Asoma un conflicto en Juntos con la salida de Perilli del gobierno rionegrino

El desplazamiento de la secretaria de Planificación del gabinete no cayó nada bien en el oficialismo cipoleño. Además, la presente relación de Carreras y Weretilneck pasa por un mal momento.

El apartamiento de Laura Perilli de Planificación es la cuarta baja del gabinete de Arabela Carreras, y respondió a su resistencia a un reacomodamiento gubernamental. Esa salida generó un clima político raro y bullicioso en el oficialismo.

Perilli es de Cipolletti y pertenece al MPP, que difundió un comunicado donde habla de “sorpresiva desvinculación” y alude a un “decisión unilateral” de la gobernadora, adelantando que planteará su “desacuerdo” como partido “fundador” de Juntos. Su presidente, el legislador Elvi Cides sabía del destierro y, también, lo habló con la mandataria.

Al llegar al gobierno, Carreras jerarquizó Planificación y mantuvo a Perilli, ya con años en ese área aunque dependiendo de Economía, en la gestión de Alberto Weretilneck. La barilochense la integró al gabinete como secretaría de Estado. Pero, su faena y su participación no fue la pretendida. Un primer problema fue la mala relación con la secretaria de Medio Ambiente y Cambio Climático, Dina Migani, que obligó a excluir a esa cartera de Planificación y, en noviembre pasado, pasarla a la Secretaria General, a cargo de Daniel Sanguinetti.

El desplazamiento se originó en otra reformulación donde Perilli quedaba como secretaria de una cartera superior, es decir, se la bajaba de rango. Se pretendía concentrar a organismos afines -como Medio Ambiente- y, también, el posicionamiento del proyecto Hidrógeno Verde, en el cual, Carreras tiene mucha expectativa. La conducción del área nueva se preveía para Sanguinetti. Todo quedo en revisión.

La gobernadora aceptó la renuncia de Perilli, presentada después que el viernes 5 protagonizaran una durísima discusión. Ya se evalúan designaciones y el reacomodamiento definitivo.

El ruido político se detectó en los últimos días, a partir del malestar expuesto por Cides en favor de su dirigente. El legislador se queja que se lo llamó con todo determinado y Carreras, como siempre, alude a su autonomía funcional.

El comunicado del MPP hace público ese estado y, aún su texto cuidado, la publicidad del fastidio tiene el visado de Weretilneck.

Fue un aviso porque, por primera vez, la salida de un funcionario si tendrá consecuencias internas, advierten en Cipolletti. Los motivos y las formas -agregan- no son validos. ¿Exageran? Tal vez, pero hay un sostén que otorga credibilidad a la existencia de ánimos exhaltados. Ocurre que, entre sus frases oscilantes, el presente marca la peor en la relación del senador con la gobernadora. Este estadio no es menor, pues Weretilneck actúa (o actuaba) en la contención de referentes molestos con Carreras.

Hace más de un mes, un desayuno en la Residencia fue la última conversación profunda entre ellos y cruzaron opiniones en temas centrales, como la elección de los dos jueces en el STJ, las candidaturas para las elecciones nacionales y, entre otros, la ponderación de la marcha gubernamental.

El encuentro concluyó bien, pero la conexión está dañada. Carreras resguarda su autoridad en el gobierno y, claramente, Weretilneck ya acumuló muchas frustraciones y desacuerdos con sus determinaciones.

El desencuentro también apareció en pequeñas dosis públicas -en los últimos días- cuando la mandataria cerraba una medida con Nación de asistencia para los trabajadores temporarios en Bariloche y el senador comunicaba simultáneamente esa misma gestión, con su par del FdT, Martín Doñate. Weretilneck nunca antes se anteponía a un anuncio provincial. Su difundida intermediación con Guilllermo Pereyra por las vacunas para los petroleros es otra evidencia que se avecinan otros tiempos.


Nueve desplazamientos


En su año y medio de gestión, Arabela Carreras apartó nueve funcionarios claves en la continuidad de la administración de Alberto Weretilneck.

Con la salida de Laura Perilli de Planificación, cuatro dejaron el gabinete: Agustín Domingo en Economía, Nicolás Land en Desarrollo Humano y Gastón Pérez Estevan en Seguridad. Los otros reemplazados fueron Julián Fernández Eguía en la Fiscalía de Estado, Daniel Jara en la Jefatura policial, Luis Ayestarán en Lotería, Oscar Pereira en Horizonte y Leandro Sferco en la Agencia de Recaudación.

La gobernadora siempre anotició al senador de su juicio y, en ciertos casos, el cipoleño incidió en la resolución, como la elección de Luis Vaisberg para Economía o la ubicación de Pérez Estevan en la Fiscalía. Hubo enojos en otras destituciones por las formas o la ocasión, como ocurrió con el jefe policial.

Pero, lo de Perilli es un capítulo diferente. Carreras no lo habló con Weretilneck y el resultado de esa acción se introduce en el armado cipoleño y, también, de Juntos. Ella -con razón reivindica su facultad de mando. “Yo soy la gobernadora”, siempre repite. El senador nunca negó ese poder y, esta semana, lo reiteró, ya con un agregado. “Sí, pero también las decisiones tienen consecuencias políticas”, dijo a los suyos en Cipolletti.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Asoma un conflicto en Juntos con la salida de Perilli del gobierno rionegrino