El aumento de la actividad de montaña motivó un boletín de avalanchas

El aislamiento impuesto por la pandemia invitó a la actividad de montaña, por eso surgió un informe diario de las condiciones de nieve.





Ante la situación generada por la pandemia muchos adquirieron equipos para practicar esquí de montaña.

Ante la situación generada por la pandemia muchos adquirieron equipos para practicar esquí de montaña.

El esquí de travesía que ya registraba un crecimiento exponencial en los últimos años en Bariloche explotó este invierno a raíz de la pandemia por coronavirus y la imposibilidad de salir de la ciudad. Lo mismo sucedió con las caminatas por la montaña, en las que muchos encontraron una alternativa de recreación.

Ante la posibilidad de que el cerro Catedral no habilitara sus medios de elevación esta temporada invernal, muchos barilochenses adquirieron equipos a fin de practicar la modalidad de esquí de montaña que no requiere de pistas habilitadas o señaladas.

“Mucha gente no tiene idea o subestima los riesgos. Este año lamentamos dos muertes y creo que ahí, la gente se empezó a cuidar un poco más”, sintetizó el guía de alta montaña, Juan Pablo Villagra, integrante de la Asociación Argentina de Guías de Montaña (AAGM).

Martín Raffo, miembro de la comisión de auxilio del Club Andino Bariloche, aclaró que, si bien no hay registros, ni datos objetivos, “notamos más volumen de gente haciendo actividades al aire libre ya sea caminando, andando en bicicleta o practicando esquí de travesía”.

Con la llegada del invierno, dos intervenciones en el cerro Goye generaron preocupación en la comisión de auxilio por lo que pudiera ocurrir a futuro. Pero lo cierto es que no hubo más sucesos similares. “En esa ocasión, nos encontramos con falta de experiencia y conocimiento de gente que subía el cerro sin capacidad técnica para descender con esas condiciones de nieve. Otros se demoraron más de lo previsto”, advirtió Raffo.

Muchas veces la gente sube al cerro sin capacidad técnica para bajar.

Aclaró que “si bien hubo un aumento notorio de la actividad –y especialmente del esquí de travesía-, afortunadamente, no registramos un aumento de incidentes en la misma magnitud. Por suerte, hay más consciencia y eso es destacable”.

El médico aclaró que, por lo general, “los casos graves de accidentes no están asociados a la gente que menos capacidad tiene porque se cuida más. Muchas veces, los que más experiencia tienen o más saben, son los más expuestos a sufrir accidentes. Cuando uno se confía en la actividad, se expone a lugares con más riesgo”.

Informe de avalanchas

Aprovechando el contexto de pandemia, la Asociación Argentina de Guías de Montaña comenzó a elaborar un boletín de avalanchas desde el 15 de junio, con un informe diario de las condiciones de nieve y una tipificación de los niveles de peligro de avalanchas.

Este análisis corresponde a la franja oeste comprendida entre el cerro López, Goye y Bella Vista hasta el cerro Catedral. En la zona este, contempla el cerro Ventana hasta el Confluencia.

El trabajo es exhaustivo ya que se recolectan datos de las condiciones de las montañas, a través de recorridos, se reciben también observaciones del público y luego, se analizan los datos de las estaciones meteorológicas a fin de realizar una estimación.

Por lo general, las salidas de rescate “de cierta gravedad” suelen registrarse en primavera porque se minimizan los riesgos.

Martín Raffo, miembro de la comisión de auxilio del Club Andino Bariloche

“Esa información es determinante. La mejor manera de gestionar riesgos es, a través de la capacitación y con información”, destacó Raffo.

Un grupo de 20 integrantes de la Asociación de Guías de Montaña, coordinados en cinco grupos con guardias, se abocó en forma voluntaria a realizar este boletín diario que, en principio, se publicaba en Instagram y Facebook. Dos semanas atrás, lanzaron la página web (www.avalanchas.com.ar) con el informe de Bariloche y El Chaltén. El desafío es incluir a San Martín de los Andes, El Bolsón y Villa La Angostura.

Los integrantes de la AAGM ya se reunieron con las autoridades de Defensa Civil, del gobierno provincial y Parques Nacionales a fin de contar con recursos el año próximo y poder abarcar un área más extensa.

“Este año fue un trabajo voluntario pero la idea es disponer de recursos del estado para que haya 4 o 5 personas dedicadas a esto durante 5 meses. Hay que salir a hacer observaciones, registrar los datos de las estaciones meteorológicas de Capsa, de la Autoridad de Cuencas y hacer análisis”, especificó Villagra, que integra la subcomisión de Nivología y Avalanchas de la AAGM.

Este guía que vivió muchos años en Montana, en Estados Unidos, aseguró que “todas las ciudades del primer mundo con actividad de montaña tienen un servicio de boletín de avalanchas financiado por el estado”.
“Muchas veces, caen avalanchas que generan cortes de rutas entre estados que ocasionan daños y mucha pérdida económica. Acá el problema está más enfocado en la seguridad de la gente”, expresó.

Villagra destacó que “cada nivel de la escala de avalancha que va del 1 al 5 implica un riesgo”. “Con riesgo bajo, moderado y considerable, la gente sale. Con peligro extremo, no. Por eso, el 90% de los accidentes ocurren con un nivel 2 y 3, como fueron los últimos dos accidentes de Bariloche. Siempre hay un riesgo. Es una cuestión de probabilidad”, dijo.

Raffo explicó que por lo general, las salidas de rescate “de cierta gravedad” suelen registrarse en primavera porque se minimizan los riesgos. “Sucede que en las condiciones del terreno se da una mezcla entre invierno y primavera: la gente sale con un día más o menos lindo, sin nieve en los alrededores y asume que esas serán las condiciones todo el recorrido. Pero no. De repente, se encuentra con nieve que dependiendo del horario, estará muy dura, como si fuera hielo o muy blanda”, precisó.

Se debe cumplir con el registro

Días atrás, el Club Andino Bariloche habilitó la apertura de dos refugios de montaña, el Challhuaco y el Frey, los dos más cercanos y populares.
Empleados de Parques Nacionales detectaron personas en el refugio Frey que intentaban acampar pese a que no está permitido el pernocte. Tampoco se habían anotado en el Registro de Trekking.

“Lo primero que hay que hacer es registrarse porque ahí figuran qué sendas están habilitadas y cuáles no. El registro de montaña es único y obligatorio hasta para visitar Cascada Los Duendes. El fin de semana pasado, circularon cientos de personas por ese sector pese a que no había registros”, indicaron fuentes de Parques.

También se dispuso la reapertura del circuito Tronador hasta Pampa Linda, donde el horario de ingreso es de 10.30 a 14; el egreso de 16 a 18 y hay doble mano de 19.30 a 9.

“Los guardaparques detectaron que muchos desconocían el horario de ingreso y hasta las medidas de prevención. De un auto, bajaban seis o siete personas. También intentaron acampar en lugares no habilitados”, señalaron.


Comentarios


El aumento de la actividad de montaña motivó un boletín de avalanchas