Los beneficios de la libertad

En Argentina existe un Estado autoritario que sofoca la iniciativa privada, y deteriora la economía y la sociedad. La solución pasa por desregular la economía, privatizar empresas estatales ineficientes y fomentar la participación del sector privado.

Redacción

Por Redacción

Por Daniel A. Darrieux (*) 

En nuestro querido país existe una gran paradoja: una Constitución Nacional liberal (más allá de las reformas que sufrió) que convive con un Estado autoritario y omnipresente que asfixia las energías creadoras de quienes integran el sector privado productivo.   

El llamado Pacto de Mayo y la Ley Bases apuntan a recrear un marco institucional de respeto por los derechos individuales. “Garantizar los beneficios de la libertad” refiere el Preámbulo que recitaba Raúl Alfonsín. La creación de riqueza necesita un hábitat que le sea favorable. Como señalara Ayn Rand, una gran filósofa, “la libertad es la exigencia fundamental de la mente humana”. Destacando que “una mente libre y un mercado libre, son corolarios”  

Recuperar la filosofía y praxis de la Constitución Nacional, para superar el desastre económico y social que dejó el kirchnerismo, implica -entre otras reformas – avanzar en una política de desregulación de la economía. Resulta crucial eliminar trámites, permisos y trabas burocráticas que frenan la actividad productiva y generan mayores gastos y un caldo de cultivo a la corrupción.   

Las regulaciones limitan la competencia y la mayor oferta de bienes y servicios, perjudicando al consumidor, que paga el precio de los privilegios ajenos. Son promovidas por empresarios prebendarios, que obtienen beneficios por sus contactos con el poder político.   

Los gobernadores deberían ser los primeros en promover la desregulación del mercado aerocomercial. 

Daniel A. Darrieux, director de Impacto Económico.

En cuanto al mercado aerocomercial, es urgente avanzar hacia una política de cielos abiertos. Aerolíneas Argentinas es un cuasi monopolio que limita la mayor oferta de vuelos y conectividad entre ciudades del interior. Una restricción al desarrollo armónico y federal del país. Los gobernadores deberían ser los primeros en promover la desregulación del mercado aerocomercial.   

Hay que privatizar. En su discurso de asunción, el presidente Milei expresó que: “todo lo que pueda estar en manos del sector privado estará en el sector privado”. Juan Bautista Alberdi, autor intelectual de nuestra Constitución, sostenía que “la idea de una empresa pública es absurda y falsa en su base económica”.   

Las 33 empresas estatales perdieron US$6.481 M en 2022. Las que mayores déficits generaron fueron: ENARSA, US$3.200 M (por la importación de energía). Ferrocarriles Argentinos, con un rojo de US$1.329 M., y Aerolíneas Argentinas, US$609 millones. En una década, Aerolíneas les costó a los contribuyentes más de 6.000 millones de dólares.   

Dato

US$6.000 millones
Es lo que Aerolíneas Argentinas le ha costado a los contribuyentes en una década.

Más datos: Un informe de la Fundación Libertad y Progreso – en base al ministerio de Economía- indica que el déficit operativo fue de $1,3 billones en los 12 meses hasta septiembre de 2023 (último dato disponible), equivalente a unos US$2.897 millones. Una sangría de recursos.   

Las empresas estatales tienen fallas insalvables: no existen incentivos para la eficiencia, nunca quiebran. Sus pérdidas las paga el pueblo. Corrupción, sobreprecios, opacidad y falta de controles, son una constante.  Son nidos de ñoquis, gran botín para el clientelismo político.  ¿Cuál será la realidad de las empresas estatales de Río Negro y Neuquén?  

Está claro que quienes viven del negocio del gasto público o por ideología, se oponen a las reformas que permitan desmontar el esquema corporativo y mafioso. Quienes nada producen pretenden seguir viviendo a costa de quienes producen. La estafa con los planes sociales y los fondos fiduciarios son prueba de ello.   

El desastroso estado de las rutas, que provocan muertes, refleja otro fracaso del Estado. Los distintos impuestos a los combustibles, cubiertas, patentes, se vienen destinando a financiar gasto público improductivo. Sería irresponsable que el peaje se destine a los mismos fines.   

Más allá de las formas y de ciertas inconsistencias, la orientación del Gobierno nacional es la indicada, alineada con la filosofía de nuestra Constitución.

Daniel A. Darrieux, director de Impacto Económico.

El esquema de participación público privado de Chile es una posible solución. Desde que  el expresidente Patricio Aylwin privatizó la mayor parte del sistema de obras públicas, se realizaron inversiones por 28.000 millones de dólares, según informa Agustín Barletti en una columna en el diario El Cronista. Hay que promover la participación del sector privado en la construcción de infraestructura pública. La red vial de Chile es considerada una de las mejores de Latinoamérica.   

Más allá de las formas y de ciertas inconsistencias, la orientación del Gobierno nacional es la indicada, alineada con la filosofía de nuestra Constitución. La implementación de las ideas a través de una gestión adecuada es crucial para el éxito de un plan de gobierno.  

Para cerrar: hace falta revalorizar el rol empresarial genuino, que tiene un fundamento ético, sustentado en valores: libertad, propiedad privada, esfuerzo, riesgo, innovación y mérito, entre otros. Es vital generar incentivos a las personas productivas creadoras de riqueza. Protagonistas del desarrollo, a pesar de los gobiernos.   

(*) Director de IMPACTO ECONÓMICO. Forum Leader de REF Neuquén y Río Negro. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora