Bardeó al pozón y pescó la trucha más increíble de su vida: fin de la temporada en Chimehuin

El domingo terminó la temporada de pesca en el río Chimehuín, pero antes del cierre, Juan Rao sacó la trucha que esperaba desde los tres años.





«Hoy 28 de abril, rompí mi récord personal de trucha marrón en este hermoso río lleno de sorpresas: Chimehuin. Simplemente agradecido con el lugar donde vivo y con la naturaleza que me rodea, agradecido de poder pescar los ríos de Patagonia Norte», escribió en sus redes Juanchi Rao, y de inmediato, todos hablaron de su pique célebre: ese que espera desde los tres años.

Nació en Neuquén capital y, desde muy chico, su familia lo llevaba a pescar a la cordillera. Con el tiempo se fueron a vivir a Junín de los Andes y tener el río Chimehuin pegado a la ciudad, fue el mejor premio. Ahora, está en la Universidad, estudia Seguridad e Higiene, pero cada vez que tiene un rato libre, agarra los equipos y se va a pescar.

«Es un lugar privilegiado, este río es hermoso, conocido en el mundo. Con mi amigo siempre salimos y pensamos la manera de batir nuestros propios récord personales. Hacía unos días habíamos salido y nos dimos cuenta que las truchas se estaban moviendo, que había que aprovechar el momento y se dio», relata Juanchi.

A veces es necesario tomarse un momento de su pesca para admirar el paisaje, dice juanchi en sus redes.

Ese día jueves le dijo a su mamá que trabaja en la escuela que lo llevara, y ella le dijo que sí, pero antes del trabajo. Se levantó a las 6:30, porque su amigo Lautaro Guell vive en un barrio un poco alejado del centro y quería aprovechar el viaje. No tenía pereza, lo importante era ir a pescar. Llegó tomaron un desayuno y esperaron a que saliera el sol.

La temporada de pesca deportiva cerró el fin de semana en el Chimehuín, Junín de los Andes.

Voy

Apenas aclaró salieron, caminaron un montón, en una zona a la que van siempre, atrás de uno de los barrios de Junín. Conocen y saben dónde pueden salir buenas truchas. Llegaron a un sitio al que le tenían mucha fe, porque viene mucha agua. Tomaron unos mates en la costa y se pusieron a hacer unos tiros. No salía nada y a Juanchi se le ocurrió una idea.

«Acá viene lo loco, entre charla y charla le digo ‘¿sabés cómo tenés que hacer acá para que salga una trucha, hay que bardear al pozón‘. Empezamos a provocarlo a decirle ‘no estás dando nada’… Estábamos en eso y pica. Hace un quilombo en el agua que nos quedamos sorprendidos», dice Juan.

Lautaro, que también pesca desde los tres años, se dio cuenta que la trucha era muy grande con solo escuchar el agua. Estaba en la modalidad de spinning. La trucha encaró para el lago contrario y se empezó a llevar línea como si nada. Se dio cuenta que era una pieza grande y había que armarse de paciencia.

«Cuando se iba, la dejaba que se lleve línea, cuando cedía la traía de a poco, era contracorriente y venía despacio. Estuve más de 15 minutos y cuando la saqué fue una alegría tremenda porque supe que era la trucha más grande que había sacado en mi vida, estaba feliz», cuenta.

Pesca en todas las modalidades, también lo hace con mosca y lo que más le gusta es fly cast. «Soy fanático de la pesca y pesco con todas las modalidades, ato moscas. La temporada cerró el domingo, fue una temporada muy buena», relató Juan que comparte todo lo que vive en la pesca en su Instagram: juan_rao2001 y the_troutjungle.

Juanchi agradece que haya estado su amigo para sacar la foto antes de devolver la trucha al río. Sostiene que esos ejemplares no salen a menudo y es importante que se haga la devolución. «Si salen y los matan cortan la reproducción de las truchas. Cuanto más grandes, más huevos pueden poner, de ahí van a venir las nuevas truchas. Vi a pescadores que matan a truchas, y como pescador me duele», concluyó.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bardeó al pozón y pescó la trucha más increíble de su vida: fin de la temporada en Chimehuin