Bariloche en alerta por la incertidumbre del transporte público

Posible quiebre de la empresa, rescisión del contrato, cambios de recorridos y aumento del boleto, son las especulaciones de la última semana que preocupan a los concejales y usuarios que mañana se manifestarán.





El transporte en Bariloche arrastra meses de problemas y paros reiterados por incumplimientos de la concesionaria. Archivo

El transporte en Bariloche arrastra meses de problemas y paros reiterados por incumplimientos de la concesionaria. Archivo

La posibilidad de que la concesionaria del transporte urbano en Bariloche quiebre o la eventual rescisión del contrato que deslizó el intendente Gustavo Gennuso, generó alarma entre los concejales de la oposición que quieren mayor claridad del Ejecutivo ante la nueva crisis del servicio.

Los concejales abordaron el tema hoy, en la reunión virtual de la comisión de Transporte donde se debate, con objeciones por parte del oficialismo, el proyecto del Frente de Todos para incorporar a los usuarios en la comisión de seguimiento del transporte.

En esta discusión, no escapó la coyuntura actual del transporte que al reiterado incumplimiento de Mi Bus respecto del pago de salrios fuera de término y en cuotas, se sumó la última semana la especulación del posible retiro de la empresa o quiebra y el análisis por parte del municipio de modificar recorridos o aumentar el boleto, que actualmente tiene un costo de 35 pesos con tarifa plana.

Los usuarios, a través de organizaciones como la multisectorial,, convocaron a manifestarse mañana miércoles a las 10 para reclamar por el servicio de calidad.

Gennuso el viernes declaró públicamente al sitio Bariloche Opina que era una alternativa la rescisión del contrato, pero luego no ratificó esa premisa. De todos modos, la expresión generó alarma y el concejal Gerardo Del Río (PUL) que integra la comisión de seguimiento del transporte, confirmó hoy que de inmediato el viernes, junto a su par Marcelo Casas (FdT), pidió una reunión de esa comisión para conocer de primera mano cómo era la situación del transporte y qué evaluaba el Ejecutivo.

Ese planteo fue respondido ayer por el gobierno de Gennuso, dijo Del Río al anunciar que el encuentro será recién el próximo viernes. “Creo que la situación ameritaba una reunión un poco antes, pero nos confirmaron que va a ser recién el viernes”, apuntó el concejal que también preside la comisión de Tránsito y Transporte en el Deliberante.

Los concejales por zoom debatieron la problemática del transporte.

Julieta Wallace, presidenta del bloque Frente de Todos, consideró “irresponsable” y una “manera liviana” de referirse el intendente Gennuso.

La opositora dijo que el gobierno “siembra dudas” respecto de la continuidad de Mi Bus y que “no da respuesta oficial en relación al futuro del transporte público”.

Desde la banca de Podemos, Pablo Chamatrópulos, calificó de “inconveniente” la expresión de  Gennuso ante una “situación gravísima” y fue más allá: “Es una enorme frustración para todos, y sobre todo para el Ejecutivo, el fracaso de nuestro sistema de transporte urbano de pasajeros, que implica además el fracaso de la política pública más importante que tiene el municipio”, afirmó.

El titular del bloque de Juntos Somos Bariloche, Carlos Sánchez, defendió al gobierno y dijo que el oficialismo no está lejos de la opinión de los concejales opositores: “Entiendo que la preocupación del intendente es la búsqueda de una solución”, esgrimió.

Sánchez enumeró que el Ejecutivo en estos últimos meses aportó fondos para auxiliar el pago de salarios a los trabajadores, trabajó en el cuidado del servicio y del “bolsillo del usuario, procurando que no haya aumento en el costo del pasaje”.

Ninguna de las formas que se le encuentre  como salida (al problema actual de la empresa) quedarán afuera los trabajadores, no ha pasado nunca en los últimos años de concesión, y si se diera así, ojalá que no se llegue a ese punto y podamos encontrar una cuestión de continuidad”, afirmó, sin descartar el posible alejamiento de la empresa.


Usuarios en el seguimiento


Respecto al tema de debate del proyecto para incluir a los usuarios en la comisión de seguimiento, el Ejecutivo respondió por nota su disconformidad al entender que se modifica el artículo 4 del contrato de concesión y alega que la ciudadanía está representada en la voz de los concejales que participan y que representan al conjunto de la población.

Esta respuesta que firmó el jefe de Gabinete, Marcos Barberis, no cayó bien en el Frente de Todos y fue criticada por los tres concejales de la bancada. “Habla de un personalismo tal que desconoce la responsabilidad que tiene la comisión”, se quejó Casas.

Roxana Ferreyra, la autoría del proyecto, dijo que su iniciativa busca “defender el derecho de los usuarios y la participación ciudadana que es un derecho y acá no está garantizada”.

La mitad del contrato no se cumplió, para pedir los balances hay que pedir por favor, para ver si se revisan los colectivos lo mismo, no han cumplido nada y les preocupa el artículo 4 (…) da miedo porque no quieren que participen los ciudadanos”, opinó Ferreyra quien pidió al oficialismo que si no quiere debatir el tema lo aclare y se termine la discusión y la “pérdida de tiempo”.


Comentarios


Bariloche en alerta por la incertidumbre del transporte público