El sindicato petrolero se quedó sin representación en el Senado

El senador y titular del gremio, Guillermo Pereyra, no logró renovar su banca en la Cámara Alta. El Movimiento Popular Neuquino quedó tercero detrás del Frente de Todos y Juntos por el Cambio.





El MPN cosechó el 22,27% de los votos para senadores mientras que Juntos por el Cambio obtuvo el 32,38% y el Frente de Todos un 35,59%.

El MPN cosechó el 22,27% de los votos para senadores mientras que Juntos por el Cambio obtuvo el 32,38% y el Frente de Todos un 35,59%.

La derrota del Movimiento Popular Neuquino (MPN) en las elecciones del domingo le asestó un doble golpe a Vaca Muerta. No solo dejó al oficialismo provincial sin representación en el Senado por primera vez desde que se fundó el partido, sino también, el sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa perdió un lugar estratégico que le daba cierta cintura en las negociaciones del gremio. 

El rol de Pereyra en la Cámara Alta le permitió poner en discusión varios temas vinculados a la actividad hidrocarburífera desde su lugar como presidente de la comisión de Minería, Energía y Combustibles. El antecedente más cercano fue a comienzos de mes cuando presentó el primer proyecto de ley para blindar los desarrollos de Vaca Muerta.  

Sus buenas relaciones políticas dentro del recito le permitieron, entre otras cosas, lograr aprobar 12 leyes de su autoría y presentar otros tantos proyectos vinculados al sector

Con su doble tarea de senador y gremialista, Pereyra se plantó en varias oportunidades frente a la cartera de Energía de Nación. En agosto presentó un proyecto de ley para derogar el Decreto 566 con el que la administración de Mauricio Macri congeló el precio del barril y de los combustibles por 90 días.  

Anteriormente le solicitó a Gustavo Lopetegui que explicara las razones del apagón histórico de junio, presentó un proyecto para exceptuar del impuesto a los débitos y créditos bancarios para pymes y presionó para que no avanzara la automatización del servicio de expedido de combustibles, entre otros. 

El MPN, que ahora tiene a la cabeza al gobernador, Omar Gutiérrez, se enfrenta a su primera gran derrota desde que logró la reelección del jefe de Estado neuquino en marzo. En septiembre también sumó un hito cuando recuperó la intendencia de Neuquén luego de 20 años. 

Fue precisamente esa campaña una de las razones por las cuales el MPN casi dejó solo a Guillermo Pereyra en la carrera por mantener su banca en la Cámara Alta. Los recursos del partido y la agenda de Gutiérrez se ajustaron a la campaña local y Pereyra, con recursos propios, batalló el tercer puesto detrás del Frente de Todos y Juntos por el Cambio. 

Desde el oficialismo provincial acusaron que la “hiperpolarización” nacional les jugó una mala pasada y los esfuerzos no fueron suficientes. Oscar Parrilli, senador electo del FDT junto con Silvia Sapag, categorizó a Pereyra como “mal candidato” y señaló que la estrategia del MPN de ir a las elecciones nacionales con boleta corta fue equivocada.  

Al MPN le daba lo mismo que ganara uno u otro presidente y creo que a los afiliados no les dio lo mismo y optaron por la lista de Alberto (Fernández) y Cristina (Kirchner)”, expresó Parrilli el domingo en diálogo con Energía On. El mismo Gutiérrez en campaña por la reelección de jefe de Estado les pedía a sus electores que apuesten a la “neuquinidad” y que luego en octubre “elijan al presidente que quieran”.  

Vale remarcar que, en Neuquén, Néstor Kirchner se impuso en las elecciones de 2003, Cristina Fernández de Kirchner en 2007 y 2011, Scioli en 2015 y Alberto Fernández en las elecciones del domingo pasado. Esto demuestra que un gran porcentaje de los afiliados del MPN mantuvieron el apoyo al peronismo a través de los años. 

Ahora resta ver cómo será la relación entre la próxima administración nacional y Gutiérrez que, a pesar de querer mostrar una posición neutral, se lo vio varias veces cerca del actual oficialismo e incluso su gestión compartió algunos puntos.

Es cierto que luego de las PASO Gutiérrez comenzó a desprenderse y es que, por el congelamiento, presentó una demanda contra el Estado. Además, en la última visita del presidente a Neuquén por la marcha del “Sí se puede”, el gobernador no lo recibió.  

Sin presencia directa, el partido provincial perdió poder de voto en la Cámara Alta, algo que sin dudas le quita poder al sindicato petrolero más importante del país. 


Comentarios


El sindicato petrolero se quedó sin representación en el Senado