Conflicto en un hogar de Neuquén donde hay niños institucionalizados

Tienen entre 7 y 8 años. La mayoría lleva mucho tiempo bajo la tutela de la justicia sin respuesta a su caso.



Las familias solidarias albergan bebés, niños y jóvenes de forma transitoria. (Gentileza).-

Las familias solidarias albergan bebés, niños y jóvenes de forma transitoria. (Gentileza).-

Un grupo de niños internado en un hogar “tuvo un berrinche”, según las palabras de una fuente oficial, porque sus padres no fueron a visitarlos el domingo a la tarde. Desde la defensoría de los Derechos del Niño en tanto, se indicó que el disturbio “se habría generado por inconvenientes con los vecinos” e intervino para solucionarlo el ministerio de Desarrollo Social.

Tienen apenas entre 7 y 8 años, llevan mucho tiempo institucionalizados y quieren volver a sus casas pero no hay un dictamen que lo aconseje.

Ocurrió en la casa de admisión del barrio La Sirena y se prolongó hasta las 23. En determinado momento siete niños se subieron a los techos, por lo que los vecinos se enteraron del conflicto. Algunas fotos y videos circularon en las redes.

Río Negro informó en reiteradas oportunidades sobre la cantidad de tiempo que pasan los niños en instituciones, cuando el Estado los retira de sus familias de origen porque son objeto de maltrato o porque sus padres no pueden hacerse cargo.

Hoy muy pocas fuentes judiciales y del gobierno provincial aceptaron hablar sobre el incidente del domingo a la noche; invocaron que debían preservar la intimidad de los niños.

Sin vulnerar esas garantías, se puede decir que fue un hecho público, intervino la policía y además comenzaron a circular noticias falsas que ninguna fuente se preocupó por cortar con una versión oficial.

Informe de la Defensoría

La defensora de los Derechos del Niño, Mónica Palomba, dijo que se enteró del episodio a las 22 por un llamado de guardia de las directoras provinciales de niñez Mariela Tarifeño, Gabriela Gasset y la subsecretaria Emilce Troncoso.

“Me informaron que los niños estaban en el techo, que el disturbio se habría generado por inconvenientes con los vecinos”, indicó.

Fue hasta el lugar y dialogó con una de las niñas. Los niños “estaban muy angustiados, enojados. Se dialogó con ellos por parte de las autoridades de Ministerio de Desarrollo Social y se estabilizó la situación”.

Palomba agregó que a raíz de los disturbios con los vecinos y a de acuerdo a lo informado por las autoridades de Desarrollo Social, “solicité un informe urgente, con datos precisos de los hechos que habrían acontecido para iniciar acciones legales para la protección de los niños, y niñas del hogar”.

La versión del gobierno

Una funcionaria de gobierno que pidió reserva de su nombre dijo que el incidente comenzó porque los padres de algunos de los niños faltaron a la visita que tenían pactada. "Los chicos reaccionaron como pudieron, como les salió", indicó.

También se supo que un niño que estaba en la pileta del hogar recibió un piedrazo en la cabeza, al parecer arrojado por un vecino o una vecina. Se hizo una denuncia penal y se investiga el hecho.

El incidente recién se superó alrededor de las 23, cuando una vecina invitó a los niños a su casa donde los convidó con panchos y helado.

Diferentes roles

La defectuosa falta de coordinación entre equipos del Gobierno y del Poder Judicial motiva que niños y niñas lleguen a pasar años en hogares de menores, mientras los funcionarios responsables cruzan responsabilidades.

La defensora Palomba explicó que el trabajo se coordina con la subsecretaria de Familia, Niñez y Adolescencia, y con el Juzgado de Familia.

"El rol de la Defensoría de los Derechos del Niño consiste en peticionar al Juzgado de Familia una medida de protección excepcional, con un plazo establecido por el Código Civil, con prórrogas sólo en casos especiales”, señaló.

Luego, “se inicia por parte del hogar un abordaje de la situación del grupo familiar, a los fines de que los progenitores reviertan las causas que dan origen a la medida”.

Los caminos que se abren son múltiples: el niño o niña puede volver a la familia de origen, o con su familia extensa, o ser incluido en el registro de adopción.


Comentarios


Conflicto en un hogar de Neuquén donde hay niños institucionalizados