de Deportes Carlos Arrative, donde se explicaron las bases del proyecto de la Federación Nacional con proyección al 2018. La entrenadora detalló que se trabajará en capacitar a más entrenadores e ingresar a las escuelas públicas y privadas de la ciudad.

Según se indicó desde la Asociación, la propuesta podría ponerse en marcho a partir de marzo del año que viene. “Muchos niños tendrían incorporado en las escuelas la oportunidad de integrarse al tenis de mesa”, señalaron desde la entidad local.

Uno de los puntos altos de la recorrida se dio en el CEM 138 del barrio San Francisco. Allí la entrenadora participó de una clase a cargo de Paulina y Jorge González, donde brindó sugerencias para que los participantes mejoren su juego.

El sábado se concretó un torneo interno en el que se destacaron Jorge González, Federico Bertola, Isaías Torres, Gabi Obando.

Los resultados por categoría

Primera:

1 Jorge González

2 Santiago Rodríguez

3 Matias Prada

4 Mateo Espindola

Segunda:

1 Federico Bertola

2 Martin Garcia

3 Santiago Fernández

4 Marcela Bartolo

Tercera:

1 Isaias Torres

2 Rocio Bartolo

3 Lucas Pacheco

4 Marcela Bartolo

Cuarta:

1 Gabi Obando

2 Felipe Riquelme

3 Gustavo Livio

4 Enzo Arteaga


El tenis de mesa se abre paso en los barrios de la ciudad a través de un proyecto de contención social. Los puntos de reunión se extienden desde una escuela en el barrio San Francisco hasta el Alto, donde las necesidades se perciben fácilmente entre los más jóvenes.

“Estamos trabajando para llegar a más chicos”, aseguró la vocera de la Asociación Civil de Tenis de Mesa, Mónica Oyola, al adentrarse en la convocatoria que lanzaron tiempo atrás.

El camino a seguir lleva directo al crecimiento de la disciplina en la cordillera. Mónica reveló que la misión a largo plazo es hacer de los barrios un semillero de deportistas, de la mano de los chicos de 9 a 11 años que hoy se acercan paleta en mano.

La historia del tenis de mesa, célebremente conocido como Ping Pong, se remonta a varios años atrás en la región. El impulso siempre fue dado con el esfuerzo de los propios jugadores que, a base de buenos resultados, lograron el acompañamiento necesario para sostener tamaño esfuerzo.

Mónica reconoce que, para aquellos que desean ser profesionales, el deporte puede resultar “caro” al momento de equiparse. La solución la guarda la misma Asociación. Además de los materiales que aporta la Federación Argentina de Tenis de Mesa, la organización adquiere otros elementos para que los chicos puedan participar e integrarse.

“Queremos que le encuentren el mismo amor que descubrimos nosotros”, relata la vocera al describir el entusiasmo que genera el deporte en Villa La Angostura, Dina Huapi y Bariloche.

La reciente experiencia en la Escuela 310 del barrio Arrayanes le dio otro empujón al proyecto social. Todos los martes y jueves, después de clases, la escuela itinerante abre sus puertas. “La idea es buscar puntos estratégicos por la cantidad de chicos que hay en la calle”, reconoció Mónica y adelantó que aceleran las gestiones para lograr un espacio similar en el barrio Unión.

La sede principia se encuentra en el barrio San Francisco. Allí entrenan los que deciden ponerse a prueba en el mundo del tenis de mesa. Bariloche cuenta con 50 jugadores federados. Los mismos que se encargan de transmitir todo lo que saben a los niños que se encargarán de sostener una disciplina que comenzó en los años 40 a orillas del Nahuel Huapi.

La escuela itinerante

El grupo ofrece clases de tenis de mesa en el CEM 138 (barrio San Francisco) los lunes y miércoles.

Los martes y jueves de 18 a 19:30 en la Escuela 310 y de 20 a 22 en el gimnasio Sunset (John O’Connor 200).

“Llegué por un papelito que invitaba a las clases y me involucré como mamá. Esto implica esfuerzo físico, todo a pulmón”.

Mónica Oyola relató el duro camino de sostener un proyecto en Bariloche.

Datos

“Llegué por un papelito que invitaba a las clases y me involucré como mamá. Esto implica esfuerzo físico, todo a pulmón”.

Comentarios


El tenis de mesa se proyecta en las escuelas para el 2018