Una interesante experiencia en la Fadecs: realizaron una clase vía WhatsApp

La cátedra de Periodismo Digital llevó adelante una experiencia diferente con sus alumnos: una jornada con exposiciones y debate en una plataforma poco habitual para la educación. ¿Cómo resultó?




La experiencia de la cátedra de Periodismo Digital, que se venía manejando por la Pedco, fue más que satisfactoria. (Foto: Juan Thomes)

La experiencia de la cátedra de Periodismo Digital, que se venía manejando por la Pedco, fue más que satisfactoria. (Foto: Juan Thomes)

La reconversión del sistema educativo durante la pandemia, orientada completamente a lo virtual, trajo entre otras cuestiones un centenar de plataformas de trabajo distintas, usualmente a elección de las instituciones o docentes a cargo de las clases.


Es así que pudimos observar materias dictadas por Zoom, Jitsi, Google Classroom, Meet, Hangouts, Skype y cientos de aplicaciones distintas, con varias diferencias entre ellas.

En líneas generales, el uso de estas plataformas con videollamada responde a cierta sensación de presencia en el contacto cara a cara por medio de la pantalla, y a que también permite tener más claro el rol de emisor-receptor en una charla, sin que se generen interrupciones constantes en la comunicación.

Sin embargo, así como hubo muchas propuestas similares, existieron también aquellos que se volcaron a experiencias distintas con la intención de agregarle un toque diferente a sus clases. Y en los últimos días, una cátedra de la Universidad Nacional del Comahue dio un paso grande en esta práctica, al realizar una clase por WhatsApp que no solo fluyó a la perfección, sino que despertó gran interés en las redes.

La situación tuvo lugar en la cátedra de Periodismo Digital, a cargo de Alejandro Rost, Fabián Bergero y Lieza Solaro; materia que forma parte de la rama de Comunicación Social.


“Antes de la cuarentena nunca nos hubiéramos imaginado que algo así por WhatsApp podría funcionar bien, porque es una red que tiene un ritmo frenético y puede llegar a ser muy desorganizada, interrumpiendo mucho el diálogo”, explicó el docente Alejandro Rost, uno de los impulsores de la idea.

Lejos de esos -lógicos- prejuicios, la experiencia fue exitosa. ¿Cómo fue esto posible? “Lo que hicimos fue organizarlo. Primero, con un orden de exposición. Después, cada estudiante debía realizar la producción de un video, entonces eso hacía que cada intervención sea rica en si misma porque tenía una producción previa. Así, cada vez que mandaban un video había algo interesante para escuchar y ver, y a eso se le sumaba texto”, agrega Rost.

La clase, que se planteó bajo la temática de redes, tenía como consigna que cada uno de los alumnos “eligiera un ejemplo de uso creativo de redes sociales por parte de un medio, para detectar y analizar casos de innovación. Eso lo comentaban en un video breve que se compartía en clase, y además se agregaban por escrito tres razones por las que se elegía esa red”.

Una clase por WhatsApp de 15 o 20 estudiantes, con consignas claras y producción, se puede convertir en un aula interactiva genial”

asegura Alejandro Rost, el docente a cargo de la cátedra de Periodismo Digital.


Fue así que la exposición se fue realizando por orden alfabético, lo que le dio una organización que logró que todo fluyera bien. Después de la exposición de cada alumno se abría un espacio para preguntas, donde se generó un intercambio interesante, y salió sin interrupciones.

Para Rost, el ejercicio “fue una forma distinta de dar la clase, más dinámica. Fueron dos horas con mucho ritmo, y comprobamos que la plataforma podía utilizarse con un poco de organización y sin ser muy numerosa, claro. Una clase de 15 o 20 estudiantes, con consignas claras y un poco de producción, se puede convertir en un aula interactiva buenísima en WhatsApp”.

No es que desde ahora lo vamos a usar siempre como aula, sino que para esta experiencia, la plataforma funcionó muy bien”

agregó en relación a la prueba que se realizó con la clase.


Claro, como ya mencionó el docente previamente, todo esto necesita una planificación. No es la primera vez que la cátedra usaba esta plataforma, aunque si la primera en la que le dan esa función: “Ya teníamos un grupo armado de WhatsApp desde que comenzamos con las clases para comunicarnos, coordinar tareas y compartir algunos recursos; pero nunca lo habíamos usado como aula de clase”.

“No es que desde ahora lo vamos a usar siempre como aula, sino que para esta experiencia, funcionó muy bien”, cierra Rost. Una vez más, la innovación a la hora de reconvertir los métodos educativos tuvo un gran ejemplo en nuestra región.


Las redes, una clave para seguir sumando experiencias



Como mencionábamos, la propuesta de clase por WhatsApp funcionó a la perfección. Luego de finalizar la jornada, Alejandro Rost compartió una grabación de la clase en Twitter, y la experiencia generó una gran repercusión.

Fue así que varios docentes de otras instituciones educativas se mostraron interesados en replicar la situación. Y entre tanto ida y vuelta, se dio una situación muy particular, que volvió a confirmar que el alcance de las redes puede ser muy útil.

Durante la clase, uno de los ejemplos analizados fue Red/Acción, el medio fundado en 2018 que cuenta con Chani Guyot como CEO y Director, y Juan Carr como Director de Relaciones con la Comunidad.


Tras el video de la clase subido por Rost, uno de los editores de Red/Acción, Maxi De Rito, le contestó proponiendo una charla por Zoom, que se realizó este miércoles durante el horario de la cátedra y fue transmitido en vivo por YouTube.

A ese intercambio se sumó la cátedra de Periodismo Digital de la Universidad Católica de Santa Fe, generando un intercambio muy interesante entre alumnos, docentes y periodistas. Así, el experimento fue aún más grande.


Las tres claves para que la experiencia sea exitosa



 Organización: Apenas se tuvo en cuenta la idea de realizar la clase por WhatsApp, se organizó con tiempo la idea. La consigna se dejó unos días antes, y a la hora de la cátedra, se ordenaron las exposiciones de los alumnos por orden alfabético, para no interrumpirse.

 Preproducción: Cada alumno debía tener un video (de 2 a 3 minutos de duración) con el análisis de su medio elegido, más un texto breve con los puntos más destacados. Con eso listo, todo fluyó mejor.

 Interacción: La parte más interesante de la clase fue luego de la exposición de cada alumno, cuando se abría un espacio para que los compañeros comentaran y debatieran al respecto.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Una interesante experiencia en la Fadecs: realizaron una clase vía WhatsApp