Volvió el turismo y cambió el ánimo en Bariloche

Largas filas de autos se observaron temprano en el ingreso a la ciudad. Visitantes de todo el país ya disfrutan del finde largo.

En Bariloche esperan al turismo para que disfrute de las playas lacustres este verano. Foto: Alfredo Leiva

En Bariloche esperan al turismo para que disfrute de las playas lacustres este verano. Foto: Alfredo Leiva

Dos jornadas a pleno sol sirvieron de marco ideal al arribo de los primeros turistas de todo el país dispuestos a aprovechar el levantamiento de la veda que comenzó en marzo pasado, con la cuarentena estricta, y se levantó desde el viernes.


Los restoranes y cervecerías comenzaron a notar la afluencia de “no residentes” y en las calles también se percibe la presencia de turistas, en familia y de paseo.

La temperatura a media tarde llegó a los 27,4º, de modo que las playas fueron uno de los programas preferidos. Otros eligieron recorrer en auto el Circuito Chico.


El secretario de Turismo del municipio, Gastón Burlón, dijo que “hubo mucha gente” entre el viernes y ayer, que se evidenció en el ingreso incesante de autos por la ruta 40 desde el Limay. “De a poco nos vamos poniendo en funcionamiento -aseguró- es lo que todos esperamos desde hace meses”.


La oferta alojativa de la ciudad es muy amplia y no está toda disponible, porque depende de las reservas y de la política comercial de cada prestador. De las 31 mil camas estarían abiertas entre 10 y 12.000.

Control y distanciamiento en las playas del Nahuel Huapi, ya que los contagios por el
Covid-19 siguen altos


La presidente de la Cámara de Turismo, Belén García Bertone, dijo que las reservas se mueven con lentitud pero todo indica que van a crecer a medida que se acerquen las fiestas y los primeros días de enero. Refirió que muchos hoteles permanecen cerrados y en los que están abiertos la ocupación promedio es del 10%. Pero claramente la preferencia de los viajeros se orientó hacia los bungalows y cabañas, con una ocupación que rondó los 50%.


“Estamos contentos porque se nota solo con caminar la ciudad que el turismo se empezó a mover”, dijo García Bertone. Señaló como otro dato auspicioso que la empresa de excursiones lacustres Turisur tenía previstas tres salidas para el fin de semana y debió agregar una más debido a la demanda, entre los que hay una proporción alta de residentes.

También el teleférico Cerro Otto, empezó a funcionar este fin de semana, luego de más de nueve meses.


García Bertone dijo que “hará falta todavía aceitar algunos procedimientos” y comentó el caso de pasajeros que fueron hasta Ezeiza pero no pudieron tomar su vuelo porque no tenían la aplicación obligatoria en el teléfono. “Aerolíneas no los deja, los reprograma para el día siguiente y aquí los hoteles tuvieron también que correr las reservas”, señaló.


De todos modos, la reducción de requisitos de ingreso es un estímulo más y contribuye a aumentar el flujo de visitantes. Hasta el viernes sólo era posible ingresar a Bariloche desde otras localidades de la provincia, con reserva de alojamiento, test previo y seguro Covid. Ahora sólo basta con tramitar el certificado por la aplicación, para asegurar la “trazabilidad”.

Burlón dijo que es un factor importante y que la simplificación de requisitos fue acordada con todos los grandes destinos turísticos del país.

Primeros chapuzones, mientras la temporada empieza a abrirse con recaudos por la pandemia Foto: Alfredo Leiva

El titular de la Asociación Empresaria, Claudio Rocattagliata, aseguró que son varios los hoteles que recibieron turistas pero “a las cabañas les fue mejor”. Señaló que la operatoria “pre viaje” de beneficios y devoluciones que dispuso Turismo de Nación “ayudó un poquito pero no alcanzó”. Refirió que para los hoteles el mayor movimiento se va a notar en enero.

Burlón dijo que “la libre circulación en rutas funcionó sin inconvenientes” y también señaló como un dato importante el aumento del tráfico aéreo. Después de mucho tiempo el aeropuerto local recibió seis vuelos entre viernes y sábado: cinco de Aerolíneas Argentinas y uno de Jet Smart.

Consumos en alza
La presencia del turismo empezó a dejar su rastro también en las cajas registradoras, especialmente en la gastronomía. La responsable del restorán Playa Serena confirmó que entre ayer y hoy tuvieron varios clientes del Alto Valle y de Buenos Aires. Algunos dice expresamente su lugar de origen y con el resto se puede deducir por el número de teléfono, que deben dejar en forma obligatoria en la planilla de registros.


En la cervecería Berlina, Cristian Baqué aseguró también que “se nota más presencia de gente, de grupos y familias” y que ya tienen previsto abrir todos los días al mediodía, cuando hasta ahora lo hacían sólo en el fin de semana, por la escasez de clientes.

El titular de otro restorán céntrico también confió que entre ayer y hoy el impacto fue muy notorio. “En nuestro caso, pasamos de tener 3 ó 4 mesas por noche a casi 15”, aseguró.

La expectativa está puesta en que la economía local se beneficie cuanto antes de la inyección de ingresos que suele aportar el turismo. Pero no va a ser inmediato, según parece. Un heladero que recorre las playas en los días lindos y tiene un afinado sentido de observación dijo que “todavía los residentes son amplia mayoría, tanto en el lago Gutiérrez como en Bahía Serena, y lo que se vio en estos últimos 15 días es que la gente está sin plata y compra menos”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Volvió el turismo y cambió el ánimo en Bariloche