El accidente del tren desnudó la ausencia de medidas de seguridad

El sindicato de choferes denunció que falta señalización, barreras manuales o automáticas y banderilleros en muchos de los cruces.



Diez personas resultaron con heridas leves. Unos fueron derivados al Castro Rendón y otros al Bouquet Roldán. Foto: Juan Thomes

Diez personas resultaron con heridas leves. Unos fueron derivados al Castro Rendón y otros al Bouquet Roldán. Foto: Juan Thomes

El choque del Tren del Valle y un colectivo de la empresa Autobuses Neuquén puso el foco en las medidas de seguridad que hay en torno a los pasos a nivel que existen en la ciudad. Desde la calle Láinez hacia el oeste hay 15 cruces que carecen de barreras y la cartelería es anticuada u obsoleta, en algunos puntos no existen ni las cruces de San Andrés.

Sumado a la falta de señales se conjugan otras dos variables: La falta de concientización en la población sobre la circulación del tren y también la falta de costumbre. En el oeste de la ciudad el tren interurbano pasa solamente dos veces por día, minutos antes de las seis de la mañana cuando sale de los galpones rumbo al centro para comenzar el servicio y alrededor de las 22 cuando regresa desde la estación del centro hacia el oeste para terminar el servicio.

En esas dos oportunidades la formación ferroviaria viaja sin pasajeros y consta de dos alertas para evitar accidentes, un sonora que es la bocina y una visual, que es el reflector que lleva en la parte delantera. Pero no hay banderilleros, ni barreras automáticas, por ese motivo los conductores pueden cruzar las vías exponiéndose a un choque.

Parar, mirar, escuchar

15
cruces ferroviarios hay desde el centro al oeste de la ciudad. No tienen barreras ni cartelería adecuada.

El referente del gremio de ferroviarios La Fraternidad, Pantaleón Huanque, explicó que el accidente con el colectivo se debió a que “el colectivero no tuvo la observancia de todo el procedimiento que hay que hacer a partir del momento de acercarse a un paso a nivel, que es detenerse, observar y después cruzar”.

Sostuvo que “acá no se ha hecho una concientización en las escuelas de todos estos lugares. Hay que concientizar que tenemos que convivir en una ciudad con trenes, con colectivos y vehículos. Siempre charlamos de los accidentes que podemos tener, tenemos pibes muy jóvenes que están conduciendo, que tienen que estar atentos a todos estos problemas. No solamente del inicio del accidente sino de lo que es el accidente hacia adelante, lo que se debe afrontar”.

El colectivero no tuvo la observancia de todo el procedimiento que hay que hacer que es detenerse, observar y después cruzar”.

Pantaleón Huanque integra el gremio de ferroviarios La Fraternidad.

El director de Tránsito de la Policía, el comisario mayor Tomas Díaz Pérez, explicó que a la negligencia de los conductores se suma las obsoletas medidas de seguridad: “Nosotros creemos que faltarían carteles nuevos y otras medidas complementarias como banderilleros que hagan un recorrido para ir cortando el tránsito de vehículos en los pasos”.

Según Díaz Pérez el 97% de los accidentes que han ocurrido en Neuquén y que han involucrado al tren de pasajeros fueron en los horarios de salida de los galpones y el horario de regreso. Explicó que “desde Lainez hasta la calle Cuba tiene carteles muy viejos, además se ven todo tipo de irregularidades porque hay mucha gente que utiliza el trazado de las vías para realizar actividades físicas”.


Un antecedente trágico que dejó un joven fallecido

El siniestro que ocurrió el martes con el tren de pasajeros y el colectivo en la equina de Ignacio Rivas y 12 de Septiembre fue alrededor de las 22. Según los pasajeros, el chofer de la unidad circulaba con auriculares en sus oídos. Algunos aseguraron que manipuló su celular.

Existe un antecedente cercano, que dejó una víctima fatal por un choque del tren de cargas y un camión de recolección de residuos de la empresa Cliba, que ocurrió el 22 de noviembre del 2016.

El siniestro se produjo en el paso a nivel sobre la calle Borlenghi, a las 3:30 de la madrugada y la víctima fatal fue identificada como Ariel Marangel, de 29 años, quien llevaba 10 años de servicio en la empresa de recolección de residuos.



Comentarios


El accidente del tren desnudó la ausencia de medidas de seguridad