Colegios privados en pandemia: la mitad de las familias no paga la cuota

La morosidad en el sistema privado saltó de un 10% inicial a un 50%. En el caso de Río Negro, estas instituciones representan el 20% de la matrícula escolar. Hay planes para retener y clases virtuales que continúan.



Durante los meses de pandemia, sorprendió una fuerte migración de las escuelas privadas a las públicas, que alcanza el 10%.

Durante los meses de pandemia, sorprendió una fuerte migración de las escuelas privadas a las públicas, que alcanza el 10%.

A pocos días de comenzar las clases, la pandemia por coronavirus dejó todo patas para arriba. Los colegios privados de Río Negro tuvieron que buscar la manera de adaptarse y lo hicieron con éxito, pero para algunos, la economía marca desafíos difíciles.

Hoy, la morosidad aumentó de un 10% a un 35 y 50%. Las demoras en los pagos de cuotas se profundizan por la crisis económica y en algunas ciudades, comienza una migración de alumnos del sistema privado al público, factor que estiman, se acentuará en el próximo ciclo lectivo.

Ante esta realidad, los colegios privados buscan contemplar las dificultades económicas que atraviesan las familias, con becas, diferimientos de pagos y descuentos que van del 15 al 35%.

Gabriel Blanco, director de Educación Privada de Río Negro, reconoció que la morosidad es una de las mayores dificultades que tienen las escuelas. “Se nota más en el nivel inicial –en las salas de uno, dos y tres años– donde la merma es importante”, dijo en diálogo con Río Negro.

En Bariloche, las escuelas aranceladas cuentan con una matrícula de 13.000 alumnos.

Asieprine (Asociación de Establecimientos Privados de Río Negro y Neuquén) representa a 19 instituciones de Bariloche, Cipolletti, El Bolsón, Choele Choel y General Roca y su presidente, Alfonso Pérez Ghiglia, advirtió que en marzo no hubo inconvenientes en el pago de las cuotas, en abril la morosidad rondó entre el 10 y el 15% y, poco a poco, se incrementó hasta superar el 50%.

“Mucha gente usó sus reservas para afrontar los primeros meses, pero se complica y no hay una reactivación que haga pensar que esto se revierta”, aseguró.

Teniendo en cuenta los tres niveles educativos (inicial, primario y secundario), Río Negro registra 163 escuelas privadas. Bariloche es una de las ciudades con más colegios, seguida por General Roca, Cipolletti y Villa Regina. La educación privada supera el 20% del sistema educativo en la provincia y del total de instituciones privadas, el 55% recibe subsidios del gobierno provincial.

Durante los cuatro meses de pandemia, la migración de las escuelas privadas a las públicas, alcanzó el 10%. De todos modos, creen que el balance podrá realizarse recién a fin de año.

“Se está presenciando un éxodo pese al trabajo muy fino de las escuelas privadas en el seguimiento y acompañamiento de las familias. Pero en muchos casos, la gente no quiere acumular deuda porque es responsable”, sentenció Pérez Ghiglia.

Según el presidente de Asieprine, la educación de la provincia no estaría en condiciones de soportar una migración masiva del ámbito privado al público. “Esto es un problema provincial. Por eso, insistimos en la falta de ayuda a nivel nacional”, dijo.

Datos

163
colegios privados hay actualmente en la provincia de Río Negro.
De 10 a 50%
aumentó la morosidad en algunos colegios privados de la provincia. Para muchos la situación se vuelve crítica.

En relación al cambio de alumnos de escuelas, Blanco aseguró que “se trabaja mucho para evitar cualquier tipo de colapso. Las reuniones son constantes y tanto la ministra de Educación como la gobernadora están al tanto de la situación”.

Poca ayuda estatal

Del total de colegios que conforman Asieprine, sólo el 25% recibió ayuda del Estado Nacional a través de Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

“La ayuda económica no llegó. Un mes cobramos el ATP, fue un porcentaje de un sueldo del personal, que se volcó a descuentos a los padres. Muy pocas escuelas de la provincia accedieron y los que no cobran las cuotas, tienen serios problemas porque no pueden pagar sueldos”, dijo Casal Eugenia, tesorera, de la Escuela del Valle de General Roca.

En Roca, la Escuela del Valle sostiene que en las condiciones actuales será difícil volver.

En este colegio, sostienen que no tuvieron bajas de alumnos en secundario, solo uno o dos en primaria pero en sala de 2, 3 y 4 al no ser obligatorio, hubo más chicos que abandonaron.

En el colegio Primo Capraro de Bariloche, que cuenta con 800 alumnos, la morosidad rasguña el 25%. “Vamos tramitando el ATP mes a mes pero hasta ahora, no hemos conseguido ayuda porque al tener 140 empleados, hay más requisitos”, esgrimió el administrador del colegio alemán, Ariel Gomis, resaltó que las bajas “no fueron masivas”.

Del mismo modo, solo un mes, la Dante Alighieri de Bariloche recibió el ATP que decidieron transferir a las cuotas de los padres. “Hubo mucha gente que se gastó ahorros y luego, dejó de pagar. Gente que creyó que esto se resolvía en septiembre y habrá que convivir con esto hasta diciembre”, subrayó Adriana Varela, gerenta del Instituto.

Por su parte, Blanco destacó que el Ministerio de Educación de Río Negro acompañó a los colegios en la solicitud del programa ATP de Nación para buscar mecanismos de apoyo. Pero, Pérez Ghiglia, cuestionó que hay escuelas privadas que además de recibir aportes del estado provincial también fueron incorporadas a la ayuda nacional.

El Instituto Primo Capraro de Bariloche, cuenta con 800 alumnos y una morosidad del 25%.

“Muchas escuelas que solo se sostienen con lo que pagan los padres no han recibido ayuda. Pareciera que hay inequidad en la asignación de esta ayuda nacional. Han pedido ATP y algunas lo recibieron, pero muchas otras no”, detalló y agregó: “No sé si alguna institución termine cerrando de no mediar alguna ayuda”.

Entre volver y no volver

La situación de cada escuela difiere en cada ciudad. Hay lugares en los que el virus está controlado y ciudades como Bariloche o General Roca, en las que los casos no paran de crecer. Por eso, cuando se habla de la vuelta al aula, la interpretación difiere para unos y otros.

“Podemos aunar criterios para comenzar, pero con las escuelas de cada localidad. Si el gobierno dice volvemos, tenemos que volver. Acá en Roca está complicado, la fecha de septiembre, creo que se dilatará”, dijo Norma Castello representante legal de la Fundación Escuela del Valle.

Por otro lado, sostienen que no será fácil aplicar los protocolos. "Hoy tenemos que proyectarnos y reforzar la virtualidad. La educación privada absorbe muchos alumnos en todo el país, y cuando se analiza la inversión para los protocolos y las medidas, lo que se pide, es que también se tenga en cuenta a los privados”, concluyó Norma Castello.

Realidades diversas pero con un mismo compromiso

Al principio, las escuelas privadas pasaron un duro momento que empeoró o mejoró, de acuerdo a las características de las ciudades, pero en todas de trabajó para dar la mejor educación en el contexto de la virtualidad, y lo lograron. A través de evaluaciones, vienen comprobando que hay aprendizaje.

En Bariloche, las escuelas aranceladas cuentan con una matrícula de 13.000 alumnos. “La situación de los colegios privados se profundiza por el parate del turismo y la incidencia que tiene. Muchos docentes trabajan en estas escuelas que hoy, se están quedando sin fondos por la crisis”, dijo Pérez Ghiglia de Asieprine.

Adriana Varela, gerenta del Instituto Dante Alighieri, describió en la mayoría de los casos, uno de los dos integrantes de cada familia sufre “serios problemas en su nivel de ingresos”. “Los padres que trabajan en relación directa con el turismo han tenido quitas acordadas en sus sueldos y muchos comerciantes han sufrido una pausa importante”.

En Alto Valle, las bajas de alumnos no son importantes, aunque sí hay demoras. En la Escuela del Valle de General Roca, sostienen que para no perder alumnos, tratan de entender las situaciones. No cobran interés, o si saben que una familia se le redujeron los ingresos se hacen descuentos. No hay casos de especulación y ya están haciendo inscripciones para el año próximo.

En Viedma algunos establecimientos de gestión privada, sostienen que el problema de aporte es de padres que se dedicaban al comercio, pero en general, no hay grandes bajas.

El Instituto Modelo es un establecimiento público de gestión privada con 157 alumnos en el secundario. Su directora Nadia Mikitiuk indicó que “Nos estábamos acostumbrando a la forma virtual. En general, las familias acompañaron”.

La directora señaló que tienen pedidos de pase para ingresar a ese establecimiento desde otros colegios que pertenecen a la Escuela Secundaria Río Negro (ESRN).


Comentarios


Colegios privados en pandemia: la mitad de las familias no paga la cuota