A 2.000 kilómetros de casa para poder estar en Regata





El poder de convocatoria de la Regata del Río Negro se pone a prueba todos los años y en cada verano sorprenden las historias de sacrificios de muchos palistas amateurs cuyo único fin es formar parte de la travesía más larga del mundo.
Hace ya varios años que la pareja compuesta por Julio Millalonco e Irma Montiel cruza toda la Patagonia desde Río Gallegos para ser parte de la prueba. Esa cruzada por el deporte fue replicada en Misiones, más precisamente en Posadas, sede del club Náutico León Seró, que está debutando en la Regata.


Con una delegación de diez palistas y otros tantos acompañantes, los misioneros viajaron dos días para hacer más de 2.000 kilómetros que separan a su provincia de la Isla Jordán, sede de la largada de la carrera.
Gracias al aporte de sus palistas, la organización de la prueba pudo abrir el K1 damas, ya que Constanza Bernal y Mariana Duarte, de tan solo 16 años, se unieron a Andrea Bianchi para darle vida a una categoría siempre de difícil convocatoria.


“Llevamos más o menos un año y medio planificando el viaje. Recaudando fondos, vendiendo empanadas, pastas…de todo para poder estar acá. Es una movida muy grande la que tuvimos que hacer. Vinimos en una combi, dos camionetas, una con trailer para trasladar todas las embarcaciones, y autos particulares”, le cuenta a Río Negro Carolina, colaborada, vocera y fotógrafa asignada por la delegación.


Este río es muy distinto al nuestro, que es el Paraná. Acá hay muchas correderas, árboles en el medio del recorrido, con mucha correntada y la verdad es que la experiencia es fabulosa, muy enriquecedora. Sirve además para incentivar a otros para que vengan a correrla. Es una movida gigante, pero vale la pena”, agrega la misionera.


El actual presidente del club León Seró participó de la prueba en el año 2007, y a partir de esa experiencia se fue creando a la lejanía un fuerte vínculo con la Regata, y se tomó como objetivo ser parte de ella como club.


Se habla mucho en Misiones y en toda la región de esta prueba. Por lo compleja que es, el desafío personal que implica tomar parte de ella, de los entrenamientos y demás. Desde siempre estuvo la idea de venir, pero esta vez de manera firme nos propusimos venir y se logró. Estamos acá y el objetivo es terminar todas las etapas”, agrega Carolina.

“¿Si vamos a volver? Por supuesto que sí. Vamos a ver cómo juntamos plata de nuevo, pero las ganas están. La idea es venir con más representantes, le estamos comentando a todos los chicos del club lo que se vive acá. Es buenísimo poder nutrirse de todas estas experiencias para poder transmitirlas”.


La Regata convoca siempre y también es un desafío para nuestra provincia y el club organizador, cuidarla y mejorarla año a año. Este 2022 se batió el récord de participantes y tal superación siempre será consecuencia de buenas decisiones.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
A 2.000 kilómetros de casa para poder estar en Regata