Una ola de violencia despide a Sharon

El gobernante israelí intentará en Washington que el presidente George Bush rompa relaciones con Arafat. Mientras, el grupo terrorista Hamas lanzó una ofensiva que incluyó un sangriento ataque con toma de rehenes en una colonia judía, donde murieron 4 personas -entre ellas una beba- y otros dos atentados fallidos.

JERUSALEN (Reuters/ANSA) - El primer ministro israelí, Ariel Sharon, viajó ayer a Washington para reunirse con el presidente estadounidense, George W. Bush, y discutir las relaciones con la Autoridad Palestina y las tensiones con Irán e Irak.

Su partida fue seguida por una nueva ola de violencia, en la que un grupo de palestinos llevó a cabo un ataque contra un asentamiento de colonos judíos en Cisjordania, en el que cuatro israelíes murieron.

La s muertes fueron producto de una contraofensiva del grupo integrista palestino Hamas, que incluyó un sangriento ataque a una colonia judía en Cisjordania, un atentado suicida frustrado en Jerusalén y el lanzamiento de misiles contra soldados israelíes en Jenín.

En el primer ataque, a la colonia judía en Hamra, Cisjordania, murieron una madre y su beba, además del atacante palestino y un soldado israelí.

Los palestinos se infiltraron en el asentamiento judío de Hamra y comenzaron a disparar contra los residentes, al mismo tiempo que tomaban a varios colonos como rehenes en una casa en la que se parapetaron durante varias horas, informó la emisora estatal Radio Israel.

El incidente terminó cuando comandos israelíes entraron a la casa y mataron por lo menos a uno de los palestinos. Se cree que el comando estuvo integrado por tres miembros, dos de los cuales lograron huir. Radio Israel indicó que las tropas del estado judío estaban realizando una búsqueda casa por casa en el asentamiento de Hamra.

El ataque al asentamiento judío de Hamra tuvo -como en casos anteriores- dos reivindicaciones: la de las Brigadas Ezzedin al Qassam, con un llamado telefónico anónimo a la redacción de Beirut de Al Manara (la televisión del movimiento integrista libanés Hizbollah) y una de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa con un llamado a la cadena árabe Al Jazira.

El gobierno de Israel decidió responder a ese ataque con bombardeos aéreos sobre blancos palestinos en la ciudad cisjordana autónoma Nablus.

Por otra parte, fuentes médicas y testigos dijeron que un soldado israelí disparó contra el palestino Fadi al-Azazi, de 16 años, hiriéndolo en el pecho, cuando el adolescente estaba entre un grupo de personas que observaba equipos de demolición del ejército israelí que trabajaban en la Franja de Gaza.

También en una localidad imprecisa de Cisjordania, las fuerzas israelíes detuvieron a dos palestinos, uno de los cuales tenía un abrigo explosivo. Anteriormente, un kamikaze de Hamas intentó infructuosamente hacer explotar un autobús de línea en Jerusalén.

El ejército israelí dijo que había confiscado ocho misiles ocultos entre vegetales que transportaba un camión que se dirigía hacia la ciudades palestinas cerca de la frontera con Israel.

De acuerdo con los militares israelíes, los misiles incautados podrían mhaber sido lanzado desde territorios autónomos palestinos contra las densamente pobladas ciudades del estado judío situadas en un radio de 15 kilómetros de la frontera. Funcionarios palestinos rehusaron hacer comentarios sobre la captura de los misiles por parte de las fuerzas de seguridad israelíes.

Cumbre en Washington

La reunión de hoy entre Sharon y Bush será la cuarta visita de Sharon a la Casa Blanca desde que llegó al poder hace un año y ocurre tras las críticas más duras de Estados Unidos a la Autoridad Palestina en años y la declaración de Bush de que Irán e Iraq forman parte de un "eje de maldad".

Según funcionarios israelíes, Sharon instará a Bush a romper las relaciones del gobierno de Washington con el líder palestino, Yasser Arafat, y le expresará sus preocupaciones sobre las tensiones crecientes con Iraq e Irán.

Arafat, quien desde diciembre ha estado confinado a sus oficinas en Cisjordania por el ejército israelí, no ha podido cumplir las exigencias de Israel y Estados Unidos para que controle a los activistas y ponga fin a 16 meses de un violento levantamiento palestino contra la ocupación israelí.


Comentarios


Una ola de violencia despide a Sharon