Comisión de la Verdad revela los crímenes de la dictadura brasileña

Contabilizaron 434 muertos o desaparecidos, además de torturas. Piden anular amnistía a responsables.

#

La presidenta Rousseff, víctima del régimen, recibió emocionada el informe.

AP

BRASILIA.- Casi 30 años después de la caída de la dictadura en Brasil (1964-1985), la Comisión de la Verdad entregó su informe final a una conmovida presidenta Dilma Rousseff, víctima del régimen, en el que describió torturas y pidió anular la amnistía a los violadores de derechos humanos. En dos años y siete meses de trabajo, la comisión (CNV) registró 434 muertos o desaparecidos comprobados, víctimas políticas directas durante los denominados “años de plomo”, y se identificaron 230 locales en todo Brasil donde se perpetraban violaciones a los derechos humanos. Estas violaciones, perpetradas en su mayoría por el temido órgano de inteligencia y represión (DOI-CODI), comprendían la prisión o detención ilegal arbitraria; la tortura; la ejecución sumaria, arbitraria o extrajudicial y otras muertes imputadas al Estado; y la desaparición forzada, que incluye el ocultamiento del cadáver. Para la comisión quedó ampliamente demostrado que las “graves violaciones” de derechos humanos perpetradas durante 21 años fueron una “política de Estado”, rechazando la explicación de las Fuerzas Armadas de que fueron hechos aislados o excesos. “Respetamos y reverenciamos a todos quienes lucharon por la democracia”, dijo por su parte la presidenta. La comisión fue creada en 2011 por la propia Rousseff, una exguerrillera que estuvo presa y fue torturada por el régimen militar y cuyo testimonio ha sido recogido por este grupo de trabajo, al igual que el de sus colegas Luiz Inácio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, en calidad de víctimas de la dictadura. Brasil no ha juzgado a los represores de la dictadura por una ley de 1979, ratificada en 2010, que amnistió a policías y militares que violaron los derechos humanos. De acuerdo con la comisión, 377 agentes del Estado son responsables de graves violaciones a los derechos humanos, ya sea desde el plano político e institucional como por autoría directa. Según la organización Human Rights Watch (HRW), unos 200 estarían aún vivos. El informe identifica a ocho militares que ejercieron como presidentes durante la dictadura -todos ya fallecidos- desde Humberto de Alencar Castelo Branco (1964-1967) hasta Joao Baptista de Oliveira Figueiredo (1979-1985). También se mencionan a exministros y altos jefes militares. Incluye testimonios de violaciones, golpes, mutilaciones, así como choques eléctricos en órganos sexuales. “Además de los choques eléctricos en la vagina, en el ano, en los senos, me obligaron a bailar desnuda para los policías”, contó Márcia Bassetto Paes, detenida en 1977. El grupo de trabajo aseguró que también hubo graves violaciones de los derechos humanos contra niños, campesinos e indígenas. (AFP)


Comentarios


Comisión de la Verdad revela los crímenes de la dictadura brasileña