Vecinos de Viedma reclaman por la presencia de perros callejeros

Según datos aportados desde el hospital Zatti, hasta julio pasado se registraron 122 eventos producidos por mordeduras de animales.





Un grupo de vecinos de la capital provincial presentaron un reclamo ante la Defensoría del Pueblo de Viedma para «encontrar una solución viable y duradera» a la presencia de perros sueltos en la vía pública que provocaron más de un centenar de accidentes en los que se vieron involucrados peatones, ciclistas y motociclistas.

En la nota indican que «creemos que este tema debería ser analizado interdisciplinariamente, con participación de varias áreas del Municipio, pero también de organizaciones de la socidad civil como la Sociedad Protectora de Animales» y explicaron que «los vecinos afectados nos ofrecemos a participar en ese debate y construcción de soluciones».

Los más de cincuenta firmantes piden trabajar «en la prevención de situaciones conflictivas y no tener que enfrentar las consecuencias de la inacción con respecto a la presencia de canes sueltos en la vía pública».

Alcaran en la presentación que «no se trata de maltratar a los animales sino todo lo contrario, debemos hallar una solución que contemple el buen trato a los animales, sin descuidar el beun trato que nos merecemos los ciudadanos».

La nota indica que «los perros que están sueltos en la vía pública, interfiriendo en el libre tránsito, tanto en las calles como en veredas o sendas peatonales constituyen un riesgo para la ciudadanía y desmejoran nuestra calidad de vida»,

Además, aportaron un informe del hospital Artémides Zatti donde se indica que hasta julio pasado se registraron en la ciudad «122 eventos producidos por mordedura de perro» y que no existe la posibilidad de contratar un seguro que ampare a peatones, ciclista o motociclistas ante posibles ataques de perros porque no está contemplado en los servicios que ofrecen las compañías aseguradoras.


Comentarios


Seguí Leyendo

Vecinos de Viedma reclaman por la presencia de perros callejeros