China, el principal comprador de carnes rojas



Consumo

En un ambiente estable y sereno, en el que el gobierno nacional, a diferencia de lo que lamentablemente ocurre entre nosotros, ciertamente no agrede ni persigue a su sector rural, las exportaciones de carnes bovinas uruguayas siguen firmes. Pese a que el valor promedio de cada tonelada de exportación ha caído (anualizado) un 0,55%. La faena oriental que está directamente dedicada a proveer a los exportadores ha crecido un saludable 8%.

El principal comprador de carnes rojas uruguayas es China, que está adquiriendo un 56,43% de las que comercializa nuestro ordenado vecino. Cabe destacar que exporta directamente a la República Popular China; esto es, sin transitar el llamado “canal gris” que supone ingresar a China con carnes bovinas que lo hacen primero a través de Hong Kong.

Le siguen, en la lista de mejores clientes, Estados Unidos que, bajo el andarivel del NAFTA, compra un 25,71% de las exportaciones totales de carnes rojas de nuestro vecino. Sigue siendo, queda visto, un mercado interesante para Uruguay.

Luego aparecen la Unión Europea e Israel, cuyas compras han tenido recientemente una suave tendencia a la baja, quizás como consecuencia de una oferta doméstica algo más sostenida producto de la falta de ventas a la Federación Rusa, derivada de las sanciones económicas que le fueron impuestas por la Unión Europea por su ilegal anexión de Crimea y Sebastopol y por su agresiva y peligrosa interferencia en los asuntos internos de Ucrania.

Lo cierto es que Uruguay sigue exportando, sin desalientos, pese a que su agro está simultáneamente presenciando la que ahora es una corriente de salida de muchos inversores argentinos, presumiblemente como consecuencia de la falta de rentabilidad del cultivo de la soja derivada de la baja de los precios en el mercado internacional que fueron, en su momento, el imán que los animara a trabajar del otro lado del Río de la Plata.

GUSTAVO CHOPITEA

Analista del Grupo Agenda Internacional

GUSTAVO CHOPITEA


Comentarios


China, el principal comprador de carnes rojas