El paro en las clínicas tuvo fuerza en algunas ciudades

Fue la primera jornada de las tres que programaron. En un sanatorio de Roca hubo acuerdo con los empleados.




ROCA (AR).- Con una adhesión que en algunas ciudades alcanzó el 80%, el gremio ATSA, que agrupa a los trabajadores privados de la salud, concretó ayer su primer día de paro de actividades, de los tres programados para esta semana. Si bien algunas clínicas y sanatorios alcanzaron acuerdos con sus empleados, en otras el panorama podría agravarse y hasta se habla de una paralización total de los centros de atención en crisis.

Fue el propio secretario general del sindicato de los sanitarios, Esteban Romero, el que aseguró que en el Alto Valle se lograron adhesiones importantes como en el caso de Cipolletti, Allen y Villa Regina, aunque remarcó que los niveles se redujeron en Roca debido al acuerdo alcanzado por las autoridades del Sanatorio Juan XXIII con sus empleados. "Hubo una adhesión solidaria de los trabajadores de ese nosocomio, ya que existió un compromiso para abonar el porcentaje por zona y el incremento salarial del 20%", sostuvo el dirigente quien subrayó que estos son los principales ejes del reclamo.

Hubo ciudades como Allen, donde se logró una adhesión del 80 % mientras que en Cipolletti los niveles de acatamiento llegaron al 70%, y según indicó Romero, en todos los casos se garantizaron las guardias mínimas.

En Viedma, los índices -según los dirigentes de ATSA- llegaron al 40%.

Pasado el mediodía, Romero fue convocado por los representantes de la Federación de Clínicas (Feclir), pero la reunión duró un suspiro. "Es impresentable la propuesta que nos hicieron porque es un compromiso de lo que les pagará el Ipross", dijo ayer por la tarde.

Es más, aseguró que el escenario resulta tan delicado que, por ejemplo, en el caso del Sanatorio Río Negro a partir de hoy el paro tendrá un alto acatamiento ya que los empleados directamente no trabajarán.

A diferencia de la protesta que llevaron adelante el año pasado, Romero explicó que el paro de 72 horas es totalmente variable, ya que en algunas ciudades las entidades alcanzaron acuerdos con los trabajadores, pero aseguró que el panorama sigue siendo "crítico".

Las críticas también estuvieron dirigidas al gobierno provincial para que asuma "un mayor compromiso con la crisis sanitaria", al entender que el 50% de los pacientes que solicitan asistencia son justamente los afiliados a la obra social Ipross.

Desde Feclir también hicieron una evaluación de la situación. El médico Salvador Scafidi, presidente de la institución, aseguró que el conflicto no tiene la misma intensidad que la protesta del año pasado, pero sostuvo que los dirigentes sindicales "están muy enojados". Para colmo, según el facultativo, tenían previsto un encuentro con el gobernador Miguel Saiz, quien finalmente no los pudo recibir esta semana.

El desplante habría provocado mayor tensión, ya que los dirigentes de ATSA solamente obtuvieron promesas de cancelación de las deudas que el Ipross mantiene con los prestadores.


Comentarios


El paro en las clínicas tuvo fuerza en algunas ciudades