Ataques absurdos



La carta destacada

El ataque de vecinos a los bomberos voluntarios de Patagones cuando trataban de apagar un incendio, tan absurdo como injustificable, no es extraño. Al contrario, son frecuentes las agresiones a médicos, enfermeros, docentes, empleados, agentes de tránsito y otros servidores públicos por personas que descargan su rabia y fobias en quienes se ocupan de tareas nobles e imprescindibles para beneficio de la población, incluidos los propios agresores.

Estos cuestionables episodios que se repiten en todo el país, y cuyos autores pueden ser de cualquier clase social, son signos de una comunidad en la que la intolerancia y la violencia cotidiana campean a sus anchas en una escalada peligrosa y de seguros efectos deletéreos sin que a nadie parezca preocuparle, más allá de los repudios formales. Detener esta agresividad no es tarea fácil, y a medida que pase el tiempo será peor. Hará falta una reflexión colectiva que ayude a formar conciencia acerca de la profundidad del problema y tomar decisiones eficaces para erradicarlo definitivamente.

Carlos Segovia

DNI 7.304.065

Carlos Segovia

DNI 7.304.065


Comentarios


Ataques absurdos