El barrio, la abuela y las gambetas de Marcos “El Huevo” Acuña en Zapala

“Tiene todo para ser el socio de Messi”, dice Néstor Castro el hombre que fue su DT en Zapala y que lo vio crecer.




“Lo del Huevo no me sorprende, ya de chiquito tenía unas condiciones bárbaras y con el tiempo le fue agregando sacrificio y recorrido. Tiene todo para ser el socio de Messi en el Mundial”.

La definición de Néstor Castro, actual entrenador de Don Bosco, tiene un valor agregado. No solo fue el DT que hizo debutar en primera a Marcos Acuña con 17 años sino que lo conoce de toda la vida: eran vecinos en las 70 viviendas.

“Lo vi crecer, era un pibe que se levantaba con la pelota debajo del brazo y se iba a dormir bien tarde. Todo el día jugando al fútbol”, recordó.

“En aquella época le gustaba saltar el paredón del club para ir a jugar. Lo llamaban cuando faltaba alguno porque vivía cerca de la cancha. Tenía una habilidad tremenda. Era capaz de gambetear a cuatro o cinco rivales a pesar de ser tan chiquito”, soltó con una sonrisa el símbolo del Barrio.

El “Pitu” Castro es un prócer de Don Bosco. Es voz autorizada porque nació con la camiseta puesta y tiene un record imposible de igualar: fue parte de los tres planteles que dieron la vuelta olímpica en el club a lo largo de la historia.

“Si Sampaoli lo utiliza más adelante, cerca de Messi, vamos a ver la mejor versión del Huevo. Tiene capacidad para desequilibrar en el uno contra uno y puede asociarse para llegar tocando. Igual, si le toca ir de lateral va dejar la vida y es una garantía porque cuenta con una gran personalidad”, explicó el DT.

El debut

Castro hizo debutar al Huevo en primera en el cierre de un torneo de Lifune y nunca olvida aquel momento. “Le toco jugar contra Petrolero y la rompió, a nosotros que lo veníamos trabajando desde chico no nos llamó la atención porque sabíamos de sus condiciones”, agregó.

El destino muchas veces se escribe por pequeñas decisiones que después terminan cambiando el rumbo de la historia. “El Huevo tenía que venir con nosotros a Chile para jugar unos amistosos pero no viajó porque le salió una prueba en Buenos Aires. Cuando volvimos nos enteramos que había quedado en Ferro. Estaba escrito que era su momento”, recordó emocionado.

“Fijate que cuando se tiene que dar algo, al final se da. El se probó en Tigre pero no quedó y antes de regresar le dijeron de hacer un intento en Ferro. Fue y lo convocaron enseguida. Son las vueltas de la vida”, aseguró.

En “las 70” el Huevo es muy querido. Ahí vive su abuela Leonor y todos los vecinos que lo conocen de pibe.

“La abuela está feliz con este presente de Marcos, cada vez que paso por su casa me invita unos mates con tortas fritas, es el orgullo de todos por acá” reveló el Pitu.

Hace un tiempo, Leonor tuvo que ser internada por una dolencia en Neuquén y el Huevo apareció de sorpresa para visitarla.

“Se armó un revuelo tremendo en el hospital, el médico que la atendía era de Racing y no lo podía creer. El Huevo quiere mucho a toda su familia”.

Fanático del Barrio, Acuña nunca pudo darse el gusto de jugar un clásico contra Unión en primera. Sin embargo desde la tribuna era uno más alentando en cada partido de Don Bosco. “Tenía el mismo sueño que tuvimos todos lo pibes de acá: jugar en Don Bosco y salir campeón”.

Néstor “Pitufo” Castro es actual DT de Don Bosco; fue campeón con el Barrio de los torneos 1989, 1998 y 2003. Jugaba de lateral izquierdo o carrillero; dúctil, habilidoso con la pelota en los pies. Su fuerte eran las proyecciones y las apariciones por sorpresa en ataque.


Comentarios


El barrio, la abuela y las gambetas de Marcos “El Huevo” Acuña en Zapala