De Plottier para el país

A través de la Liga Argentina de básquet, Centro Español lleva el nombre de la ciudad por todo el territorio nacional. Además de participar, el Torito pelea en los primeros puestos y sueña con el ascenso. Mario Sepúlveda es su máximo emblema.



Bravo es producto de las inferiores. Español tiene un fuerte componente regional en su plantel. Foto: Juan Thomes

Bravo es producto de las inferiores. Español tiene un fuerte componente regional en su plantel. Foto: Juan Thomes

En materia deportiva, si alguien dice Plottier lo primero que se viene a la cabeza es Centro Español, que desde 2014 se convirtió en uno de los equipos más dominantes de los últimos años en la región.

Si bien a lo largo de sus casi 57 años el club tuvo varias actividades, el impulso que le dio la naranja en la última década ha sido fundamental para que se convierta en una de las instituciones más prestigiosas de la ciudad.

“Actualmente tenemos más de 300 chicos entre todas las categorías, incluidas la primera masculina y femenina, somos una institución que está para aportar a la sociedad. Lo importante es que los chicos estén adentro de un club”, asegura Matías “Toto” Resa, actual presidente del Torito.

Sin lugar a dudas el crecimiento institucional de Español estuvo acompañado por la gestión deportiva y los éxitos adentro de la cancha. “En 2014 decidimos convocar a Mauricio Santángelo para que nos diera un crecimiento en todo sentido. Ese primer año no teníamos ni ropa para jugar pero después logramos acomodarnos”, cuenta Resa.

De la mano del Boty, Español se quedó ocho veces consecutivas títulos locales, dominó el Torneo Integración, fue gran protagonista en el Torneo Federal y hace tres años da pelea en la Liga Argentina.

Toto reconoce la importancia del entrenador: “Nos abrió la cabeza en un montón de cosas que nosotros como dirigentes no conocíamos, es un gran generador de ideas”.

La mayoría de los jugadores salieron del club o nacieron en la provincia. Los pocos que llegaron de afuera toman al Torito como propio y en ese sentido es clave el vínculo con el público. Hay un sentido de pertenencia muy marcado.

Mario Sepúlveda, emblema y capitán, encarna mejor que nadie esa extirpe. El jugador histórico del ascenso argentino encabeza un grupo con muchos jóvenes y uno de los mejores extranjeros de la Liga como Howard Wilkerson.

Nicolás Bravo, Nahuel Martínez, Francisco González (que pasó por la Liga Nacional), Julián Fedele, Agustín Pérez Tapia son los jóvenes talentos del básquet autóctono.

“El club esta muy metido dentro de la sociedad de Plottier, la gente acompaña bastante. Hasta el que no está tan metido en el básquet se preocupa también de como va el equipo. Eso nos permite que siga creciendo la estructura de El Templo, de la Avenida San Martín, a la siempre que tratamos de mejorar para que así la Liga nos deja algo”, explica el presidente.

Resa también aseguró que mantienen una excelente relación con sus pares del Club Plottier. “Siempre pensamos que hay que crecer en conjunto. Cada uno con sus responsabilidades pero cuando se necesitó nos dimos una mano entre nosotros y hoy podemos decir que el básquet es el deporte más practicado en la ciudad”, agrega.

“Ha llegado mucha gente a vivir a Plottier en los últimos años y encuentran en el club un lugar de contención donde poder desarrollar actividad física”, dice Resa. Antes era el club de los gallegos y hoy es el club de la ciudad.

El sueño de la Ciudad Deportiva

En abril de 2019 Español avisó que la emplazará en un predio de 2,5 hectáreas. El mismo estará enfocado en el básquet pero que contará con instalaciones relacionadas con otras actividades. “La parte deportiva estaría en el medio y sobre las calles principales se harían departamentos y locales que sostengan a todo el resto”, cuenta el presidente de la institución.

Comentarios


De Plottier para el país