YPF volvió a marcar la cancha de los surtidores

La petrolera de mayoría estatal no siguió la suba que habían aplicado otras firmas y las forzó a rebajar sus pizarras.



Desde la liberación del precio del crudo en el país, hace casi un año y medio, YPF ha sido la compañía que ha funcionado como moderadora de los precios de las demás operadoras.

Tan sólo en dos ocasiones no fue la petrolera de mayoría estatal la encargada de subir primero sus precios para marcar el camino, y en esas dos oportunidades en las que sus competidoras tomaron la iniciativa en pocos días debieron dar marcha atrás con buena parte de sus pretensiones para acomodar sus valores de venta a los de YPF.

Esto es lo que sucedió en esta semana. Raízen, la firma brasileña que controla las estaciones de servicio de la cadena Shell fue la que tomó la iniciativa de actualizar el precio de sus combustibles. El alza promedio que aplicó fue más que importante: 9,5%.

En números

9,5%
era el aumento que habían aplicado algunas firmas. En pocos días lo achicaron al 50%.

A Shell le siguieron otras firmas en la remarcación de las pizarras como fue el caso de Puma, otra expendedora que debió retraer sus precios en los últimos días.

El eje de la medida fue que, a diferencia de las que esta vez hicieron punta de lanza en los aumentos, YPF sólo actualizó sus valores en un 4,55% en promedio. Y esto llevó a que para no perder más clientes las firmas que había subido más de un 9%, decidieran rebajar su alza a la mitad.

En números

70%
fue el incremento que el año pasado acumularon algunos tipos de combustibles.

El incremento en el precio de los combustibles se debe a la conjunción de varios elementos. Por un lado se ubican el precio del dólar y del crudo internacional que en las últimas semanas se movieron con tendencia alcista. Por otro lado se encuentra la carga impositiva que se aplica a los combustibles y que desde la Reforma Tributaria de 2017 se realiza en forma trimestral, aplicándose precisamente en este mes.

El Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) se actualiza en función de las mediciones de la inflación nacional y es de esperarse a lo largo del año continúe impactando en el precio de los combustibles.

Como contrapartida, las petroleras deben ser cautelosas en la forma de remarcar sus precios pues la caída en la venta de sus productos es marcada desde el año pasado.


Comentarios


YPF volvió a marcar la cancha de los surtidores