Elecciones en Neuquén: el recambio generacional en las boletas, una materia pendiente

En las elecciones del 11 de agosto, la gran mayoría de los candidatos cuenta con años de gimnasia en campañas políticas. Qué piensan los jóvenes políticos sobre su ausencia en puestos expectantes de las listas.

El 17% del padrón electoral en Neuquén tiene entre 16 y 25 años. Sin embargo, al ingresar al cuarto oscuro el próximo 11 de agosto la ciudadanía no sólo encontrará que el 90% de quienes encabezan las boletas para renovar bancas en el Congreso son varones, con rodaje en la gestión pública y gimnasia en campañas políticas, sino que el promedio de edad de los candidatos ronda los 49 años, y en algunos casos llega a los 58. Renovación generacional, ¿estás ahí?

El número de electores jóvenes en la provincia no es para nada despreciable. Suman en total 86.111. Si se lo compara, por ejemplo, con los resultados de los comicios provinciales del pasado 10 de marzo, la cifra está apenas por debajo de lo que obtuvo Unidad Ciudadana como segunda fuerza- 96.700 votos- y supera a Cambiemos que quedó en tercer lugar con 56.097 votos.

Hay indicadores sociales que impactan de manera diferenciada, no sólo por género, si no por franja etaria. Por ejemplo, la tasa de desocupación en el conglomerado Neuquén-Plottier, en el primer trimestre de 2019, fue de 3,5% pero en la población de 14 a 29 años subió a 4,1% en los varones y a 7,7% en las mujeres.

No se trata de aplicar una mirada gerontofóbica sobre los partidos, sino de pensar la construcción de la representación política de los jóvenes y en cómo traducirla al momento de confeccionar las listas electivas.

“Es fundamental que toda esta generación que salió a pelear por la educación pública y por el aborto legal sea representada. Por eso la referencia justamente con alguien joven y que lucha por los derechos de los de abajo”, aseguró Ximena Meza Arroyo (30), del Nuevo Más, la única mujer que lidera una lista en esta elección. Fue presidenta del centro de estudiantes de Humanidades de la UNC. Manifestó que llegó a ese lugar porque “la izquierda entiende que tiene que renovar sus fuerzas”, pues señaló que en otros partidos es más difícil “en parte por un conservadurismo que se expresa no sólo en no tener candidaturas jóvenes sino tampoco mujeres a la cabeza”.

Los jóvenes de 16 a 17 años son electores pero no pueden ser electos. Para ser diputado nacional hay que tener un mínimo de 25 años y para ser senador, 30.

Santiago Galindez (28), militante del MPN por vocación familiar y actual trabajador en la Subsecretaría de Juventud, dijo que plantearon ese reclamo cuando el partido anunció su nómina. “Todavía falta cambiar un poco la idiosincracia del Senado y Diputados, que aún se ven como lugares en donde la juventud no puede participar y sólo están los grandes referentes de la política. Me parece un tema más cultural de lo que representan esos dos ámbitos”, evaluó.

Señaló igual que en el partido “ha habido una apertura real, tanto en cargos eleccionarios como funciones diarias” y que son muchos los jóvenes ocupando espacios. “En el partido somos la generación siguiente a quienes están hoy conduciendo porque el gobernador recién ha cumplido 50 años”, destacó.

Nicolás Medoro (26), presidente de Jóvenes Pro Neuquén, nació a la vida política en el partido que hoy gobierna al país. Remarcó que la decisión de haber colocado en primer puesto de la lista a diputados provinciales a Leticia Esteves les dio “una motivación a la juventud para meterle.” “Nosotros tenemos actividades todas las semanas, más que nada por el tema de la campaña. Desde ayudar a merenderos, recorrer los barrios, charlar con la gente, tratar de ser un nexo también con la gente de la muni (en la ciudad). Tenemos un grupo de 20 chicos activos que la mayoría trabaja en el privado y estudia. Hay una especie de semillero para que de cara a 2021 o 2023 poder tener cuadros políticos que ofrecer al espacio”, explicó.

Agustina López (25) formó parte de la boleta del FIT en las últimas elecciones provinciales. Milita en el PTS y preside actualmente el centro de estudiantes de Bellas Artes. “En nuestras listas se expresa esta nueva generación que nacemos con la marea verde desde el año pasado que inundó las calles, sería ilógico que no tengamos representación política en sus espacios. Nosotros sabemos que este sistema capitalista no tiene nada para ofrecernos a nosotros y que se puede vivir en una sociedad donde sea realmente la igualdad de manera profunda para el conjunto de la sociedad”, indicó.

Desde el Frente de Todos, la estudiante y militante de la Juventud Peronista Simey Pena (20) también reivindicó la participación de jóvenes en su espacio y dijo que las boletas en el país “llevan muchos candidatos jóvenes”. “Podemos tener un montón de críticas para con los compañeros más grandes, pero hemos sabido pararnos y hablar por nosotros mismos para plantear nuestras agendas. Sí tenemos compañeros que nos van a representar electoralmente y se encargarán de llevarlas”, añadió. Al igual que sus pares de otras fuerzas, sostuvo que las demandas que más los interpelan son las del feminismo, “la marea verde”, y la falta de empleo.

En Consenso Federal irá Carolina Páez (27) como segunda suplente. Como militante de Libres del Sur hace ocho años, analizó que “son pocos los espacios que visibilizan caras jóvenes en las listas o en sus representaciones, en contraste con un amplio espacio juvenil que milita por el cuidado del medioambiente o por el feminismo”. Su experiencia como militante la inició en el colegio secundario, pero considera que de haber ocurrido distinto hoy no se sentiría “atraída” por los partidos actuales. “En Libres no he tenido que generar ninguna estrategia de participación. He sido convocada, y la juventud en general, para participar de estas instancias. En nuestro partido nunca fue una dificultad participar”, afirmó.

49
años es la edad promedio de los candidatos y candidatas que competirán en las elecciones para renovar bancas en el Congreso.
17%
del padrón electoral en Neuquén tiene entre 16 y 25 años, según las últimas estadísticas disponibles.

“Aprendan, fórmense, todavía están incompletos”

“Los jóvenes son muy hablados, son muy producidos, pero poco escuchados”, aseguró Pablo Vommaro, autor del libro “Juventudes y políticas en la Argentina y en América Latina” y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El también investigador del Conicet planteó que “sin duda, hay cierto protagonismo juvenil, quizás vinculado al movimiento feminista o al movimiento de mujeres, que es un movimiento que puede hacer un cruce entre género y generaciones”. “Sin embargo, creo que este fenómeno se mantiene y es lo que algunos que investigamos llamamos adultocentrismo. Es una mirada adultocéntrica que considera a los jóvenes desde el mundo adulto, no los interpela desde sus propias realidades. Sino que considera a los jóvenes a imagen y semejanza de lo que los adultos piensan que un joven debería ser”, evaluó.

Para Vommaro, los discursos del estilo “los jóvenes son el mañana” o “los jóvenes son los que nos van a reemplazar” pueden sonar bien, pero “en realidad lo que están diciendo es: los jóvenes no son el presente, no son hoy, no son aquí y ahora, son mañana”.

“Por lo tanto, hoy en día quédense calladitos, no molesten mucho, aprendan, fórmense, todavía están incompletos, terminen de ser sujetos justamente completos, integrales al 100% y una vez que logren eso van a poder asumir las responsabilidades que hoy les negamos”, analizó el docente. “Ahí creo que hay una tensión entre ‘la juventud futuro’ y ‘la juventud presente’ que también sobrevuela todas las campañas políticas”, dijo.

Respecto de la ampliación del voto a la franja de 16 y 17, apuntó que “es una ley relativamente nueva” pues la de 2019 recién sería la cuarta con esta posibilidad. “Hay una realidad reciente que no ha sido del todo incorporada por los partidos políticos: ni desde el protagonismo, ni en las candidaturas, en las listas, en la propia militancia, ni desde el propio discurso tampoco. Es decir, no son plenamente consideramos como electores”, señaló Vommaro.

Los jóvenes son muy considerados como objeto de marketing, pero poco escuchados y reconocidos como sujetos, y eso pasa también en las campañas”.

aseguró Pablo Vommaro, profesor de la UBA e investigador del Conicet.

En la misma línea, insistió con que “son poco considerados en parte por el adultocentrismo, porque es una legislación nueva” y en parte “porque genera muchas veces temor cierto protagonismo que no es subordinado, sino que busca una autonomía, un pensamiento propio”.

“Si bien eso es así, también es cierto que los partidos políticos muchas veces saben cómo esos jóvenes votarían, o al menos cuales son las tendencias fundamentales en sus preferencias, porque sabemos que hubo un olvido, entre comillas, y se quiso dejar a casi 400.000 jóvenes sin empadronarse, sin la posibilidad de poder votar”, sugirió el profesor.

Jóvenes en las boletas y en las urnas

*Para elegir: la ley 26.774 sancionada en el 2012 incorporó el voto optativo para jóvenes de 16 y 17 años con el objetivo de ampliar sus derechos civiles. La provincia adhirió a la iniciativa ese mismo año, sumando más de 20.000 jóvenes al padrón.

*Para ser elegido: la Constitución Nacional impone la edad de 25 años para ser candidato a diputado y de 30 para senador. A la Legislatura de Neuquén se puede acceder con 21 años, misma edad que para el Concejo Deliberante.

*Para llegar: Neuquén cuenta con una ley de cupo juvenil que obliga a los partidos a integrar sus listas de diputados con un mínimo de 16% de candidatos menores de 34 años.


Comentarios


Elecciones en Neuquén: el recambio generacional en las boletas, una materia pendiente