... y un día, Soria y Weretilneck volvieron a abrazarse

Intendente y gobernador se encontraron en la cena por los 100 años de Italia Unida. Cómo fue el momento de distensión, a una semana de las elecciones que volverán a enfrentar a Juntos y al PJ.



El gobernador y el intendente de Roca, el sábado por la noche en Italia Unida.

El gobernador y el intendente de Roca, el sábado por la noche en Italia Unida.

Hasta el momento, era una instancia reservada a los lanzamientos de la Vuelta de la Manzana, pero en las últimas ediciones ni siquiera la AVGR había podido lograrlo.

La historia de críticas, denuncias, descalificaciones y enfrentamientos de sus partidos en las urnas separaron cada vez más al gobernador, Alberto Weretilneck y al intendente de Roca, Martín Soria.

Sin embargo, hubo tiempo para dejar de lado esas disputas y un cordial abrazo fue la imagen de un remanso que en la ciudad se esperaba desde hace tiempo.

La institución que lo hizo posible fue Italia Unida, que realizó la Cena de Gala por los 100 años de vida en Roca.

Soria y su esposa Leila, junto a otras autoridades municipales. Fotos: Lorena Sarriez, prensa Italia Unida.

Hubo sorpresa entre los comensales, porque además de los antecedentes ambos están en vísperas de las elecciones generales, en las que se presentan como candidatos al Congreso de la Nación.

Según pudo reconstruir “Río Negro”, el primer gesto diferente a todo lo visto y escuchado durante los últimos tiempos fue el saludo y los gestos de distensión entre Soria y el ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo -quienes disputarán el próximo domingo las bancas de diputados- y entre el intendente y el legislador y vicegobernador electo, Alejandro Palmieri.

Y finalmente, a la hora de los discursos, Soria no solo evitó todo tipo de críticas a la administración provincial sino que al terminar su mensaje Weretilneck, se paró y fue al cruce para el cálido saludo que quedó registrado en fotos.

Weretilneck junto al presidente de Italia Unida, Andrés Ferravante.

“Hubo un aplauso muy importante. Fue la reacción de los vecinos ante una imagen de respeto que se esperaba desde hace mucho”, comentó uno de los testigos del momento.

Más allá de ese contenido político, la cena de Italia Unida fue un éxito, con comidas típicas, danzas tradicionales y hasta el sorteo de un viaje a Italia para dos personas.

Parte del grupo que hizo posible la cena del sábado.

Comentarios


... y un día, Soria y Weretilneck volvieron a abrazarse