Deshidratación en perros y gatos, una condición difícil de detectar

Estos animales no transpiran y eso puede llevar a dudas. Es importante dejarles siempre agua limpia y fresca a disposición. Hay señales de alarma que los dueños deben tener en cuenta.



La deshidratación es la pérdida de líquido a nivel celular; por lo tanto animales y plantas pueden sufrirla por la disminución súbita o sostenida de agua y la falta de una adecuada reposición.

En los animales, el agua contenida en los tejidos representa aproximadamente el 60% del peso total y de esta depende el que se puedan cumplir las funciones vitales como el desarrollo, el crecimiento, las defensas y hasta la circulación de la sangre.

En el caso de las mascotas como perros y gatos, ellos no transpiran; entonces la pérdida del líquido se puede producir por vómitos, diarrea o, directamente, por falta de ingestión de líquidos - explica el veterinario Francisco Fieg (Mat. 605), de Roca.


La deshidratación se produce cuando el animal elimina más fluidos de los que recupera, eso provoca un desequilibrio de líquidos y también de electrolitos y puede afectar a todos los sistemas del cuerpo del perro o gato, incluido el tracto gastrointestinal, el sistema nervioso central, los músculos, riñones, tracto respiratorio, presión arterial y función cardíaca.

El incremento en el consumo de agua es mayor en días de mucho calor y es obvio porque es una gran forma de refrescarse.

“El animal va tomar agua de cualquier lugar, ya sea de un charco, de cualquier recipiente porque su cuerpo se lo está pidiendo” informa el profesional.

“La prevención básica es que no falte el agua para bebida a temperatura natural”, remarca Francisco.

Las mascotas muy jóvenes o geriátricas que pierden el apetito, o han sufrido episodios de vómito o diarrea pueden deshidratarse rápidamente y deberían ser atendidas de inmediato por un veterinario.

Una disminución repentina del peso es un indicio de que el animalito sufre pérdida de agua corporal. En el caso de las aves uno de los síntomas es el decaimiento.


Indicios para tener en cuenta


* Manifiestan deseo de beber agua de cualquier lugar.
* Las encías secas y retracción del globo ocular, por la deshidratación de las mucosas.
* Prueba de la piel: levantar con cuidado una parte de su piel por atrás del cuello, si queda levantada como una casa por unos instantes, tu perro o gato puede estar deshidratado. En una mascota hidratada, la piel vuelve a su sitio rápidamente.
* Saliva espesa: lengua seca.
* Orina oscurecida.
* En casos más graves, ojos hundidos.
* Además es habitual que el perro presente letargo y anorexia.
* Signos clínicos como decaimiento e inapetencia.


Comentarios


Deshidratación en perros y gatos, una condición difícil de detectar