Adiós a Federico Luppi: de “Plata dulce” a “Martín (Hache), sus escenas más recordadas





“Tiempo de revancha” (Adolfo Aristarain, 1981)

Pedro Bengoa (Federico Luppi), un ex sindicalista que comenzó a trabajar como dinamitero en una mina propiedad de una empresa multinacional corrupta, decide junto a Bruno Di Toro (Ulises Dumont), su compañero de trabajo y viejo compañero de la lucha obrera, producir una explosión que parezca accidental, para simular luego que Di Toro perdió el habla y negociar así una indemnización con la empresa.

Escena de la negociación fallida

Durante la fallida explosión Di Toro pierde la vida, mientras que Bengoa queda aparentemente sin habla. La empresa sospecha que se trató de una maniobra intencional, negándose a pagar la indemnización en primera instancia, para luego llegar a ofrecer 500.000 dólares a Bengoa. Pese a esto, el ex sindicalista cambia de opinión, y decide entonces iniciar un juicio contra la empresa, llevando el conflicto hasta sus últimas consecuencias.

Escena final

“El arreglo” (Fernando Ayala, 1983)

Ante el pedido de un soborno del empleado de una empresa estatal (Rodolfo Ranni) para darles agua corriente, el padre -un hombre honesto- (Federico Luppi) se opone a pagarlo.

“Sos un reverondo coimero...”

Escena final

“Martín (Hache)”, (Adolfo Aristarain, 1997)

Martín Echenique (Luppi) es un guionista de cine, natural de Buenos Aires, la gran parte de su vida ha vivido en Madrid. Detesta su país, se niega a recrearse en la nostalgia y no se permite un reencuentro con su pasado. Siguiendo la tradición familiar, su hijo también se llama Martín, pero todos le llaman Hache, por esa letra (H) entre paréntesis que le distingue de su padre y que ha provocado el efecto contrario, al negarle nominalmente una identidad propia. Hache (Juan Diego Botto) tiene 19 años y vive en Buenos Aires con su madre. Callejea y toca rock con su guitarra eléctrica. Han pasado cinco años desde la última vez que vio a su padre, pero vuelven a encontrarse cuando, al sufrir Hache un accidente que le pone a las puertas de la muerte quizá deseada, Martín acude de inmediato al lado de su hijo superando el terror a los aviones y su propósito de no volver a Buenos Aires. Su exmujer ha formado una nueva familia en la que no parece haber un espacio ni físico ni afectivo para Hache. La propuesta de ella es que Hache viva con Martín.

“Plata dulce”, (Fernando Ayala, 1982)

Dos empresarios dedicados a la venta de botiquines intentan mantener su fábrica abierta frente a los embates de la profunda política económica de desindustrialización que está llevando a cabo la última dictadura militar. Uno de ellos, Carlos Teodoro Bonifatti (Federico Luppi), decide entonces dejar de producir botiquines, y dedicarse a los negocios financieros, los cuales parecen estar en auge, asumiendo como gerente de un banco. Mientras tanto, Rubén Molinuevo (Julio De Grazia), el otro socio, se empeña en continuar con la fábrica. Al principio los hechos parecen darle la razón a Bonifatti, que mejora notablemente su nivel de vida: auto nuevo, casa nueva y amante. Sin embargo al poco tiempo se produce un hecho inesperado que cambia para siempre las vidas de Bonifatti y Molinuevo.

Escena final

“Cuestión de principios”, (Rodrigo Grande, 2009)

Castilla (Federico Luppi), modesto empleado portuario a punto de jubilarse, posee un ejemplar de una vieja revista que Silva (Pablo Echarri), su nuevo y joven jefe, quiere comprarle a toda costa para completar su preciada colección. Sin embargo, Castilla rechaza la oferta con el fin de darle una lección, demostrándole que no todo en la vida tiene un precio. Las tentadoras ofertas de su obsesivo jefe provocarán un conflicto entre Castilla y su familia.

“Un lugar en el mundo”, (Adolfo Aristarain, 1992)

Escena de la borrachera con José Sacristán

“No habrá más pena ni olvido”, (Héctor Olivera, 1983)

En la tranquila localidad de Colonia Vela, a principios de los años ‘70, se desata una feroz lucha entre peronistas de izquierda y peronistas de derecha, con imprevistas y trágicas consecuencias para todos los habitantes del pueblo.


Temas

Cine

Comentarios


Adiós a Federico Luppi: de “Plata dulce” a “Martín (Hache), sus escenas más recordadas