El calor hace daño, pero el alma puede más en la Regata del Río Negro

El esfuerzo que exige la Regata del Río Negro se empieza a sentir en el cuerpo de los palistas, que están a un paso de cumplir el desafío.





El esfuerzo continuado desde el pasado sábado -con el agregado de una semana de temperaturas inusuales- empieza a dañar los cuerpos, pero el alma de los palistas los guía hacia las costas de Viedma y Patagones.

Ayer volvió a sentir signos de agotamiento Ana Ailen Peña, compañera de Gastón Pérez, quienes eran líderes en la división de los botes Mixtos.

Tuvo que ser auxiliada para salir del bote y fue asistida por el personal de Salud que estaba en el balneario de San Javier.

Por suerte a los pocos minutos dejó la ambulancia y tranquilizó a todos. Sabe que sólo le queda el último esfuerzo.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El calor hace daño, pero el alma puede más en la Regata del Río Negro