El bachillerato popular de Cipolletti se prepara para su primer egreso

Cinco estudiantes formarán parte de la promoción. Es la primera experiencia en Cipolletti y la segunda a nivel provincial. Funciona en el barrio Obrero. El título tiene validez nacional.





Hace casi tres años se formó el primer bachillerato popular en Cipolletti. La iniciativa surgió de una necesidad en el barrio Obrero ante las dificultades de muchos vecinos de acceder a la educación formal.

Se trata de un sistema educativo de tres años que tiene validez nacional y busca incluir a todos los sectores de la sociedad. Es la segunda experiencia en la provincia detrás de Bariloche que inició con esta propuesta en la provincia. Luego también se sumó un centro educativo alternativo en Viedma.

El secundario tiene tres años de duración y a fin de año se graduará la primera camada. Actualmente son cinco personas las que concurren a las clases en tercer año y cerca de 15 las que iniciaron este año.

Por los inconvenientes que desencadenó la pandemia por el coronavirus, el año pasado no se dictaron clases, es decir que hay alumnos de primer y tercer año. Raul Coñuelao, Marcelo Alvarez, Claudia Jara, Cristina Sandoval, Veronica Escobar son los cinco estudiantes que se promocionarán a fin de año. Actualmente por la situación de la pandemia, los encuentros son cada 15 días y se asignan diferentes tareas.

La particularidad que tiene esta iniciativa es que hay espacio de interacción entre estudiantes y docentes para definir muchos de los contenidos. La mayoría de las materias son sugeridas por los alumnos y están vinculadas con una necesidad cotidiana.

“El objetivo es que el plan de estudio del bachillerato se acerque mucho más a la realidad popular de quienes habitan ese territorio”.

Carla Basso, ingeniera Agrónoma y docente de la institución.

El objetivo es que el plan de estudio se acerque mucho más a la realidad popular de quienes habitan ese territorio. Esto va desde el planteo pedagógico de los estudiantes hacia la organización del bachillerato. Por eso tenemos instancias de asambleas donde los estudiantes pueden cuestionar los contenidos, y aportar ideas. Por ejemplo una propuesta fue que haya capacitación en poda”; explicó Carla Basso, ingeniera Agrónoma y docente de Salud y Ambiente y Pensamiento lógico en el bachillerato.


Basso contó que si bien el programa cuenta con validez nacional y tiene apoyo del estado provincial, no hay una remuneración asignada para los docentes.

Es decir que todos los que aportan sus conocimientos en este proyecto lo hacen por convicción y ad honoren, aunque el objetivo es que la provincia asigne un recurso económico para poder pagar los salarios.

Otra de las necesidades que tiene la comunidad educativa es la de un lugar físico. La docente explicó que hay un proyecto de Dignidad Rebelde que es generar un espacio comunitario para todos los proyectos educativos del barrio popular. Actualmente las clases las dictan en un jardín popular que también coordina la organización del barrio.


Comentarios


Seguí Leyendo

El bachillerato popular de Cipolletti se prepara para su primer egreso