Una misteriosa marcha de elefantes salvajes mantiene en vilo a China

Se trata de una manada, que ha recorrido numerosos pueblos. Los especialistas intentan determinar las razones de su traslado.

El grupo es monitoreado por drones y cámaras infrarrojas para determinar las características del movimiento.-

El grupo es monitoreado por drones y cámaras infrarrojas para determinar las características del movimiento.-

Una misteriosa marcha que comenzaron a mediados del mes de abril unos 15 elefantes que partieron de la reserva de Xishuangbanna, una región china fronteriza con Laos y Myanmar, ya ha recorrido cerca de 500 kilómetros en dirección al norte.

El camino que iniciaron los paquidermos, un fenómeno que aun no se ha podido explicar, ha generado cuantiosas pérdidas en los poblados y cultivos por los que han atravesado los gigantes.

De hecho, largas filas de camiones se agolparon en las carreteras del suroeste chino para intentar bloquear el paso de los elefantes salvajes, que causaron estragos en las afueras de una ciudad con ocho millones de habitantes.

Además, las autoridades se vieron obligadas a movilizar a cientos de personas para seguir sus movimientos con drones y cámaras infrarrojas.

En las últimas horas, se vio por primera vez a todos los elefantes de la manada acostarse a dormir juntos, tras doce días de monitorearlos. Antes de este descanso colectivo, se detectaba que tres o cuatro de los animales dormían mientras que otros tantos vigilaban al grupo.

Los zoólogos, que se encuentran estudiando el comportamiento de la manada, aun no pueden brindar una explicación clara sobre el accionar de los animales, ni tampoco por qué abandonaron su hábitat natural.

Se estima que desde mediados de abril, los animales destrozaron unas 56 hectáreas de cultivos, unas pérdidas estimadas en 6,8 millones de yuanes (1,07 millones de dólares), según la cadena de televisión estatal.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Una misteriosa marcha de elefantes salvajes mantiene en vilo a China