El oficialismo en Bariloche frenó la idea del basural regional

Con el apoyo del concejal de Cambiemos, Juntos Somos Río Negro rechazó la iniciativa opositora que tenía aval de vecinalistas. Tenso cruce en la última sesión del Concejo Deliberante.

El bloque de Juntos Somos Río Negro del Concejo Deliberante de Bariloche le cerró el paso a un proyecto opositor que buscaba reimpulsar la creación de un basural regional y defendió la línea de trabajo iniciada por el Ejecutivo, que prepara una licitación para montar un sistema de reutilización de los residuos con participación privada.

La propuesta del Frente de Todos consiguió apoyo de Podemos y del bloque PUL, pero no le alcanzó. La intención era reflotar el plan de crear un vertedero regional en el departamento Pilcaniyeu, en área de meseta, como lo recomendó un dictamen técnico de hace ya diez años.

La ordenanza reunió solo cinco votos, pero los concejales del oficialismo sumados a Ariel Cárdenas (Bariloche para el Cambio) conformaron mayoría por el rechazo.

El articulado original contemplaba la declaración de “riesgo ambiental” en el basural, pero desapareció a propuesta de la secretaría letrada porque ya está declarada la emergencia en esa materia desde hace 10 años.

El texto llevado a la mesa encomendaba al Ejecutivo que inicie gestiones ante la provincia, el municipio de Dina Huapi, el de Pilcaniyeu y Parques Nacionales para instalar “un sitio de disposición final regional”. También creaba una comisión especial para avanzar en ese emprendimiento.

El debate ocupó buena parte de la última sesión del Concejo y tuvo pasajes de alto voltaje político. La concejal Julieta Wallace (FdT) dijo que el basural regional es una salida estudiada desde hace años y que debe volver a tener prioridad. “No es novedoso lo que proponemos, es reanudar un camino abandonado”.

Criticó que en cinco años y medio, el gobierno de Gennuso “demostró no tener un proyecto integral” para la basura y sólo prepara una licitación para gestionar la reutilización de residuos. Pero recordó que la ciudad carece de un sistema de separación eficiente y que hoy se entierra el 95% de la basura recolectada.

Desde el oficialismo le contestaron el presidente del bloque, Carlos Sánchez, y su par Gerardo Ávila, quien recordó que la comisión que se pretendía crear ya existía. Opinó que la propuesta del FdT era “un sinsentido, que técnicamente no soluciona nada”.

Defendió lo actuado hasta hoy por el Ejecutivo, la inversión en compra de camiones y nuevo equipamiento para “automatizar” la recolección y los subsidios regulares otorgados a la Asociación de Recicladores. Dijo también que en materia de frustraciones había que recordar la obra para el vertedero de Bariloche inaugurada por la expresidente Cristina Fernández, con crédito del BID, por un monto de 86 millones de pesos, y que en su momento “fue presentado como la solución final a la contaminación”.

La presidente del Concejo, Natalia Almonacid, dijo que el basural regional será una opción válida “tal vez en un futuro no muy lejano”, cuando la ciudad resuelva un sistema eficiente de tratamiento y reduzca el volumen de la basura destinada a disposición final. Dijo en consecuencia que el cometido inmediato tiene que ser el de trabajar en el pliego y llevar adelante la licitación que promueve el intendente.

Wallace se quejó de que su proyecto ingresó al Concejo en octubre, se discutió en varias comisiones y el oficialismo siempre guardó silencio. Puntualizó que el conflicto que buscan resolver se deriva del planteo realizado por una veintena de juntas vecinales, que fueron a la justicia con un amparo, y que al darle curso al planteo el juez Santiago Morán ordenó varias medidas que hoy permanecen incumplidas, porque el municipio apeló ante el STJ.

Dijo que hasta hoy Bariloche no tiene separación en origen y puso como ejemplo el sistema de tratamiento aplicado en San Martín de los Andes, que reduce, clasifica y envía los restos finales -compactados en cápsulas- a un vertedero regional ubicado a 90 kilómetros. Señaló que el sitio preseleccionado para Bariloche, en el departamento Pilcaniyeu, está a 58 kilómetros.

Sánchez aseguró que el pliego y el plan de trabajo que elabora el Ejecutivo “va a ser mucho más amplio” que el de generar biogás y otros subroductos con la basura.

Wallace rechazó las críticas a su proyecto e insistió en que lo único que esperan es que el intendente reactive las gestiones por el vertedero regional. “El bloque mayoritario es el que politiza esta situación y me da mucha pena, porque es en perjuicio de los vecinos”, dijo la concejal.

Gerardo del Río, concejal de PUL, dijo que “los vecinos están demandando respuestas y éste es un primer paso”. A la hora de votar, el oficialismo conformó una estrecha mayoría de seis votos en sociedad con Bariloche para el Cambio y el proyecto fue rechazado.


Comentarios


El oficialismo en Bariloche frenó la idea del basural regional