Comerciantes controlan a sus clientes en Neuquén para evitar cierres

"Si bien la gente se relaja, tratamos de hacer cumplir los controles a rajatabla", dice un grupo de comerciantes, preocupados por no volver a las fases más restrictivas.

Juan Carlos Martínez, dueño de un local gastronómico y delivery de comidas

Juan Carlos Martínez, dueño de un local gastronómico y delivery de comidas

Mientras la cámara de Gastronómicos solicitó un mayor horario de apertura a la comuna, los dueños de comercios aseguran que son los que ejercen el poder de policía en sus propios locales.

"Nosotros pedimos la intervención de la municipalidad cuando se ve que no cumplen, porque no queremos una marcha atrás, no podemos vivir en cuarentena eternamente", indicó Juan Carlos Martínez, dueño de una parrilla en Neuquén y de un servicio de entrega de comidas.

Martínez integra un grupo de comerciantes (más de 100) que por la red whatsapp, se comunican las novedades y comparten situaciones comunes en este tiempo de pandemia.

La nota de RÍO NEGRO sobre el relajamiento de los controles y el cumplimiento dispar de los clientes en las salidas, provocó inquietud entre sus integrantes, sostuvo. Con ese disparador, hubo un debate en el que se concluyó, según dijo, que los dueños "somos los que hacemos respetar los protocolos a nuestros clientes y empleados; no pasa por si está la municipalidad. Es un tema que nos compete a los propietarios personalmente; esto no es un viva la pepa".

Martínez mostró la preocupación del sector por un regreso a "foja cero" y perder las reaperturas que se habilitaron, sucesivamente y por etapas, desde fines de abril y mayo en adelante.

Si bien Martínez puso énfasis en destacar la responsabilidad de los propietarios de aplicar los protocolos de distanciamiento y prevención en cada comercio para evitar contagios durante la atención del servicio "hay cosas que hacer cada uno y personalmente, se vienen los días lindos y tenemos esta postura de que se resguarden todos los protocolos para mantener lo que tenemos".

La preocupación de Martínez está directamente relacionada con la franja de incumplidores de los protocolos: personas de 30 a 45 años, según la detección en la calle del personal de inspección de la comuna. La perspectiva de los equipos de ciudadanía, coincide con los reportes de Salud: el promedio de contagios del total de las personas afectada por la pandemia es de 39,5 años.

Aunque la cámara de Gastronómicos y Hotoleros solicitó un horario mayor al de las 22 para la permanencia de los clientes en bares y restaurantes, los contagios no frenan y la atención de la pandemia es sanitariamente complicada con las salas de terapia intensiva colmadas.

Anoche el último parte del comité de emergencias dio cuenta de la realidad sanitaria en la ciudad: las camas de terapia intensiva están ocupadas casi en su totalidad y, en la provincia, se sumaron otras 400 personas con resultados positivos para coronavirus.

El único centro COVID con camas disponibles es el de San Martín de los Andes y en el Castro Rendón, hay personas en la guardia a la espera de contar con un espacio en terapia intensiva.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Comerciantes controlan a sus clientes en Neuquén para evitar cierres