Empleo

Diseñadores patagónicos en aislamiento social: en qué anda Abril Ghilini

Esta neuquina es serena, profunda y laburante. Como buena creativa su radar registra hasta los cambios más sutiles e imperceptibles en este confinamiento que impuso el Covid-19.

La neuquina Abril Ghilini es la creadora de Proyecto Barda, un emprendimiento que la ubicó desde hace unos años en el mundo del diseño con la creación de calzado urbano atemporal y de alta calidad.

Tras egresar de la carrera de Diseño de Indumentaria y Textil en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo en la UBA creó su marca. Hoy trabaja desde Buenos Aires, con viajes continuos a su ciudad natal.

Con ella hablamos de este tiempo tan desconcertante como desafiante para seguir caminando.

Abril Ghilini con el barbijo, símbolo de este tiempo de Covid-19. El mundo gira alrededor también de este complemento que ya es parte del vestir diario.

¿Cómo anda la creatividad y la inspiración en este tiempo donde reina el coronavirus?

Pase por varias etapas y con bastantes altibajos, fue un momento en el que me permití sentir y observar lo que estábamos viviendo, hacerme todas las preguntas necesarias, bucear en lo que tenía dentro, no salí corriendo en busca de reinventarme rápido para atravesar el momento, sino al contrario, considere necesario esa pausa obligada que tuvimos para vivirlo como parte de un proceso, como una hoja en blanco que se te presenta y en la que tenes que decidir como vas a comenzar a llenar.

Materia prima que encontramos en el mesón de trabajo de Abril, de Proyecto Barda.

En mi la creatividad y la inspiración también pasan y son parte de momentos de quietud; en la que observar, repensarse, evaluar los modos y comportamientos con los que uno viene siendo, de crear nuevos hábitos y el detenerse para observar lo realmente importante, lo considere necesario y si quizá sentía que no estaba inspirada para hacer algo respete ese tiempo, me permití estar más en esos momentos de ocio que el de hacer por hacer, pude cuestionarme y más adelante planificar como seguir.

Luego ese observar fue derivando solo al hacer y es ahí cuando de a poco las inquietudes las fui canalizando en el trabajo nuevamente, aprovechando el tiempo que había para probar e investigar en nuevos materiales.

¿Te faltó tiempo, te sobró tiempo?

Creo que fue un tiempo necesario para permitirme fluir y respetar cada uno de los momentos que uno no siempre se los permite, por la misma vorágine del trabajo y del hacer. Justamente creo que el tiempo es muy relativo y esta vez trate de no darle lugar a que me invada.

¿Pudiste sostener la rutina de trabajo que traías o cambió?

No, no pude. Justo este año es el primero en el que mi trabajo esta fuera de casa, a diferencia de mis años anteriores que mi casa era mi taller y trabajaba desde ahí.

Al comienzo de la cuarentena me vi obligada a parar en cuanto a producción y fabricación, pero luego aproveché parte del tiempo en casa para dedicarme a hacer otras tareas relacionada a lo laborar que venía postergando por falta de tiempo, entre ellas terminar la página web.

Después cuando se fue flexibilizando, retome mis idas al taller para poder entregar pedidos, retomar de a poco el trabajo y comenzar a hacer con los materiales que había.

Hace tiempo que vengo guardando los retazos que quedan de cada corte para darles un uso, poder transformarlos aprovecharlos para un producto nuevo y así darle un uso a ese material remanente que queda me resulta importantísimo para la cadena de producción.

Es ahí que retomo una idea pendiente, que tenía muchas ganas de hacer, la venía proyectando hacía tiempo pero postergada por la falta de tiempo y creí que era el momento adecuado para hacerlo. Calzado para niños! Me permite explorar otro campo, conectarme con los recuerdos de la niñez que están siempre presentes, trabajar con la calidez de los niños y poder acompañarlos en su crecimiento desde mi producto me encanta.

Una lección que te está dejando esta crisis.

Es una crisis distinta a cualquier otra, la siento como una invitación a la quietud y a la reflexión, nos obligo sin dudas a hacer una salida hacia adentro, a volver a las raíces, hacia realmente lo esencial de cada uno y del entorno que nos rodea, el conectarse con lo más profundo e indispensable, volver a lo más básico como es el hogar, la familia y el vínculo con ese entorno más cercano, al origen, con la esencia de nuestro ser y de cómo somos con los demás, esta crisis llego el mismo día que el Otoño, y no me pareció menor. El otoño es la estación en la que la naturaleza se desprende de lo que ya no le es esencial, es tiempo de soltar y de siembra para dar lugar a algo nuevo.

Así como la naturaleza tuvimos que madurar y soltar, despojarnos de todo aquello viejo, de lo que ya no sirve, de los modos de ser que no dan frutos, de lo obsoleto, soltar todo eso que ya no necesitamos para dar lugar a nuevos paradigmas.

En otoño la savia de los árboles se va de las hojas y de sus ramas para volver a las raíces…y en esa etapa siento que estamos, espero que pronto se den los frutos de esta nueva siembra.

¿Cómo ves a tu trabajo en la nueva normalidad?

Lo veo bien, creo que es una gran oportunidad para quienes creamos, hacemos y trabajamos desde lo consciente y artesanal, vengo promoviendo desde siempre un consumo más pausado, responsable y sin prisa, trabajando con materiales naturales de nuestro país y amigables con el medio ambiente, respetando los procesos, valorando las raíces y así poder fomentar el consumo local.

Es un gran momento para quienes fabricamos pequeñas cantidades, que no colapsamos la industria de productos que quizá nunca llegan a ser usados.

Noto que la gente está tomando dimensión de esto y creo que esta crisis ayudo a todos los que venimos trabajando desde la filosofía del slowfashion a visibilizarla aún más, a que la gente realmente tome conciencia de sus modos de consumir y de que en Argentina también hay buen diseño y productos de calidad.

Una foto con los 5 objetos que te sirvieron de sostén en este aislamiento social.

"La foto que sintetiza hasta ahora mi aislamiento social", comenta Abril a "Río Negro"


Comentarios


Más Especiales

Diseñadores patagónicos en aislamiento social: en qué anda Abril Ghilini