Viaje a Cumpeo, el pueblo del gran Condorito

Matías Barcena viajó de Allen al Pelotillehue de Pepo en Chile y descubrió a los personajes y lugares tal como lo relató el plumífero.




Matías hoy tiene 14 años, pero cuando viajaron a conocer a su ídolo solo tenía 10.

Matías hoy tiene 14 años, pero cuando viajaron a conocer a su ídolo solo tenía 10.

Condorito es un icono para varias generaciones. El personaje trascendió del papel y es un representante de la cultura e idiosincrasia de su Chile natal, y de Argentina. María de los Ángeles Barace cuenta que su hijo Matías Barcena es un apasionado de esa criatura que el dibujante Rene Rios Boetigger, mas conocido como Pepo, creo en 1949. Por eso, con la familia le cumplieron el sueño de viajar a conocer el pueblo de su ídolo y así lo narra.

Cada noche desde que tenia 4 o 5 años me acostaba con él y le leía una revista Condorito, porque le encantaban sus personajes y se divertía con sus graciosas historias. Un día, Matías me pregunto si las ciudades como Pelotillehue o Cumpeo que se nombran en las revistas existían y descubrimos que Cumpeo es la capital de Condorito, una localidad rural de Chile ubicada en la provincia de Talca con una población cercana a los 3000 habitantes.

Matías, su mamá María de los Ángeles y su amigo más famoso.

En el cómic, el personaje vivía en Pelotillehue y Cumpeo aparece nombrada varias veces como el pueblo vecino con el que se enfrentaban futbolísticamente.

Lo hablamos con mi esposo y uno de mis hijos y en enero del 2017 hicimos el viaje. Salimos de Allen y cruzando por el paso fronterizo Pino Hachado llegamos a Los Ángeles, una ciudad muy pintoresca. Continuamos al día siguiente para cumplir el sueño de Matías: conocer Cumpeo.

Vos también podés compartir tu viaje: Buscá la foto viajera que tanto te gusta y mandala por mail a voy@rionegro.com.ar.

Voy

Después de salir de la autopista recorrimos unos 50 km. por una zona de chacras ya que la actividad principal de esta localidad es la agricultura. Llegamos a un pequeño centro: las paredes estaban decoradas con imágenes de la historieta.

En el restaurante “El pollo farsante” con mamá papá y su hermano.

Los comercios tenían sus nombres: farmacia “ Sin Remedios”, bar “ El Tufo”, restaurante “El pollo farsante” una ciudad dedicada al personaje. Allí se puede conseguir el vino “Tres Tiritones” y la cerveza artesanal “Tome Pin y Haga Pun”.

Luego de comprar algunas revistas para el camino y algunos otros recuerdos almorzamos en “El Platillo volador” también decorado con imágenes de Condorito y sus amigos.

Con el sueño cumplido para Matías y también para nosotros continuamos viaje para cumplir el deseo de los mas grandes: conocer la Quinta Vergara, un parque de la comuna de Viña del Mar.

El sueño de los adultos

Viña del Mar es una hermosa ciudad donde se mezclan las construcciones antiguas con las modernas, decoradas con enormes palmeras de diferentes variedades. La Quinta Vergara es imponente: en su parque existe una serie de especies autóctonas como otras traídas desde Asia, Australia y California.

La Quinta Vergara es imponente

Se observan también algunas esculturas como el busto a Gabriela Mistral. Posee una feria artesanal donde se pueden comprar artesanías tejidas, instrumentos musicales, objetos tallados en madera realizados en Chile como también productos traídos de Cuba, India, Arabia Saudita ¡Lleva horas recorrerlo!

El Anfiteatro es impactante: allí se realizo en 1960 el primer Festival de la Canción de Viña del Mar y hoy, luego de varias remodelaciones se ha transformado en un coliseo que tiene una capacidad para 15000 personas. Quizás cuando todo esto pase podamos disfrutar de un recital en ese enorme coloso.

La familia recuerda el viaje y sueña con volver.

Matías hoy tiene 14 años, cuando viajamos tenia 10. Todavía no ha perdido su interés por Condorito y lee algunas revistas sobre todo ahora que la cuarentena no permite salidas con amigos y los días son mas largos de lo habitual.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Viaje a Cumpeo, el pueblo del gran Condorito