Construyen la red de gas, una obra soñada por los 80 vecinos de Aguada Cecilio

El pasaje tiene 110 años. Los vecinos esperaban desde décadas la llegada de la red de gas. Hoy celebran este importante avance.





La habitual tranquilidad de Aguada Cecilio se ve alterada por las maquinas viales realizando zanjeos, y operarios trasladando grandes rollos de manguera amarilla para ubicarlos en cada esquina.

Operarios y maquinarias de la empresa Chimen Aike avanzan con la obra en una de las calles principales del paraje.

Cumpliendo el protocolo correspondiente por la pandemia COVID-19, inspectores de la empresa Chimen Aike y de Camuzzi Gas del Sur recorren el lugar y verifican los trabajos ante la sorpresa y alegría en los pobladores.

El miércoles se inició la red domiciliaria de gas, una obra largamente esperada por las familias de este pequeño poblado ubicado a unos 35 kilómetros al este de Valcheta y a 75 al oeste de San Antonio.

Si todo anda bien, en cuatro meses, los 80 pobladores de este lugar, disfrutarán de este vital servicio.

“Lo estábamos esperando desde hace muchos años. Es una obra soñada, que nos va a cambiar la vida... El invierno en esta zona es muy duro” afirma Said Saied (75), quien llegó al paraje hace 70 años, junto a su familia.

"Es una obra soñada, nos va a cambiar la vida", afirma Said Saied.

Desde hace varias décadas es propietario de uno de los principales comercios de lugar y fue uno de los impulsores para que se incluya la red de gas de Aguada Cecilio, como obra anexa, al Gasoducto de la Región Sur que financia la provincia a través del Plan Castello.

El hombre resalta el “avance” que significa la obra para un pueblo que en las últimas décadas ha tenido un marcado retroceso, con la privatización del ferrocarril, el cierre de la Mina Gonzalito y la crisis del sector ganadero. “La mayoría de los habitantes son empleados públicos, jubilados o pensionados. Quedan pocos campesinos. La ganadería está en crisis desde hace varios años. Muchos campos están vacíos por la sequía que empezó a partir del 2006, el zorro, el puma, el jabalí... especies que han avanzado mucho. Nosotros, a pesar de todo, seguimos subsistiendo” agrega.

Don Said Saied fue uno de los impulsores de la obra.

Su comercio se ubica justo frente a la vieja estación ferroviaria, edificio que data de principios del siglo pasado, levantado unos años después que se construyera el tendido férreo en 1910.

Alguna vez este lugar concentró el mayor movimiento del pueblo. El paso de los trenes y la cantidad de trabajadores ferroviarios le daban mucha vida.

La Sala de Primeros Auxilios, una de las primeras instituciones que tendrá gas.

Hoy, en sus inmediaciones, los pocos niños del lugar armaron una “canchita” y allí pasan largas horas jugando a la pelota con viento, con sol, lluvia o frío. Más aún en está época donde no hay clases. Si bien internet es libre, la mayoría de los niño no cuenta con recursos para poder acceder a ella. La comunicación hacia el exterior es a través del WhatsApp.

Unas pocas viviendas cuentan con televisión satelital. Otras puede ver, con dificultades, por aire el canal provincial. “Después de la última tormenta que tuvimos, empezó a verse mal. A veces se corta” afirman los vecinos.

Los trabajos se iniciaron el pasado miércoles y tendrán 4 meses de ejecución.

Las máquinas avanzan con el zanjeo en zona norte del pueblo, en cercanías de las vías del ferrocarril. Allí, se refleja en plenitud el agreste paisaje decorado por curtidas flores que nacen donde el agua es escasa.

Algunos vecinos siguen con curiosidad y asombro los trabajos y dialogan con los operarios, casi sin poder creer lo que ven.

Carlos Cañumil sigue atentamente el avance de la obra y se muestra dispuesto a colaborar "en lo que sea" con los operarios que la construyen.

“Esto que están haciendo es algo impensado. Nunca hubiéramos pensado que iba a llegar la red de gas. Si bien hace cuatro años, el gobierno nos puso una chanchita, es muy limitado el uso le damos. Tener la red de gas es una ventaja muy, vamos a poder tener más calefección en nuestras viviendas, poner un termotanque para el agua caliente... nos va a mejorar la vida. Estoy muy contento” afirma Carlos Cañumil, quien trabaja el área de Servicios Generales, en Educación.

Aguada Cecilio se ubica a unos 35 kilómetros al este de Valcheta.

Los vecinos ven como, en esta oportunidad, se les hace realidad el sueño del gas. El mismo que tenían a principios de la década del 90, cuando se construyó el Gasoducto San Martín y los caños llegaron a Valcheta, pero esquivaron a Aguada Cecilio por la “baja densidad poblacional”.

La obra de gas, llega ciento diez años después de la fundación del paraje.

La obra de gas, beneficiará a 36 usuarios, incluyendo viviendas particulares y edificio públicos. Durante cuatro meses, se construirán 2.400 metros de red y una Estación Reguladora de Presión, con un presupuesto de 36 millones de pesos. Además generó cuatro puestos de trabajo que con ocupados por vecinos del paraje.

“También queremos mejorar el sistema de agua potable”

La llegada del gas significa un adelanto importante para los 80 habitantes de Aguada Cecilio. Pero saben que además necesitan mejorar otros servicios para poder vivir dignamente y evitar el éxodo.

El agua potable es una necesidad imperiosa que tienen. En la zona el líquido es salobre y deben transportar agua dulce desde Valcheta. Cada 40 días un camión lleva unos 20.000 litros de agua potable que los vecinos racionan y usan para cocinar y beber..

"El agua potable, es otro servicio que necesitamos imperiosamente" afirma la comisionada de fomento, Carina Pil.

“El problema del agua nos preocupa mucho, porque cada vez se agrava más. Acá tenemos agua salada, por eso prácticamente no hay plantas y la zona es tan agreste” afirma la comisionada de fomento, Carina Pil.

La mujer detalló que la mayoría de la población es gente adulta. “Tenemos unos 15 niños en la escuela primaria y 8 en el CEM Virtual. Hace doce años cerraron la residencia escolar. Tenemos que cuidar lo más preciado que tenemos que es la escuela, institución que le da vida al lugar. Por eso necesitan contar con mejores servicios para que la gente nos vaya” agregó.

El paraje tiene una gran dependencia de Valcheta. En los últimos años muchos vecinos, sobre todo los jóvenes, han emigrado hacía esa localidad en busca de mejores condiciones de vida.

“El gas nos va a cambiar la vida. Es algo impensado”

Carlos Cañumil

“Hace 70 años que llegue a este lugar. Nunca pensé que iba a llegar la red de gas”.

Said Saied

80

Son los pobladores de Aguada Cecilio

36

Serán las conexiones que se construirán, entre viviendas particulares e instituciones pública.

36 millones de pesos demandará la obra que ejecuta el gobierno provincial.


Comentarios


Construyen la red de gas, una obra soñada por los 80 vecinos de Aguada Cecilio