Consenso entre legisladores de la zona sobre el destino de las represas

Diputados de Río Negro y Neuquén compartieron un proyecto para que el control de las hidroeléctricas pase a manos de las provincias. Plantean que Nación no extienda los contratos de concesión que vencen a partir del 2023.




Desde Río Negro y Neuquén se busca controlar el uso y destino de las represas luego de la finalización de las actuales concesiones.

Desde Río Negro y Neuquén se busca controlar el uso y destino de las represas luego de la finalización de las actuales concesiones.

Si bien faltan aún más de dos años para que las concesiones de las represas hidroeléctricas de la región comiencen a vencer, desde las legislaturas de Río Negro y Neuquén ya se comenzó a abordar el tema y hay principios de acuerdos entre diputados a ambos lados de los ríos para que el manejo de las represas quede en manos de ambas provincias.

“El punto acá es que hay mucho para hacer antes del vencimiento, muchos informes, muchas auditorías para estar preparados, porque si esperamos va a ser tarde”, aseguró el legislador neuquino por Juntos por el Cambio, César Gass.

Es que desde Nación ya hay iniciativas para extender los contratos de concesión, dejando fuera de la escena a las provincias.

El diputado presentó la semana pasada un nuevo proyecto de resolución que precisa en su articulado que se exhorar a Nación a “no prorrogar las concesiones otorgadas -mediante Decreto 287/93- de las represas hidroeléctricas de la Región del Comahue” y a que se transfieran a las provincias involucradas los mecanismo de gestión, administración y ejecución presupuestaria de los recursos hídricos en virtud del artículo 124 in fine de la Constitución Nacional”.

La semana pasada Río Negro indicó que Gass se había manifestado a favor de que las concesiones permanezcan bajo la órbita del gobierno nacional, cuando en realidad se trató de una mala interpretación.

La nueva propuesta del legislador fue compartida hacia el otro lado de los ríos, al diputado por Juntos Somos Río Negro, Sebastián Caldiero. “La idea es que se presente el mismo proyecto en la Legislatura de Río Negro”, indicó Gass y remarcó que “también se va a presentar un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación pero como proyecto de ley”.

El proyecto de Juntos por el Cambio ya tiene estado parlamentario e ingresó a comisiones, peor según detalló Gass “estoy tratando que desde la Legislatura salga la contratación de los estudios previos que hay que hacer”. Y detalló que “hay que auditar las represas, ver las inversiones que faltan, mantenimientos, es una cosa integral que hay que abordar y que para el año que viene tiene que estar todo estudiado, con cada represa”.

La llegada de la finalización de los contratos de concesiones de las seis represas de la zona genera un abanico de propuestas.

Gass por ejemplo recordó que “jamás se hicieron las irrigaciones de las miles de hectáreas que tenían que hacer estas represas”. Mientras que el presidente de la Cooperativa CALF, Carlos Ciapponi, detalló que trabaja en una propuesta para resguardar los intereses locales que será elevada a Nación para su tratamiento.

Una de las alternativas del planteo de Ciapponi es crear un órgano de control mixto, dentro del cual podría estar la cooperativa CALF, para el manejo de las represas o bien como integrante de los nuevos paquetes accionarios. Aunque antes de definir cómo será esa continuidad, Ciapponi advirtió que deberán realizarse múltiples estudios.

Ciapponi recordó proyectos que quedaron truncos como el de la Tarifa Comahue, un valor reducido especial para la zona en función de la generación. Una iniciativa que también Gass apuntó a que podría reflotarse, con el objetivo de atraer a industrias electrointesivas a la zona, en donde actualmente no vienen por la paradoja que implica que a pocos metros de las grandes generadoras de energía del Comahue, las tarifas eléctricas sean más caras que en Buenos Aires.


Comentarios


Consenso entre legisladores de la zona sobre el destino de las represas