Vaca Muerta respira tras el acuerdo con los acreedores

Las empresas seguían de cerca las negociaciones por el impacto que tiene un eventual default en sus desarrollos. El acuerdo arribado abre la puerta a que mejore el financiamiento, que es clave para el desarrollo del sector.





El acuerdo con los bonistas fue celebrado por las petroleras que operan en Vaca Muerta.

El acuerdo con los bonistas fue celebrado por las petroleras que operan en Vaca Muerta.

El principio de acuerdo arribado entre el gobierno nacional y los principales acreedores para reestructurar la deuda argentina representó una bocanada de aire fresco en el tenso clima que viven desde hace meses las empresas de Vaca Muerta.

Los desarrollos petroleros, pero en especial los enfocados en el shale como es el caso de Vaca Muerta, son capital intensivo dado que es necesaria una constante perforación de nuevos pozos que no se da en otros tipos de hidrocarburos.

Es por esto que la renegociación de la deuda argentina es una de las principales preocupaciones de las operadoras que temen los efectos que puede generar un default en la actividad.

La crisis que la pandemia desató sobre el sector petrolero tiene a las empresas buscando la forma de poder adaptarse a la nueva normalidad de menores ventas y menores precios. Y en ese escenario las reducciones de costos son la clave para que las empresas salgan adelante.

Es allí en donde la renegociación de la deuda impacta de lleno en los costos financieros del mercado internacional de los que tanto depende la actividad.

Desde las empresas consultadas del sector se destacó como muy positivo el acuerdo y se advirtió que esperan que a partir de este principio de acuerdo nacional mejoren las condiciones del mercado financiero internacional para la industria.

Esto es tanto para acceder a nuevo financiamiento para hacer frente a la coronacrisis, como también para negociar sus propios acuerdos de extensión de vencimientos de bonos que mantienen en vilo a algunas empresas del sector.


Comentarios


Vaca Muerta respira tras el acuerdo con los acreedores