El castrismo descartó cualquier reforma política

Rezó por presos políticos. Luego se reunió con Castro.

Benedicto XVI en CUBA

LA HABANA.- Benedicto XVI se reunió ayer con el presidente Raúl Castro en La Habana, en la jornada más política de su visita a Cuba, en la que un alto funcionario cubano descartó cualquier reforma política, a pesar del llamado del Papa a construir “una sociedad abierta y renovada”.

Benedicto XVI produjo ayer otro hecho que por lo bajo generó un rechazo del régimen: rezó por los presos políticos y las familias separadas en el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, el más emblemático de los templos de Cuba. “He suplicado por las necesidades de los que sufren, de los que están privados de libertad, separados de sus seres queridos o que pasan por graves momentos de dificultad”, dijo el Papa.

El encuentro entre Ratzinger y Raúl Castro comenzó al final de la tarde en medio de especulaciones de que pueda reunirse también con Fidel . (Ver recuadro)

En su reunión en el Palacio de la Revolución, centro del poder comunista, Benedicto XVI y Raúl Castro abordarán las relaciones entre el gobierno y la Iglesia, interlocutora política privilegiada y muy activa en el terreno social.

Los temas candentes -presos políticos, levantamiento del embargo norteamericano contra Cuba, mayores derechos para los católicos en campos como la enseñanza- deben ser abordados en esta reunión.

Raúl Castro, de 80 años, recibió calurosamente al Papa el lunes y asistió en primera fila a la misa campal de Santiago de Cuba, sin comentar las declaraciones que el Pontífice formuló en su vuelo a México el viernes, cuando instó a los cubanos a dejar de lado el marxismo, que “no corresponde ya a la realidad” y a buscar “nuevos modelos”.

El Papa también llamó a construir “una sociedad abierta y renovada”, pero ayer otro vicepresidente cubano, Marino Murillo, descartó toda reforma política en la isla, último bastión del comunismo en Occidente.

“En Cuba no va a haber una reforma política, en Cuba estamos hablando de la actualización del modelo económico, que haga nuestro socialismo sustentable”, dijo Murillo, quien dirige la reforma económica de Raúl Castro.

El convaleciente presidente venezolano Hugo Chávez aprovechó la visita de Benedicto XVI a La Habana para pedir que la Iglesia Católica “profundice su labor en función de la opción de los pobres’’, en referencia a la ideología de la denominada “teología de la liberación’’ a la cual se aferraron algunos sacerdotes durante la guerra fría.

Sin embargo, el líder venezolano, quien se encuentra en La Habana para recibir tratamiento médico desde el 24 de marzo, descartó un encuentro con el Papa al expresar que: “es un jefe de Estado. Yo soy un jefe de Estado. Raúl (Castro) es jefe de Estado. Ellos tienen su agenda. No voy yo a estar interfiriendo para nada’’.

(AFP y DPA)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora