La madre de la ministra Acuña también habla de adoctrinamiento en las aulas

Stella Robato vive en Bariloche, donde se jubiló como profesora.

Soledad Acuña, ministra de Educación porteña, en el centro de la polémica. Foto: Télam

Soledad Acuña, ministra de Educación porteña, en el centro de la polémica. Foto: Télam

Stella Robato es profesora de Historia y dio clases en el Instituto de Formación Docente de Bariloche. Es también la madre de la ministra de Educación de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña. Igual que su hija, sostiene que "en los últimos años algunos docentes han utilizado la cátedra para volcar su ideología".

Acuña se crió en Bariloche. Fue a la primaria a la escuela 71 y luego al colegio privado Vuriloche, del que su madre fue integrante del grupo fundador. La secundaria la cursó en el colegio alemán Primo Capraro, donde Robato también fue docente.

RÍO NEGRO habló con Robato, que sigue viviendo en Bariloche, sobre la polémica que se generó en torno de las declaraciones de su hija sobre el origen y formación de los docentes, y sobre los contenidos que se vuelcan en las aulas.

"Estoy convencida de que la enorme mayoría entendemos la docencia como un lugar donde enseñamos a pensar y no a decirles a los chicos los que tienen que pensar; pero también sabemos que hay un grupo, que no es mayoritario, que entiende el aula como un espacio de militancia, y vamos a trabajar para que esto no sea así", dijo la semana pasada Acuña.

La madre de la ministra dijo que "un buen docente debe ayudar a sus alumnos a pensar, con libertad, a que abran sus alas para crecer".

"La función del docente es enseñar a pensar", insistió.

-¿Cuando usted habla de adoctrinamiento se refiere al peronismo? -le preguntó este diario.

-Bueno, es lo que más ha existido -respondió.

En el colegio Primo Capraro, mientras la ministra cursaba la secundaria, Robato era profesora de Historia. El presidente de la asociación que maneja el colegio era el jerarca nazi Erich Priebke, extraditado a Italia en 1995 y condenado a cadena perpetua por la masacre de las Fosas Ardeatinas, donde fueron asesinadas 335 personas.

"Fue un momento puntual de la historia del Primo Capraro, son hechos históricos", dijo Robato y pidió no relacionar el caso Priebke con los alumnos del colegio.

Opinó que mientras ella fue profesora allí, en el Primo Capraro no había adoctrinamiento en las aulas.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La madre de la ministra Acuña también habla de adoctrinamiento en las aulas