Ventanilla Vaca Muerta en la Rosada

El equipo del presidente Mauricio Macri comprendió que para su proyecto económico Vaca Muerta necesita estar vinculada a funcionarios o estructuras plenipotenciarias. El desarrollo de los no convencionales no es una actividad industrial más. Debe ser una política de Estado. Con la llegada de Gustavo Lopetegui a la cartera de Energía se intenta dar una señal clara de acercamiento al sector petrolero que leyó en este año señales un tanto confusas.

Por primera vez en la gestión de Cambiemos, la conducción de Energía no tiene a un petrolero nativo. Primero fue el ex-Shell Juan José Aranguren y después el carismático Javier Iguacel. Pero el salto al otro lado del mostrador dejó en evidencia que no siempre venir “del palo” garantiza sintonía fina.

Aranguren, un acérrimo detractor de los subsidios, será recordado por la implementación del mayor plan de energías renovables, el más feroz tarifazo y un repunte en los niveles de la producción hidrocarburífera, apoyado en la continuidad de un plan de incentivos estatales.

Su sucesor, Iguacel, difícilmente pueda anotarse algún logro en su breve gestión. El ministerio perdió categoría para pasar a ser una secretaría y debió anotar una ruidosa marcha atrás cuando intentó imponer a los consumidores una inédita compensación para las distribuidoras de gas, producto de la devaluación.

La lupa de la gestión Iguacel debe posarse sobre la implementación del desprolijo nuevo Plan Gas, identificado como Resolución 46 y sus modificatorias, que heredó de Aranguren. El programa de subsidios a la extracción de shale gas, una suerte de continuidad de los programas del kirchnerismo, mostró fenomenales agujeros legales que fueron aprovechados por las operadoras. Una de ellas fue Tecpetrol, la petrolera del grupo Techint, que conduce Paolo Rocca.

El programa tiene dos objetivos: fomentar el crecimiento de la producción de gas para reducir las importaciones y contener el impacto de los subsidios en las cuentas fiscales. La devaluación (el plan se paga en dólares y se creó con un tipo de cambio a 20 pesos), la velocidad de los desarrollos y el disciplinamiento del ministro de Economía, Nicolas Dujovne, a los controles del FMI, congelaron la masa de subsidios, lo que paralizó más de la mitad de los desarrollos presentados.

Iguacel debió poner la cara cuando la petrolera de Rocca, un amigo del presidente Macri, encontró una hendija para exprimir al máximo el beneficio estatal (llegó a absorber un 48%) y redujo al mínimo las posibilidades del resto. Si bien devolvió el gesto con producción –en menos de dos años, Fortín de Piedra pasó casi de cero a producir el 15% de lo que se extrae en todo el país–, la propuesta inicial de incentivar a decenas de proyectos con cuotas bajas de subsidios fracasó.

El ahora exsecretario de Energía fue quien tuvo que poner los límites. A mitad de camino debió dibujar una suerte de reinterpretación del programa. Así quedó atrapado por el efecto pinza. Enfrentado a Dujovne por el achique del gasto fiscal para incentivar los desarrollos y en la mira de las petroleras que leyeron como una terrible señal que el gobierno cambiara las reglas de juego para un “amigo” de la Presidencia.

La llegada de Lopetegui, a quien le adjudican ser un obsesivo de los números, le dará a Vaca Muerta una línea directa con el presidente. El funcionario, que mantendrá su cargo y despacho como asesor de la Presidencia, por su cercanía con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la llegada a Macri pondrá a la cartera nuevamente al nivel de los ministerios. Este recorrido corto será clave para el sector en el 2019, que asoma con un año difícil por la caída del precio internacional del crudo y la falta de financiamiento para aumentar la infraestructura de transporte para el gas.

En la región, además del gobernador Omar Gutiérrez, que mantiene una buena relación con todo el gabinete presidencial, quien tendrá un punto a su favor es el intendente neuquino Horacio Quiroga que cultiva un buen vínculo con Peña.

El desprolijo Plan Gas tuvo grietas legales que fueron aprovechadas por las operadoras para reclamar incorporarse cuando nació con un dólar a 20 pesos.

En la provincia, se podría leer que Quiroga es más friendly con el nuevo ministro por su cercanía al jefe de Gabinete Marcos Peña en plena campaña.

Panorama de Neuquén

Datos

El desprolijo Plan Gas tuvo grietas legales que fueron aprovechadas por las operadoras para reclamar incorporarse cuando nació con un dólar a 20 pesos.
En la provincia, se podría leer que Quiroga es más friendly con el nuevo ministro por su cercanía al jefe de Gabinete Marcos Peña en plena campaña.

Comentarios


Ventanilla Vaca Muerta en la Rosada