Crimen del fletero de Bariloche: peritos abonan la teoría de dos tiradores

Pericias presentadas ayer en el juicio por la muerte de Hugo Collihuin complican al imputado Boris Hermosilla. El otro autor de los disparos apareció muerto en una celda en 2017.



Dos tiradores con dos armas de fuego 9 milímetros acribillaron a Hugo Collihuin, el fletero de Bariloche que murió el 27 de febrero de 2017 junto a su camión, tras recibir 11 disparos, según acreditaron las pericias presentadas hoy en el juicio en el que está imputado a Boris Hermosilla.


El acusado, que fue trasladado a Bariloche para este debate oral desde General Roca donde permanece preso, tiene el asesoramiento de los defensores oficiales Juan Pablo Laurence y Mónica Goye, y se abstuvo de declarar. En la causa también se imputó como co autor a Jonathan González, quien la Navidad de 2017 murió en una celda del Penal 3 en un supuesto suicidio.

El acusado Boris Hermosilla mira a Cristina Collihuin, hermana de la víctima, que declaró como testigo.


Hermosilla tuvo otras causas penales y estuvo vinculado en el caso del policía Lucas Muñoz por poseer el vehículo Chevrolet Onix con el que se habría interceptado al uniformado. En el marco de esa investigación también en 2016 fue allanada su vivienda en Bariloche.


Hermosilla está acusado de ser co autor de los disparos que mataron a Collihuin, quien quedó tendido junto a la puerta de su camión en la intersección de las calles John O’Connor entre Vilcapugio y Yatasto, producto de 6 disparos que impactaron en su cuerpo de un total de 11 propinados contra su persona.


El médico forense Juan Manuel Piñero Baguer, quien declaró como testigo, señaló que Collihuin recibió cuatro disparos propinados desde la izquierda y otros dos por la derecha. Las balas impactaron en el tórax atravesando el hígado y en la cabeza. El profesional afirmó que era evidente que hubo “disparos de direcciones variables” y señaló dos hipótesis: que hubo un “cambio de posición del disparador” o que “pudo haber dos personas que disparen”.

Antes de retirarse de la sala, Cristina dijo a viva voz que Hermosilla “se jactaba” de haber participado en los asesinatos de Micaela Bravo y Lucas Muñoz, y mirándolo a la cara afirmó: “No sé porqué mataste a mi hermano”.


Karina Uribe, perito en Criminalística, presentó un amplio informe con fotografías de la escena del crimen y afirmó que en el lugar se recolectaron 11 vainas servidas producto de los disparos que se realizaron con dos armas 9 milímetros. La testigo dijo que era casi imposible que una misma persona dispare en simultáneo con un arma en cada mano.


Con estos dos testimonios, se fortalece la hipótesis de la fiscalía, representada por Martín Lozada y Betiana Cendón, que Collihuin murió producto de una balacera efectuada por dos personas en simultáneo frente a la víctima y en esas posiciones estarían Hermosilla y a González.
Un subcomisario que también atestiguó dijo que en la escena del crimen algunos allegados hablaban de una tercera persona vinculada al caso, quien sería conductor del automóvil en el que se desplazaban.


La defensa de Hermosilla puso el foco en otro fragmento del informe del médico forense que constató de manera posterior al homicidio (y una vez preso) que Hermosilla tenía “cicatrices redondeadas” en manos que sería producto de disparos.


La hermana de la víctima, Cristina Collihuin, declaró en el juicio que la víctima había tenido problemas con González y Hermosilla. El primero (ahora fallecido) era hermano de la expareja de Collihuin y lo acusó de manera directa de haberle incendiado una camioneta. A Hermosilla lo vinculó con el robo de autopartes de otro vehículo de su hermano, previo al homicidio. Afirmó que ninguno de esos dos hechos fue denunciado por Collihuin.


La mujer atribuyó los incidentes previos de su hermano con Hermosilla y González a cuestiones vinculadas a su expareja y señaló que según testigos, su hermano había advertido que lo seguía un auto rojo en el que supuestamente se desplazaban los responsables del homicidio.


Antes de retirarse de la sala, Cristina dijo a viva voz que Hermosilla “se jactaba” de haber participado en los asesinatos de Micaela Bravo y Lucas Muñoz, y mirándolo a la cara afirmó: “no sé porqué mataste a mi hermano”. El juicio continúa hoy con más testigos.


Comentarios


Crimen del fletero de Bariloche: peritos abonan la teoría de dos tiradores