Desplazarán al fiscal de violencia institucional en Cipolletti

La decisión tendría relación con los casos de violencia policial que se conocieron en las últimas semanas en el Alto Valle Oeste. El Ministerio Público Fiscal confirmó que se evalúan cambios pero aseguró que no aún no hay resolución.



El fiscal Matias Stiep, a cargo de la unidad de violencia institucional,será desplazado de su cargo y la decisión tendría estricta vinculación con un caso de Catriel. La semana pasada, un periodista de esa localidad fue salvajemente golpeado por la policía y detenido de forma ilegal. Luego se supo que el organismo acumula 50 casos sin resolución, todos con algún uniformado bajo sospecha.

Desde el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti confirmaron que se están evaluando cambios y no sería el único, pero que aún no hay resolución. Sin embargo la decisión se convirtió en un secreto a voces y este medio pudo corroborar la veracidad de la información con al menos tres fuentes directas.

El conflicto interno se desató por el crecimiento de la violencia institucional con casos en Cipolletti, Cinco Saltos y Catriel. Luego el padre de un adolescente que fue golpeado con puños y bastones policiales en un boliche confirmó que en febrero la misma policía de Cinco Saltos le había fracturado la mandíbula a su hijo. Ese caso estaba archivado.

Entonces “Río Negro” requirió un informe para conocer la cantidad de denuncias de violencia policial y se informó, oficialmente, que este año la fiscalía de Stiep acumulaba 52 de denuncias. Hubo sólo dos audiencias, es decir que se concluye que las otras 50 están “paradas” o lo que es más grave aún: archivadas.

La medida del Ministerio Público involucra a otros dos fiscales: Guillermo Merlo reemplazará a Stiep, la fiscal Rocio Guiñazú pasará a abusos sexuales en el puesto de Merlo y Stiep a la fiscalía de Guiñazú “de respuestas rápidas” que últimamente se caracterizaba por procedimientos contra el mal trato animal.

El caso de Merlo es particular: alcanzó a estar muy poco tiempo en la fiscalía de abusos puesto que ya había sido trasladado de la fiscalía de robos. Coincidió, ese pase, con un escándalo en torno a la causa de la estafas de los hermanos Montecino – Hernández. En ese expediente Merlo omitió ofrecer una prueba clave y los hermanos terminaron absueltos de la asociación ilícita. Luego Merlo consiguió la derecha del Tribunal de Impugnación quién ratificó su actuación, pese a que ya había sido desplazado a abusos sexuales.

La anterior fiscal de abusos sexuales, Eugenia Vallejos, estuvo envuelta en una polémica luego de una seguidilla de recriminaciones por parte de las organizaciones que acompañan a las víctimas de abusos sexuales por casos irresueltos o archivados. Ese malestar terminó plasmado en una pared del Poder Judicial con pintadas en contra de la funcionaria.

Todos los fiscales en cuestión fueron designados para la Reforma Procesal Penal y coinciden que son funcionarios jóvenes que venían de desempeñarse como secretarios en el anterior código.

Stiep tuvo una denuncia por la causa López Abramovich antes de asumir como fiscal, cuando era adjunto. Lo acusaron de intentar persuadir a la denunciante sobre la condición de legislador de Rubén López. Sin embargo esa denuncia fue archivada por la procuradora Silvia Baquero Lazcano antes de dejar el cargo.


Comentarios


Desplazarán al fiscal de violencia institucional en Cipolletti