Coronavirus: Bariloche registra un promedio de 560 casos semanales

El Centro de Estudios Patagonia alertó sobre el crecimiento sostenido de casos desde el 5 de octubre en la ciudad cordillerana.

Bariloche pasó de 230 casos semanales a 560 en un mes y medio. Foto: archivo

Bariloche pasó de 230 casos semanales a 560 en un mes y medio. Foto: archivo

Un grupo de científicos nucleados en el Centro de Estudios Patagonia advirtieron sobre un crecimiento sostenido de casos diarios de coronavirus en Bariloche desde el 5 de octubre, en contraposición a la baja a nivel provincial.

Cada noche, el grupo analiza las estadísticas de acuerdo a la información que provee el Ministerio de Salud de Río Negro. Calculan la “media promedio” cada siete días.

En la semana del 5 de octubre, Bariloche registraba un promedio de 35 casos por día; es decir unos 230 semanales. Hacia el 20 de octubre, esa cifra subió a los 55 casos diarios y 385, semanales. Ahora, es de 80 por día y 560 semanales.

Pasamos de 230 casos a 560 semanales en solo un mes y medio. A nivel provincial, en cambio, los casos bajan en todos lados. En Bariloche, vemos un crecimiento que no es exponencial –no es que se duplica- pero hay un incremento sostenido y todas las semanas hay más casos que la semana anterior”, resumió Alberto Baruj, investigador científico del Conicet y de la Comisión Nacional de Energía Atómica (Cnea).

Cuando se le consulta sobre el incremento en Bariloche, afirma: “Una de las cosas que aprendimos es que son fenómenos complejos que obedecen a varias causas. La principal es el aumento en la movilidad de las personas. Gente que se estaba cuidando comienza a salir y se expone al contagio”.

Consideró también que “el sistema sanitario se encuentra muy estresado. Esto se traduce en que no es efectiva la detección y el seguimiento de los contactos cercanos de la gente que se contagia”.

Baruj insistió en que “cuando las cosas se comunican bien y el mensaje es claro, la gente colabora porque nadie quiere contagiarse. Es una opinión personal”. Puso como ejemplo, declaraciones de autoridades que piden que la gente se cuide pero paralelamente, abren nuevas actividades, como las reuniones en los templos o ampliar el horario de los locales gastronómicos.

“El problema es el mensaje: decir al mismo tiempo que estamos mal que se incrementan las habilitaciones para la circulación. Habilitaron la experiencia turística a partir del 20 de octubre cuando ya llevábamos dos semanas de crecimiento sostenido”, planteó Baruj.

Y añadió: “Una semana más tarde, la gobernadora daba como exitosa la prueba piloto sin explicar por qué. No sé qué parámetro usó para decir que fue exitosa. El problema no fue la llegada del turismo porque vino poca gente. Pero aumentó la circulación”.

Consideró además que “está claro que la gente tiene que volver a trabajar pero sin un mensaje claro y estricto de cómo se vuelve, el resultado es el que estamos viendo”.

Baruj también se refirió al alto nivel de ocupación de camas de terapia intensiva en Bariloche en las últimas semanas. “Cuando aumenta el número de casos, es casi una cuestión matemáticas: el 5% de las personas a quienes se le detecta la enfermedad termina en camas de cuidados intensivos. Y una vez que una persona ingresa  a terapia, el tiempo es prolongado sea cual sea el desenlace”.

Respecto al refuerzo con diez camas de terapia intensiva a Bariloche por parte del Ministerio de Salud de Río Negro, dijo “probablemente descomprima parte del sistema pero tampoco hay disponibilidad de espacio ni de equipos médicos para seguir poniendo camas de refuerzo”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Coronavirus: Bariloche registra un promedio de 560 casos semanales