En busca del árbol milenario de Neuquén: cómo recorrer la Ruta del Pehuén

Un gran plan para llevar a cabo en verano es recorrer la región dominada por la majestuosa araucaria araucana.





Al avanzar al oeste por ruta 22, parasás Neuquén, Cutral Co, Plaza Huincul. Mientas te diriges a la gran Cordillera de los Andes, te metes al territorio del milenario Pehuén, una ruta maravillosa que circunda entre montañas de basalto, ríos, lagos y lagunas de aguas cristalinas.

En la ciudad de Zapala, comienza este andar paradisíaco. La Ruta del Pehuén la integran Villa Pehuenia – Moquehue, Aluminé y Caviahue Copahue además de Zapala y las Lajas.

Zapala

La bienvenida esta demarcada a la distancia por el cerro Michacheo, por su forma, dicen que fue alguna vez un volcán. Los 108 años de Zapala son un tesoro y en el casco urbano se puede visitar el Museo Histórico Municipal, y el Museo Olsacher, que custodia colecciones geológicas, biológicas y paleontológicas de gran importancia.

Zapala: la rotonda de los Primeros Pobladores guarda la leyenda de aquellos que quedaron inmóviles en alguna veranada perdida en el tiempo.

Las Lajas

Al llegar a Las Lajas, se puede visitar el museo municipal que contiene elementos históricos, hallazgos geológicos y réplicas de dinosaurios. La localidad se presta para realizar un alto en el camino, ya que cuenta con un camping municipal con muy buenas comodidades sanitarias y con servicios completos para el visitante.

Riscos Bayos, Loncopué

La travesía hacia el Pehuén continúa por la ruta 21 hacia Loncopué, lugar conocido por los míticos Riscos Bayos. Se pueden observar desde la ruta en inmediaciones a la localidad.

Los míticos Riscos Bayos

Son formaciones de antiguas cenizas volcánicas compactadas por las glaciaciones y que el viento se encargó de terminar la obra logrando las magníficas formas.

Caviahue Copahue

Luego de contemplar desde el mirador el valle tomamos la ruta durante poco más de 50 kilómetros y arribaremos a la localidad de Caviahue.

En la región, el árbol crece a través de cientos de años entre rocas basálticas al pié del volcán Copahue. El árbol enmarca formaciones de ensueño, testigo del nacimiento del río Agrio que atraviesa la zona con sus famosos saltos, conocido como Circuito de las 7 Cascadas, dueñas del constante fluir que decora los paisajes con el sonido de sus aguas en caída.

Circuito de las 7 Cascadas

Ya en la localidad, podemos caminar por la costanera, se puede andar en kayak y disfrutar de su transparencia. Este lago al ser depositario del río Agrio sus aguas contienen muchos minerales.

También se pueden recorrer los distintos senderos que se abren entre las araucarias, ya sea haciendo un treeking o practicando mountain bike o cabalgatas.

Salto del Agrio: Una imponente cascada de unos 45 mts, enmarcada en un amplio cañón formado por sucesivas coladas de lava, producto de la antigua actividad volcánica de la zona.

Este lugar sorprende por la amalgama de colores dispersos en las rocas adyacentes y lecho del Río Agrio, que van desde el rojo ferruginoso al verde azufrado. Este salto se puede visitar con vehículo propio (distante a 18 km desde Caviahue) y las agencias de viajes realizan esta excursión.

Un poco más arriba (unos 18 kilómetros) y nos encontraremos con un paisaje casi lunar, conocido como “Las Máquinas y las Maquinitas”.

La villa de Copahue.

Son manifestaciones termales, cercanas a la villa de Copahue. Su nombre hace referencia al sonido que producen los hervideros y fumarolas; finalmente llegamos a Copahue y sus termas, reconocidas mundialmente por la calidad de sus aguas y barros que permiten distintos tratamientos terapéuticos.

Villa Pehuenia Pehuenia, Moquehue, Aluminé.

Al bajar hacia el sur, el camino sinuoso, que recorre postales imborrables, te lleva por la ruta 23 hasta Villa Pehuenia. Para circular por este tramo es importante consultar el estado de la ruta previamente, ya que cuenta con 36 kilómetros de ripio en plena cordillera.

Al llegar recorremos el paraje La Angostura entre los lagos Moquehue y Aluminé. En el horizonte el Volcán Batea Mahuida corona la grandeza del lugar. En Villa Pehuenia la belleza es interminable, entre callecitas que se pierden en subidas y bajadas, entre curvas y penínsulas.

El desarrollo de la gastronomía neuquina se extiende a lo largo de toda la Ruta del Pehuén. En cada localidad te esperan exquisiteces preparadas por reconocidos chefs, brindando platos típicos de la zona realizados principalmente con el fruto de las araucarias: el piñon

Y así llegarás a Aluminé, el último destino que eslabona la Ruta del Pehuén. Por el camino, nos acompaña el río Aluminé, veloz, que desafía a los visitantes a embarcarse para navegarlo. También podemos practicar la pesca deportiva ya que es un excelente río para realizar esta actividad, al igual que el río Malleo o el Quillén, donde los pescadores disfrutan de un entorno único.

El Circuito Pehuenia es una excursión clásica para todo aquel que visite la localidad, comprende unos 112 km. atravesando un paisaje único protegido en parte por el Parque Nacional Lanín.

Los lagos Aluminé, Moquehue, Nompehuén, Ñorquinco y Pulmarí forman parte de los innumerables atractivos del circuito. Cuentan con áreas de acampe organizadas y agrestes y pequeños establecimientos donde aprovisionarse de alimentos y mercadería.

En esas tierras las comunidades Mapuches se entrelazan con el árbol sagrado del Neuquén. Su fruto, el piñón, transmite de generación en generación los secretos de la historia, donde gran parte de la eternidad se hace semilla.

Por la famosa “Bajada del Rahue” podemos volver y durante la escalada, el camino nos brinda una panorámica hacia el oeste. El zigzag de la ruta nos despide poco a poco al mirar atrás cada vez que giramos en las innumerables curvas del camino. Fuente: Neuquén Tur


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En busca del árbol milenario de Neuquén: cómo recorrer la Ruta del Pehuén