Cinco choques, cinco muertes: los peligrosos y olvidados 30 kilómetros de la Ruta 22

El tramo ubicado entre Chichinales y Chelforó lleva diez años sin mejoras. Este año hubo siniestros graves, que además de las vidas perdidas provocaron lesiones a otras diez personas.

El estado de deterioro que presentan los 30 kilómetros de la Ruta 22 que separan Chichinales de Chelforó son un motivo de preocupación por los riesgos de accidentes que se pueden registrar en este sector a raíz del hundimiento del asfalto y los desniveles existentes con las banquinas.

Las quejas de los usuarios se hacen visibles a través de las redes sociales, aunque también el personal de la Policía rionegrina del destacamento de Seguridad Vial ubicado en Chichinales, es receptor de los reclamos de los automovilistas.

En lo que va de este año en este tramo ya se registraron cinco siniestros, con la misma cantidad de víctimas fatales. Además, diez personas resultaron con lesiones de distinta consideración.

El primero de esos hechos ocurrió en enero de este año con dos mujeres lesionadas en un choque que se registró en cercanías de Chelforó.

En febrero hubo dos accidentes. En el primero, dos mujeres sufrieron lesiones tras despistarse, mientras que en el segundo una mujer falleció en un triple choque entre dos vehículos y un camión.

En mayo en el mismo tramo entre Chichinales y Chelforó, el conductor de un camión sufrió lesiones cuando se despisto y volcó.

El siniestro más grave ocurrió el 19 de junio, a unos 17 kilómetros de Chichinales, cuando cuatro personas que viajaban en un auto, entre ellos una menor, murieron en un choque frontal con una camioneta. Las víctimas viajaban desde Bahía Blanca hacia Neuquén, y el vehículo en el que circulaban se quemó totalmente.

La necesidad de reparación del tramo ya fue planteada en varias oportunidades a las autoridades de Vialidad Nacional; que el año pasado habían planificado la licitación de las obras de reparación. Sin embargo, en diciembre el proyecto cayó.

Los 30 kilómetros son de una ruta con solo dos manos de circulación y se encuentran comprendidos entre el empalme con la Ruta Nacional 232 -a la altura de Chelforó- y el inicio de los cuatro carriles de circulación de la autovía, en Chichinales.

En este tramo de la Ruta 22, hace casi una década que no se ejecutan obras de reparación y mantenimiento. Los últimos trabajos que se realizaron fueron para la construcción, en algunos sectores de la mano de circulación desde el Valle Medio hacia el Alto Valle, de un tercer carril destinado al tránsito pesado. En forma paralela se realizó el frezado con el retiro de material de algunos desniveles.

El principal inconveniente son las ondulaciones que se generaron en la carpeta de rodamiento debido a la circulación de camiones con cargas. Si bien estas deformaciones están presentes en diferentes lugares de este tramo, son mucho más notorias y visibles en los sectores de trepada.

Estas deformaciones, en muchos casos sorprenden a quienes circulan por la Ruta que realizan maniobras para evitar las ondulaciones, o bien realizan maniobras porque los vehículos se desvían al pisar los desniveles.

Los sectores más peligrosos no cuentan con señalización preventiva. (Foto: Néstor Salas)

Reclamos a Vialidad Nacional

En marzo pasado, la Legislatura rionegrina aprobó un proyecto de comunicación impulsado por la legisladora de Villa Regina, Silvia Morales, mediante el que se pidió a Vialidad Nacional la reparación en forma urgente del tramo de la Ruta 22 entre Chichinales y Chelforó.

“Es indispensable la reparación del tramo, a partir del kilómetro 1090 hasta el kilómetro 1127, donde existen aproximadamente 40 kilómetros que se encuentran intransitables y en lo que va del año hubo varios accidentes por el deterioro de la cinta asfáltica”, señaló la parlamentaria en el proyecto de comunicación.

El intendente reginense, Marcelo Orazi, también se sumó al pedido a Vialidad Nacional para la reparación del tramo, al remarcar que es la principal vía de comunicación por vía terrestre para el ingreso y salida de Alto Valle.

“Como intendente de Villa Regina le expreso mi preocupación sobre el estado de la Ruta Nacional 22, en el tramo comprendido entre las localidades de Chichinales y Chelforó”, expresó el jefe comunal reginense en una nota dirigida a Gustavo Casas, titular de Vialidad Nacional en Río Negro.


Se proyecta una reparación integral


El jefe del distrito Río Negro de Vialidad Nacional, Gustavo Casas, adelantó que en tres o cuatro meses se iniciarán los trabajos de reparación del tramo de la Ruta Nacional 22 entre Chichinales y Chelforó.

Explicó que la obra se había proyectado para licitar en 2020, pero en diciembre el proyecto cayó por lo que hubo que hacer una nueva presentación de la propuesta. “En este momento ya se presentó el pedido de licitación, por lo que en tres o cuatro meses ya estaremos trabajando sobre este tramo que coincidimos necesita una reparación integral”.

Casas destacó que “en la provincia tenemos varias obras en marcha en la Ruta 22 y en la 23, la reparación de este sector de la Ruta 22 es algo necesario. Lo que se proyecta es una reparación integral, porque hace tiempo que no se ejecutan trabajos para que esté en óptimas condiciones de circulación”.

Señaló que, si bien se habían la ejecución de los trabajos durante el año pasado, para la presentación del nuevo pedido de licitación de la obra se realizó un nuevo relevamiento de las necesidades de obra. “Los trabajos se van a hacer con intervención del distrito Río Negro de Vialidad Nacional, por eso es que estimo que en tres o a más tardar cuatro meses, ya estaremos en marcha con los trabajos necesarios para la reparación de este tramo”, indicó.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Cinco choques, cinco muertes: los peligrosos y olvidados 30 kilómetros de la Ruta 22