Triunfo, buen juego y a semifinales: otro Boca es posible

En el que quizás fue el mejor partido de la era Battaglia, el Xeneize superó con autoridad a Defensa por 2-0 y se metió entre los cuatro mejores de la Copa de la Liga. Ahora se viene Racing, el sábado.





El sube y baja emocional convive permanentemente en el espíritu de este Boca.
Pasó del trágico mes de abril, con cuatro empates consecutivos por la Copa de la Liga y dos caídas en serie por la Libertadores, que pusieron un gran signo de interrogación sobre la continuidad del siempre cuestionado Sebastián Battaglia, a esta alineación de estados de ánimo que sólo dan las victorias en tiempos urgentes.

Cuatro triunfos al hilo en todas las competencias y sin goles en contra, impregnaron de renovado optimismo al ciclo del entrenador xeneize, que siempre tuvo de todo menos armonía.

Anoche Boca recuperó su estirpe de equipo temerario, incapaz de cederle protagonismo, y muchos menos chances, al rival de turno en La Bombonera. El buen equipo de Defensa y Justicia se presentó como para dar una pelea digna en el templo xeneize, pero este Boca envalentonado dejó en el camino al Halcón por 2-0 y ahora enfrentará a Racing el sábado a las 18:30 en la cancha de Lanús por las semifinales de la Copa de la Liga Profesional.

Esta vez los antecedentes de la previa se ajustaron a la realidad. Boca sigue siendo la bestia negra de Sebastián Beccacece, el DT de Defensa, que enfrentó en siete ocasiones al Xeneize con un saldo de cinco caídas, un empate y apenas una victoria.

Fue todo de Boca en la primera mitad. Tuvo la posesión, jugó en el campo de su rival y contó con un par de situaciones muy claras como para ponerse en ventaja. Un disparo del Toto Salvio que el arquero Unsain sacó sobre un costado, y desde ese córner un cabezazo de Zambrano dio en el palo. Avisaba Boca…

El equipo de Battaglia fue perdiendo intensidad ante el orden de Defensa, que encaró el partido de manera cautelosa y a la espera del error de la última línea local. Sin embargo a los 32′ Villa se escapó de su marca, metió el centro para que Pol Fernández definiera bajo el arco.

Pero el VAR advirtió un golpe del colombiano en la cara de Tripicchio, llamó al árbitro Merlos, quien luego de observar la acción anuló el tanto y le sacó amarilla al delantero de Boca.

Villa tuvo rápido su revancha. A los 41 hubo conexión colombiana cuando Fabra metió un largo pase para la carrera de su compatriota, quien desairó a Tripicchio y venció a Unsain con un derechazo bajo al primer palo.

No hubo grandes cambios en el inicio del ST. Más bien Boca confirmó su dominio sobre una posible recuperación de Defensa, que por izquierda no podía con Villa y por derecha tampoco con Salvio, quien le sirvió el gol a Fernández antes de ser reemplazado por Juan Ramírez. Pol pifió el remate y Boca certificaba que estaba más cerca del segundo que el Halcón del empate.

A 5’ de haber ingresado, Ramírez hizo honor al ‘8’ clásico, pisó el área por la derecha tras una pase magistral de Oscar Romero y definió cruzado a la salida de Unsain. Partido liquidado.

En el que quizás fue la mejor versión del ciclo de Battaglia, Boca volvió a ilusionar a sus hinchas. Fue protagonista, dignificó su historia y ya se prepara para el clásico ante el Racing de Fernando Gago, un ídolo xeneize que el sábado próximo estará en la vereda de enfrente.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Triunfo, buen juego y a semifinales: otro Boca es posible