Báez y ODEL: la violencia está en su ADN





La violencia está en el ADN de Miguel Báez. Ese es el lenguaje que utilizó durante todos estos años mientras descansaba plácidamente en el acolchado de impunidad y protección que le daba la CTA Autónoma. Así, junto a su organización, lanzaron piedras, hirieron a policías, atacaron a adversarios políticos, intimidaron a funcionarios, periodistas, a jueces y a fiscales.

Cuando el juez Maximiliano Camarda fue a fondo en una causa por agresión, en 2019, y ordenó la detención del referente de ODEL, fue el propio Rodolfo Aguiar (ATE-CTA Autónoma) quien brindó una conferencia de prensa frente a la Comisaría Tercera y a metros del diario RÍO NEGRO, para atacar no sólo a los funcionarios judiciales sino también a este medio que cubría y desnudaba el uso de la fuerza que por ese entonces manejaban los dirigentes sindicales.

Esa misma mañana corrieron a un periodista de RÍO NEGRO, que estuvo a punto de ser agredido por los integrantes de ODEL, tras el discurso que en las mismas puertas de la sede policial ofrecían sus líderes y arengaban a las fuerzas contra este medio.

Desde el ataque a RÍO NEGRO del martes pasado, Báez perdió esa protección o al menos es lo que sostienen desde su discurso aquellos que lo utilizaron y encubrieron durante sus protestas.

Si Báez ya no tiene ese paraguas, es probable que quede en soledad política.

Y entonces deberemos preguntarnos ¿qué hará este dirigente con su violencia? ¿Hacia dónde trasladará sus insultos y sus golpes?

Vacíos o no de poder, Báez y su organización seguirán utilizando la única herramienta que parecen conocer. Sólo habrá que esperar para saber quién será el próximo enemigo y así confrontar con lo único que los sostiene: el uso de la fuerza.


Comentarios


Seguí Leyendo

Báez y ODEL: la violencia está en su ADN