Como impactarán las elecciones en el mercado financiero

Las acciones de empresas argentinas registraron subas en dólares superiores al 60% en las últimas semana. ¿Qué señal es esa para la Argentina? ¿La euforia llegará a la economía real? ¿Qué espera el mercado a partir del lunes? Los escenarios que se plantean.





Desde principios de agosto que inversores de Estados Unidos están comprando acciones argentinas.

Los mercados siempre anticipan escenarios. Son fotos de un determinado momento que reflejan expectativas de corto y mediano plazo trazadas, por lo general, por los grandes inversores.

Los movimientos que se observaron en estas últimas semanas en el mercado financiero argentino dan cuenta de un posible cambio de tendencia en las inversiones de cara al resultado de las elecciones del domingo.

Las acciones de empresas locales en la plaza de Nueva York mostraron subas de más del 60% en dólares. Masivamente los papeles locales reflejaron importantes saltos. Tomando tres actividades clave para la economía argentina como es la financiera, representada en la gráfica en las acciones del Grupo Galicia; la construcción, en los papeles de la firma Loma Negra; y la energética, referenciada en la empresa Edenor, las tres se mostraron fuertemente demandadas durante agosto y lo que va de septiembre.  


¿A qué se debe esta euforia bursátil?, ¿Se puede trasladar este optimismo a la economía real?, ¿Cómo afecta al ciudadano de a pie?, ¿Qué impacto tiene en el dólar? Todas preguntas que seguramente se dilucidarán con mucha más claridad a partir del lunes, cuando abran los mercados tras los comicios.

Para la mayor parte de los analistas existen tres escenarios posibles poselectorales: el primero es aquel que refleje un amplio triunfo del oficialismo; un segundo en el que la oposición emerja liderando el voto; y una tercera opción en la que la dispersión del electorado rompa la polaridad sin tendencias claras y todos -irónicamente- se sientan ganadores de cara a las legislativas de septiembre. Mientras tanto los grandes fondos de inversión ya están jugando sus fichas anticipando lo que puede venir.

-Claro triunfo electoral del Gobierno. Es posible que las acciones vuelvan a reacomodarse a la baja y encuentren un nuevo piso teniendo en cuenta que, al contar a partir de fin de año con una posible mayoría en el Congreso, el oficialismo avanzaría con nuevas medidas de controles sobre los mercados, generándose más dudas que certezas entre los inversores. Frente a este escenario, no hay que descartar una ola vendedora que reacomode los precios de las acciones en el mercado y se profundice la tensión cambiaria hasta, por lo menos, septiembre teniendo en cuenta la restricción de dólares existente.

-La oposición gana en Provincias clave y a nivel país. Todo indica que, en este escenario, el rally alcista que registraron las acciones se mantendría. No hay que dejar de mencionar que hoy el valor bursátil de las empresas argentinas está muy bajo. Los papeles de muchas de ellas están a precio de remate, por lo tanto, hay inversores que hoy ingresan al mercado mirando costos de oportunidad que no se encuentran en otras plazas del mundo. Si tomamos la acción de Edenor, por dar un ejemplo cualquiera, desde sus máximos en diciembre de 2017 (61 dólares) hasta principios de este año (3,5 dólares) perdió el 95% de su valor. En lo que va de 2021 creció más del 80% cerrando ayer en 6,9 dólares. Es decir que todavía tiene mucho recorrido por delante como para acercarse a los máximos de 2017. La mayor parte de las acciones locales tienen números relativos similares (ver infogramas adjuntos). Se especula, por otra parte, que el tipo de cambio seguiría bajo presión por la distorsión de precios relativos existente y a la espera de alguna señal del Gobierno en materia cambiaria.

-Sin tendencias definidas tras la votación. En este contexto, las compras seguramente en el mercado bursátil serían selectivas pero el clima volvería a su apatía tradicional, como ocurrió ya en los últimos años. Los operadores evaluarían en este escenario compras de oportunidad ligadas a ciertas empresas energéticas, alimenticias o aquellas relacionadas a la construcción. En este contexto de poco cambio, la divisa norteamericana mantendría las conductas erráticas de los últimos meses.

Datos clave I

1000%
es lo que debería crecer, en dólares, la acción de Edenor para lograr ubicarse es sus máximos de 2017.
45%
fue el salto promedio que registraron las acciones argentinas en Nueva York en los últimos 40 días.

Economía real


¿Qué impacto pueden tener los distintos resultados de las elecciones sobre la economía real? En forma inmediata, el impacto será poco significativo, independientemente de quien gane o pierda. Obviamente siempre es positivo para un país que exista cierta -y criteriosa- euforia bursátil. Esto significa -dejando de lado el análisis de las causas- que a los fondos globales o locales les interesa invertir en las empresas del país.

Pero, para que las inversiones financieras lleguen a la economía real, se necesita algo de tiempo. Es por ello por lo que estas expectativas se apuntalan para el mediano plazo. El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la puesta en marcha del plan económico que de allí surja, la posibilidad de comenzar a recomponer los salarios de los trabajadores y, tal vez lo más importante, los mecanismos para alentar la llegada de inversiones productivas al país permitiendo hacer sostenible un crecimiento de largo plazo, son tan solo algunas de las variables que marcarán el ritmo de las expectativas del mercado.   

Este esquema -tan simple para muchos países, pero tan complejo de aplicar en la Argentina- es clave para que los activos financieros terminen por apalancar el desarrollo productivo del país y lograr que esto se traslade de lleno sobre la economía real.

Los duros indicadores sociales que registra el país dan cuenta de que es impostergable generar de un círculo virtuoso económico durante el próximo período de Gobierno, gane quien gane en las elecciones.


Qué se puede esperar del dólar a partir del lunes: a $ 188 ¿es barato o caro?


El Gobierno está volcando toda su artillería para que los dólares paralelo y financieros no se disparen antes de las elecciones. En principio el objetivo se está logrando, aunque con una sangría importante de reservas del Banco Central.

Pero, que es lo que hay que esperar a partir del lunes. Si existe una variable que es sensible a los vaivenes de la política, esa es el dólar. La mayor parte de los analistas consultados aseguran que solo un importante triunfo del oficialismo podría calmar las tensiones de en el mercado cambiario. Pero esta se daría no por una cuestión de confianza, sino porque un ante la presencia de un Gobierno fortalecido, el mercado prevé que utilizará todas las herramientas para pulverizar cualquier atisbo de corrida cambiaria a dos años de las presidenciales.

El ministro de Economía Martín Guzmán está usando toda su artillería para mantener tranquila la plaza financiera.

Lo que se pregunta hoy el ahorrista es si el dólar esta barato o caro para usarlo como moneda de ahorro de mediano y largo plazo. Por supuesto que si uno analiza la evolución que tuvo la divisa oficial (hoy en torno a los 100 tipo vendedor), claramente el billete está casi regalado. De ahí que los importadores le están sacado todos los dólares baratos al Banco Central adelantando sus compras y los exportadores están sentados sobre sus divisas a la espera de una mejora. La bicicleta financiera a través del comercio exterior está hoy en su máximo esplendor, garantizada por una brecha arriba del 90%

Estas conductas son las que están reflejando desequilibrios dentro de un mercado cambiario muy escaso de divisas.

Pero aquellos asalariados que tienen alguna capacidad de ahorro, los ciudadanos de a pie, no puede acceder a este valor del dólar. Tienen que adquirir el dólar ahorro, a través de los bancos, que hoy se ubica en 175 pero que también es muy difícil de conseguir y alguno d ellos financieros sobre los que no tienen mucho conocimiento. El camino que les queda es el mercado ilegal, en el que el dólar se vende en 188 pesos. ¿Es caro o barato comprar a este precio? Si uno lo mira respecto de ese pico de 195 pesos de octubre del año pasado computando la inflación oficial, hoy el dólar sería de 270 pesos y estamos lejos de eso. Acercarse a los números del récord anterior es un factor psicológico, que puede o no darse en función del resultado que tengan las elecciones.

Datos clave II

188
es el valor que registró el dólar paralelo, medido en pesos, al cierre del mercado financiero de ayer.
195
fue lo que llegó a tocar la divisa, en pesos, en octubre de 2020. Quien apostó en ese momento al dólar, perdió.

Es comprensible que el dólar se vaya ajustando con la inflación, aunque la mayor parte de los analistas señalan que 188 pesos no es un valor barato para salir a comprar. Pero estamos en la Argentina, don de los ánimos y las expectativas cambian en solo 24 horas. Eso también hay que tenerlo en cuenta. “Lo que hoy nos parece caro, mañana ya nos resulta barato, así es la psicología del argentino en su relación con la evolución de la divisa”, ironizó uno de los analistas consultados.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Como impactarán las elecciones en el mercado financiero